La contaminación del aire afecta al desarrollo del cerebro. ¿Cuándo comienza el daño?

El 90% del desarrollo del cerebro se produce a los cuatro años. Los científicos quieren ahora entender los efectos de la contaminación atmosférica en las primeras etapas de la vida.

Niño corriendo
iStock

Las salas de urgencias de Barcelona se estaban colapsando por la presión. Cientos de pacientes llegaban con una necesidad apremiante mientras luchaban por respirar. Las unidades de cuidados intensivos batallaban para hacer frente a la repentina afluencia de personas con problemas respiratorios. Los epidemiólogos se apresuraron a rastrear la fuente del brote.

Esta epidemia de los años ochenta podría tener algunas similitudes sorprendentes con la pandemia de coronavirus, pero no hubo ninguna infección a la que hacer responsable. La ciudad sufría de brotes de asma.

Entre 1981 y 1989, se notificaron 26 brotes de asma en la ciudad española, muchos de ellos en torno al puerto. Finalmente, los científicos locales descubrieron que la causa era el polvo de soja que se liberaba al aire cuando se descargaban las mercancías.

La solución era bastante simple: filtros para cubrir los silos de soja. Sin embargo, el episodio dejó un notable legado en la comunidad científica de Barcelona, que podría ayudarnos a identificar un riesgo significativo en el desarrollo del cerebro de los niños.

Inicialmente se pensó que las epidemias de asma se debían a la contaminación del aire por la quema de combustibles fósiles, por lo que los investigadores crearon un registro para trazar un mapa de su posible impacto. Esto se convirtió en la base para que los investigadores locales continuaran vigilando los efectos del aire sucio durante las décadas siguientes.

Aunque el efecto inmediato de la contaminación atmosférica en el asma era mucho más débil que el polvo de la soja, estaba afectando diariamente a la población. Con el tiempo, la contaminación atmosférica parecía ser responsable de más admisiones por asma en las salas de emergencia que las epidemias agudas relacionadas con la soja.

La contaminación del aire

El profesor Jordi Sunyer de ISGlobal, el Instituto de Salud Global de Barcelona, fue uno de los investigadores que descubrió el vínculo con la soja y estudia los efectos de la contaminación del aire.

“En los años 80, la combustión doméstica de carbón era un gran problema, y los niveles de óxido de azufre eran muy altos. Esto se controló, pero ahora, especialmente en Europa, hay un aumento dramático en el tráfico y la combustión de diésel", dijo.

Además de los cambios en el tipo de contaminación, dice que hemos llegado a comprender mejor el alcance de los daños causados por la contaminación del aire, más allá de los pulmones.

“En los años 90, parecía que el sistema cardiovascular era un objetivo importante de la contaminación atmosférica. Luego, en 2008, hubo estudios en animales que mostraron un efecto en el cerebro", dijo. "Esto se debió a que el tamaño de las partículas de la contaminación era tan pequeño que podían viajar al cerebro y causar neuroinflamación”.

En 2015, el Prof. Sunyer y sus colegas publicaron una investigación que mostraba que los altos niveles de contaminación estaban relacionados con una disminución del 5% en las pruebas de memoria de trabajo en niños de 7 a 10 años. “Es la misma variación que se encontró hace varios años entre los niños con altos niveles de plomo en la sangre y los niños con niveles más bajos en la sangre", dijo el Prof. Sunyer.

Cuando se descubrió que la contaminación por plomo de la gasolina causaba un daño generalizado, se introdujo la gasolina sin plomo a partir de la década de 1970. A nivel individual, una disminución del 5% en una prueba no sería suficiente para tener un impacto obvio, pero a nivel de la población podría tener un costo económico significativo, dice el Prof. Sunyer.

Añade que el 90% del desarrollo del cerebro se produce a los cuatro años, por lo que ahora está siguiendo su estudio anterior para entender los efectos de la contaminación del aire en las primeras etapas de la vida.

