La catedral de la visión

El Instituto de Microcirugía Ocular (IMO) es uno de los centros de referencia internacional, dedicado al cuidado integral de la salud de los ojos.

A los pies de la sierra de Collserola, en Barcelona, se asienta un edificio blanco y de geometría imponente que acoge uno de los centros oftalmológicos más avanzados del mundo, el Instituto de Microcirugía Ocular (IMO). Sus instalaciones cuentan con 70 consultas y 8 quirófanos, donde un equipo de 200 profesionales realizan cada año 65.000 visitas y 8.000 operaciones. Con más de 25 años de experiencia, IMO se dedica al cuidado integral de la salud ocular.

Hay numerosas pruebas que demuestran que IMO juega en la liga de los centros de referencia a nivel internacional, como el equipo médico, la trayectoria y los resultados. Muchos pacientes acuden a este centro especializado para que un profesional ponga nombre a su enfermedad. Se trata de pacientes con patologías minoritarias, normalmente de origen genético y de difícil diagnóstico al ser poco comunes, que afectan a una de cada 2.000 personas. La mayoría son degenerativas y carecen de tratamiento actualmente por lo que, en muchas ocasiones, conducen a la invidencia.

 

La principal causa de ceguera hereditaria

La principal causa de ceguera hereditaria en países desarrollados está asociada a las distrofias de retina, una colección de patologías degenerativas. A pesar de que todavía no cuenta con tratamiento, existen distintas estrategias para frenar su progresión. Por eso, el tiempo de diagnóstico es un factor crucial para ofrecer la terapia adecuada. En función de los genes que están implicados, el pronóstico de la enfermedad varía mucho. Por ejemplo, si la mutación que causa la enfermedad se encuentra en el gen ABCA4 es mejor prescindir de suplementos de vitamina A, ya que empeora su progresión.

En este sentido, IMO es uno de los pocos centros europeos que desde 2013 cuenta con un laboratorio de biología molecular para diagnosticar y tratar a los pacientes con enfermedades oculares como esta. El trabajo conjunto de oftalmólogos y genetistas permite diagnosticar más de 30 patologías que afectan a distintas partes del ojo, determinar su progresión, conocer su patrón de herencia para prevenir la enfermedad en los hijos y prepararlos para futuras terapias.

 

Hace pocos meses, el equipo de genetistas de IMO publicó en la revista Scientific Reports 63 mutaciones asociadas a las distrofias de retina, de las cuales 21 variantes eran nuevas. Este avance contribuye a la mejora de herramientas diagnósticas para detectar el gen responsable de la enfermedad y confirmar el diagnóstico clínico.

En el laboratorio llevan a cabo investigación básica, tanto para conocer cuáles son las bases moleculares de las enfermedades oftalmológicas de origen genético, como para encontrar nuevos tratamientos. “Intuimos que el escenario de futuro pasa por las terapias génica y celulares”, comenta Borja Corcóstegui, cofundador y director médico y científico de IMO.

El futuro pasa por la terapia génica y celular

Una de las líneas de investigación más novedosas de IMO reside en la sala de cultivos celulares, inaugurada hace menos de un año, donde los investigadores analizan qué mecanismos están detrás de la degeneración de la visión y ensayan nuevas terapias que podrían ver la luz en los próximos años.

 

La medicina de precisión y la investigación en oftalmología son dos de los pilares que sustentan a IMO.

 

Una medicina cada vez más personalizada

Todo el mundo tiene dos ojos, pero no todos son iguales. La personalización de la medicina, es decir, el tratamiento en función del perfil del paciente, también impacta en la oftalmología. Por eso, los profesionales del departamento de córnea, catarata y cirugía refractaria de IMO personalizan la lente en función de la aberración del ojo, más allá de la compensación de la miopía.

En la visión, también es relevante la terapia hecha a medida de la persona. Por eso, en los casos de cirugía de córnea, ahora solo se reemplaza la parte dañada de forma selectiva y no toda, como se había hecho en los últimos años. En pacientes con ojo seco severo o con heridas en la córnea que no cicatrizan adecuadamente, se fabrica un colirio rico en factores de crecimiento a partir del plasma sanguíneo del propio paciente. Asimismo, la medicina regenerativa basada en la expansión de células madre de la córnea se aplica en casos de problemas de cicatrización asociados a quemaduras o enfermedades congénitas de la córnea.

 

 

La medicina de precisión y la investigación en oftalmología, sobre todo en terapias génica y celular, son dos de los pilares que sustentan a IMO, el centro de referencia en salud ocular que se erige como la catedral de la visión, en la falda del parque natural de Collserola.

Continúa leyendo