Patrocinado

Ideas para dormir bien y vivir mejor

Para descansar correctamente hace falta más que un buen colchón. La almohada, el ruido, la temperatura… hay otros factores muy importantes. Te damos las claves.

mujer duerme bien
istockphoto

La falta de sueño es una preocupación creciente para los expertos en salud pública. Y no es para menos: según los datos del INE, hay casi tres millones de personas en España que aseguran dormir menos de seis horas al día. Algunas personas incluso alardean de necesitar pocas horas de sueño para rendir al día siguiente, pero quizás no sepan que esta carencia de descanso se asocia a un mayor riesgo de enfermedades graves, como la diabetes y el cáncer.

El colchón no lo es todo

Y, para conseguir un buen descanso, el colchón es clave, pues evita dolores de espalda y otros problemas asociados a una mala postura durante la noche, pero hay más factores. El edredón, el tipo de cama y la temperatura de la habitación también determinan la calidad del sueño. La almohada, por ejemplo, es uno de esos elementos determinantes. Esta debe ser cómoda y ergonómica, como la almohada KLUBBSPORRE de IKEA, fabricada con espuma viscoelástica que lleva además una capa de gel que proporciona un superficie fresca y lisa, para que duermas cómodamente toda la noche.

Con respecto al edredón o al nórdico, aunque no solemos darle mucha importancia, se trata de otro elemento fundamental. Una colcha que no traspire, por ejemplo, puede hacernos sudar y esto provocará incómodos despertares con el pijama empapado. ¿Conoces el lyocell? Se trata de una una fibra renovable, que se obtiene de la pulpa de la madera de árboles de eucalipto procedentes de plantaciones sostenibles. Consume menos agua que la fabricación de algodón y, por tanto, es más ecológico. El lyocell es perfecto para personas alérgicas ya que este material reduce la proliferación de bacterias. Además, elimina la humedad, y mantiene una temperatura uniforme toda la noche para que te relajes por completo.  En IKEA hay un buen surtido de rellenos nórdicos hechos con este material.

Iluminación y ruido

Además del colchón y la ropa de cama, factores como la iluminación y el ruido también pueden ayudarnos a conseguir un descanso reparador. En cuanto al ruido, es importante tener el dormitorio bien “vestido” con cortinas gruesas, alfombras…  todo contribuye a que el sonido no rebote y que el ambiente sea perfecto para dormir.  En IKEA cuentan, incluso, con un producto específico para absorber el ruido: los paneles de absorción.

Con respecto a la iluminación, en IKEA hay todo un surtido de iluminación inteligente. Se trata de bombillas led con reguladores de intensidad y de tono de la luz, con lo cual no es necesario cambiar de lámpara sino simplemente de bombilla.

 

Diez consejos para dormir como un lirón

Para terminar, os dejamos este decálogo de recomendaciones que ha sido elaborado por los expertos de la Sociedad Española de Sueño. 

  1. Evita el uso de dispositivos electrónicos con emisión de luz al menos dos horas antes de tu hora habitual de irte a dormir.
  2. Duerme a oscuras, no dejes la luz o la televisión encendidas. Si no puedes evitar la contaminación lumínica procedente de la calle, usa un antifaz.
  3. Asegúrate de que haya silencio. Puedes elegir la habitación más aislada de la casa. Y si es necesario, insonorizarla con un aislante acústico.
  4. Mantén la temperatura de la habitación a entre 18 ºC y 21 ºC.
  5. Elige un colchón de firmeza media, y pruébalo antes de comprarlo: túmbate en él unos minutos. Si vas a dormir con alguien, probadlo juntos.
  6. Evita las almohadas muy altas y mantén la habitación limpia y lo más ordenada posible.
  7. No tengas en el cuarto accesorios que no guarden relación con el sueño, como televisores, ordenadores, radio, teléfonos móviles…
  8. Utiliza la habitación solo para dormir y mantener relaciones sexuales. El área de trabajo debe estar en otro cuarto, si resulta posible.
  9. Apaga el móvil o déjalo fuera de la habitación durante la noche.
  10. Pinta el dormitorio con tonos pastel (azul, verde, amarillo, lila) o en tonos neutros, no intensos o excitantes.

¡Y felices sueños!

Continúa leyendo