Sunyer dirige el estudio AIR-NB para monitorear la exposición a la contaminación del aire antes de que el niño nazca. El equipo de investigación está reclutando a 1 200 mujeres embarazadas en Barcelona para el estudio y midiendo los niveles de contaminación en sus hogares.

Teniendo en cuenta otros posibles factores, como la actividad física, la contaminación acústica y las hormonas del estrés de la madre, intentarán identificar las diferencias entre los niños a medida que se desarrollan. Los investigadores tomarán imágenes de sus cerebros en el tercer trimestre del embarazo y a partir de un mes después del nacimiento mediante resonancias magnéticas.

Niño sentado en el suelo
iStock

Autismo

Otra preocupación es que la contaminación del aire puede aumentar el riesgo de desarrollar el trastorno del espectro autista. Varios estudios en los EE.UU. sugirieron que existe un vínculo con la contaminación del aire, pero los resultados de un gran proyecto europeo no encontraron ninguna conexión. Sin embargo, esta investigación reunió los resultados de diferentes estudios que utilizaron diferentes métodos, lo que puede haber afectado los resultados.

La Dra. Juana María Delgado-Saborit, investigadora visitante de ISGlobal, espera ayudar con el estudio de este tema utilizando datos de 18 000 niños en el Reino Unido. Estos niños forman parte de las cohortes del estudio Milenio y han sido monitoreados y probados regularmente durante las últimas dos décadas.

“Pensé que tal vez con esa gran cohorte podría existir la oportunidad de ver si hay un problema real en el Reino Unido y Europa, o si los estadounidenses están viendo una diferencia debido a la composición de la contaminación", dijo.

Para un proyecto llamado COGNAC, el Dr. Delgado-Saborit está utilizando la información de salud recogida en los niños de hasta 14 años para buscar diagnósticos de trastorno del espectro autista o rasgos de la condición. Superponiendo esta información con mapas de contaminación durante el embarazo y en sus primeros años, espera identificar cualquier vínculo potencial.

El análisis de los datos está en curso, pero sus primeros resultados sugieren que existe una conexión con los niveles de ozono en el aire. El ozono es un irritante que se forma por una reacción en la que intervienen óxidos de nitrógeno e hidrocarburos, contaminantes comunes del tráfico rodado.

Cambiar

Tanto el Dr. Delgado-Saborit como el Prof. Sunyer establecen paralelismos con el cambio de perspectiva de los daños causados por la contaminación atmosférica tras las miles de muertes de la Gran Niebla de Londres en 1952.

“Desde la revolución industrial, sabíamos que estábamos ensuciando nuestro entorno, pero no teníamos la evidencia del daño. Cuando empezamos a medir los cambios, empezamos a darnos cuenta de que algo estaba sucediendo, especialmente durante el episodio de la Gran Niebla de Londres. Eso nos hizo darnos cuenta de que el aire estaba teniendo un impacto en nuestra salud", dijo el Dr. Delgado-Saborit.

"Luego llegaron las Leyes de Aire Limpio y el aire se limpió. En los años 80 se pensaba que los niveles de contaminación eran seguros para la salud", dijo el Prof. Sunyer.

Al igual que en los años 50, hoy en día existe un amplio entendimiento de que nuestro aire sucio no es seguro, pero aún no sabemos el gran impacto que tiene en nuestras vidas. Si bien se acepta que los niños en la escuela no deben estar expuestos a altos niveles de contaminación, dice el Prof. Sunyer, los resultados de su investigación podrían tener consecuencias de gran alcance. “Si descubrimos que el embarazo y la vida temprana es un período más vulnerable, creo que esto obligará a la sociedad a buscar nuevas formas de vivir en las ciudades que también protejan la salud de los niños”.

Sin embargo, comparado con ponerle una tapa al polvo de soja, esto puede ser un gran desafío.

Continúa leyendo