La anorexia y la obesidad alteran el sentido del gusto

El estudio ha sido realizado con 106 mujeres con y sin trastornos alimenticios.

El gusto es un importante motor de la ingesta de alimentos e invariablemente asociado con los distintos patrones neuronales en la ínsula. Si no podemos diferenciar entre los distintos sabores, esto puede afectar a la cantidad que comemos. Y también podría activar o no activar los circuitos de recompensa del cerebro”, explica Guido Frank, líder del estudio.

 

El trabajo ha sido publicado en la revista International Journal of Eating Disorders.

 

Etiquetas: alimentaciónanorexiacerebroobesidadsalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS