Identifican el mecanismo que reprime los pensamientos no deseados

Explica la persistencia de las obsesiones en personas con depresión o esquizofrenia.

Para identificar este mecanismo cerebral de la corteza prefrontal (que desempeña un papel clave en el control de nuestras acciones y en nuestros pensamientos), los científicos utilizaron una tarea conocida como el procedimiento "pensar / no pensar".


En la tarea, los participantes aprenden a asociar una serie de palabras con una palabra emparejada, pero sin conexión, por ejemplo pájaro-sur y musgo-norte. En la siguiente fase, deben recordar la palabra asociada si la señal es verde o suprimirla si la señal es roja; así, al mostrarles 'pájaro' en rojo, se les pedía que miraran la palabra pero que no recordaran el pensamiento asociado 'sur'.

Utilizando una combinación de imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) y espectroscopía de resonancia magnética, los investigadores
pudieron observar lo que sucedía en las regiones clave del cerebro de los participantes a medida que trataban de inhibir sus pensamientos. La espectroscopía permitió a los investigadores medir la química del cerebro, y no solo la actividad cerebral, como generalmente se hace en estudios de imágenes.

Los investigadores demostraron que la capacidad de inhibir los pensamientos no deseados se basa en un neurotransmisor, un químico dentro del cerebro que permite que los mensajes pasen entre las células nerviosas, conocido como GABA.
Las concentraciones de GABA dentro del hipocampo, un área clave del cerebro involucrada en la memoria, predecían la capacidad de las personas para bloquear el proceso de recuperación y evitar el retorno de los pensamientos y recuerdos.

 

"Lo emocionante de esto es que ahora nos estamos volviendo muy específicos. Antes, solo podíamos decir 'esta parte del cerebro actúa en esa parte', pero ahora podemos decir qué neurotransmisores son importantes y, como resultado, inferir el papel de las neuronas inhibidoras, al permitirnos detener los pensamientos no deseados", apunta Anderson.

 

Este descubrimiento puede responder a una de las preguntas históricas sobre la esquizofrenia. La investigación ha demostrado que las personas afectadas por la esquizofrenia tienen un hipocampo "hiperactivo", que se correlaciona con síntomas intrusivos como las alucinaciones, lo que evidencia que el hipocampo no inhibe los pensamientos y recuerdos errantes, que pueden manifestarse como alucinaciones.

Los expertos creen que podrían ofrecer
un nuevo enfoque para abordar los pensamientos intrusivos en la ansiedad, la esquizofrenia, la depresión o el trastorno de estrés postraumático, que incluyen una incapacidad patológica para controlar los pensamientos.

 

"La mayor parte del enfoque se ha centrado en mejorar el funcionamiento de la corteza prefrontal, pero nuestro estudio sugiere que si puede mejorar la actividad de GABA dentro del hipocampo, puede ayudar a las personas a detener los pensamientos no deseados e intrusivos", finaliza Anderson.

 

Referencia: Taylor W. Schmitz et al, Hippocampal GABA enables inhibitory control over unwanted thoughts, Nature Communications (2017). DOI: 10.1038/s41467-017-00956-z

 

Etiquetas: ansiedadcerebrodepresiónesquizofrenianoticias de cienciasalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS