La COVID-19 ataca la vacunación mundial

El confinamiento ha afectado de forma directa en la cobertura de inmunizaciones. Ahora los expertos temen la reaparición o brotes de enfermedades como el sarampión y la polio.

Niña vacuna
iStock

La crisis sanitaria mundial generada por la pandemia de la COVID-19 ha impactado dramáticamente en los sistemas sanitarios de los países. Y una de las consecuencias que ya empiezan a notarse es su efecto negativo sobre las campañas de vacunación. Las medidas de distanciamiento social –principalmente, el confinamiento–, la sobrecarga de los centros de salud y el miedo de los padres al contagio han ralentizado o, incluso, frenado en seco el desarrollo de estos programas en muchos países, incluida España. Los expertos ya alertan ante la posibilidad de que reaparezcan casos y brotes de enfermedades inmunoprevenibles.

En abril, la Organización Mundial de la Salud (OMS) avisaba del impacto de la pandemia en la inmunización frente a enfermedades como el sarampión y la polio en regiones muy debilitadas y expuestas. Días después, el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP) emitía una nota consensuada con la Sociedad Española de Inmunología y la Sociedad Española de Infectología Pediátrica en la que exponían la importancia de promover la confianza de las familias en sus visitas al centro sanitario y mantener las vacunaciones infantiles, las incluidas en el calendario oficial y las no financiadas que estén indicadas, como las del rotavirus, el meningococo B, el meningococo tetravalente y el VPH en varones. También hay que insistir en el contacto telefónico con el centro de salud para concertar las citas.

El descenso en las vacunaciones es un hecho. Por ejemplo, en la Comunidad Valenciana el número de dosis administradas a bebés menores de un año ha sido de 26 000 en el mes de marzo 2020, frente a las 33 000 del mismo periodo del año anterior. En niños de uno a dos años, la cifra alcanzó este pasado marzo las 7000, que contrastan con las 12 000 administradas en 2019. Así lo ha expuesto Eliseo Pastor Villalba, jefe de la Unidad de Coordinación y Promoción de la Salud de la Consellería de Sanidad Universal y Salud Pública de la Comunidad Valenciana. No es la única comunidad que ha detectado estas bajadas. La consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, explicaba en una de sus intervenciones en el pleno autonómico que las coberturas de vacunación en niños de hasta quince meses se habían situado en torno al 80%. Esta cifra se ubica muy por debajo de los umbrales recomendados para que pueda producirse la denominada inmunidad colectiva, que la OMS sitúa por encima del 90%.

Se activan todas las alarmas

“Los servicios de vacunación son esenciales. Si se han interrumpido, deben tomarse medidas para su reanudación lo antes posible”, aseguraba en rueda de prensa el director regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud, Hans Kluge. La organización sanitaria llama a que los países eviten que el impacto de la no vacunación por la COVID-19 se agrave y que, tal y como indicó Kluge, estemos a las puertas de un resurgimiento de enfermedades como el sarampión, que ya afectó a 6000 personas en los dos primeros meses del año.

“La inmunización nunca ha sido más importante”, recalcó Siddharta Datta, experto en vacunas del organismo internacional. “El sarampión y otras enfermedades infecciosas están muy presentes entre nosotros. Por eso, el momento de prevenirlas es ahora”, apostilló Datta. En este contexto cobran especial relevancia declaraciones como las de Graça Freitas, directora general de Salud de Portugal: “No dejen de vacunar a sus hijos; embarazadas y pacientes crónicos, vacúnense también. Es fundamental para vuestra protección, por la salud de todos, por el futuro”.

 

 Por Marta Riesgo.

Gaceta Médica

Gaceta Médica

El periódico líder en información sanitaria y de salud en España. Dirigido a médicos, enfermeras y todos los profesionales de la sanidad.

Continúa leyendo