La elección de médico puede alargarte la vida

La continuidad en los cuidados se asocia a mayor satisfacción del paciente, mejoras en la salud, mayor efectividad de los medicamentos y menor uso del hospital.

Los grandes avances que la medicina ha conseguido desde el siglo XIX derivan de la investigación y el mejor conocimiento de los problemas de fisiopatología, su prevención y tratamiento. Sin embargo, las investigaciones y mejoras se centran en tratar factores físicos, mientras que los aspectos humanos del cuidado médico han quedado olvidados. Un nuevo estudio ha devuelto a este aspecto de la medicina la importancia que merece.

Una reciente publicación del periódico de medicina ‘BMJ Open’ señala la relación existente entre la continuidad del cuidado y tratamiento médico y la mortalidad de los pacientes, afirmando que el riesgo de mortalidad en cualquier circunstancia se reduce cuanto más se prolonga el cuidado médico regular. Estas conclusiones contradecirían directamente las afirmaciones hechas por un editorial del ‘New England Journal of Medicine’, donde se afirmó que el cuidado no personal debería ser ‘la opción por defecto’ en medicina.

La continuidad de cuidado, tal y como la ha definido el equipo responsable del trabajo, es el contacto repetido entre un paciente y su médico. Partiendo de este punto, el equipo dirigido por D.J. Pereira Gray ha recopilado la información de diversos estudios y trabajos científicos previos para responder a la pregunta ‘¿Están los niveles más altos de continuidad en los cuidados médicos, en cualquier situación, con cualquier grupo de pacientes, asociados a un cambio en la mortalidad?’

Con un total de 726 estudios y publicaciones en las que se trataba el cuidado médico o la mortalidad, el equipo hizo una selección de 43 que debían ser revisados para la investigación. Tras descartar aquellos en los que la continuidad no se midió, en los que el tratamiento no se hizo por un solo doctor o grupo de doctores y en los que la mortalidad no se analizó en ningún momento; la investigación se redujo a 22 estudios que entraban dentro de los parámetros deseados. El equipo planteó medidas para contraponerse al riesgo de sesgo durante el proceso y emplearon la Escala Newcastle-Ottawa, diseñada para asegurar la calidad de un estudio científico no aleatorizado.

Conclusiones de la investigación

De los 22 resultados, 18 (un 81.8% del total) mostraban una clara relación directa entre la mayor continuidad de los cuidados y la menor mortalidad tras estos, señalándose en 16 de ellos que se reducía la mortalidad por cualquier causa. Otros tres estudios no mostraban ninguna relación entre los cuidados y la mortalidad, aunque las escalas de tiempo en que se desarrollaron eran demasiado cortas o los métodos empleados insuficientes como para poder analizar los efectos de la relación doctor-paciente. Por último, un solo estudio mostraba resultados contradictorios según el tipo de medidas de continuidad empleadas por lo que, a pesar de ser el único estudio que contradice a los demás, no resulta concluyente.

La investigación revela que la continuidad en el cuidado médico puede suponer grandes ventajas para los pacientes a largo plazo. La relación entre doctor y paciente a lo largo del tiempo generará una mayor implicación por ambas partes que asegurarán el cumplimiento y control del tratamiento que se esté siguiendo. Además, este seguimiento aumentará la satisfacción del paciente, y esto generará una actitud positiva que repercutirá en su estado de salud.

Aunque los grandes avances de la medicina vienen de manos de la tecnología, el tratamiento humano sigue siendo una pieza clave y una cuestión de vida o muerte.

Referencia: Pereira Gray DJ, Sidaway-Lee K & White E. ‘Continuity of care with doctors—a matter of life and death? A systematic review of continuity of care an mortality. BMJ Open, 2018. DOI: 10.1136/bmjopen-2017-021161

La investigación revela que la continuidad en el cuidado médico puede suponer grandes ventajas para los pacientes a largo plazo. La relación entre doctor y paciente a lo largo del tiempo generará una mayor implicación por ambas partes que asegurarán el cumplimiento y control del tratamiento que se esté siguiendo. Además, este seguimiento aumentará la satisfacción del paciente, y esto generará una actitud positiva que repercutirá en su estado de salud.
Aunque los grandes avances de la medicina vienen de manos de la tecnología, el tratamiento humano sigue siendo una pieza clave y una cuestión de vida o muerte.
Referencia: Pereira Gray DJ, Sidaway-Lee K & White E. ‘Continuity of care with doctors—a matter of life and death? A systematic review of continuity of care an mortality. BMJ Open, 2018. DOI: 10.1136/bmjopen-2017-021161

Continúa leyendo