La dentadura afecta a la postura y el equilibrio

La oclusión dental tiene que ver con el control de la postura y el equilibrio corporal, según un nuevo estudio.

También te puede interesar: La camiseta que corrige la postura
SEGURO QUE TE INTERESA...

En el día a día esta relación no se aprecia tan directamente en condiciones estáticas, aunque pueden existir circunstancias asociadas a patologías, como la obesidad, que agraven la inestabilidad corporal y empeoren el control de la postura y aumenten el riesgo de caídas. En deportistas, la relación puede ser determinante tanto en el rendimiento final como en la prevención de lesiones como torceduras, distensiones y fracturas, por desequilibrios inesperados a medida que la fatiga es mayor y la capacidad de respuesta motora disminuye.

De ahí que pueda ser útil tanto para la población general como para los deportistas el corregir la oclusión dental para mejorar el control postular y evitar posibles caídas o desequilibrios por falta de reacción del sistema motor. Según la citada experta, el control de la postura es el resultado de un complejo sistema que incluye diferentes componentes sensores y motores que provienen de la información visual, somatosensorial y vestibular.

En los últimos años los científicos se han ocupado cada vez más de la relación entre el sistema estomatognático (el conjunto de órganos y tejidos que permiten comer, hablar, masticar, deglutir y sonreír) y el control de la postura. El vínculo puede tener una explicación neurofisiológica, pues existe una influencia recíproca entre el nervio trigémino y el núcleo vestibular –responsables de la función masticatoria y el control del equilibrio respectivamente–, y entre los músculos masticatorios y cervicales. Esta influencia explicaría que las maloclusiones dentales perjudiquen el control de la postura. Pero hasta ahora las investigaciones no habían conseguido ser concluyentes. El problema deriva de que la mayoría de los estudios habían valorado el equilibrio de manera estática y en condiciones de total estabilidad, lo que en la práctica tiene poca aplicación real sobre el control de la postura en acción, apunta Julià-Sánchez.

Etiquetas: cienciacuerpo humanomedicinasalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS