¿Cómo son los miembros de la Generación X?

La mayoría de los miembros de la llamada Generación X (nacidos entre 1961 y 1981) tienen vidas activas, equilibradas y felices.

GeneraciónX

 

Ni mediocres, ni inseguros, ni angustiados. La mayoría de los miembros de la llamada Generación X (aquellos nacidos entre 1961 y 1980) tienen vidas activas, equilibradas y felices en las que dedican gran parte de su tiempo libre a la cultura, el ocio al aire libre o la lectura. Según un estudio a largo plazo que realizó la Universidad de Michigan en el año 2011 los identificó como “activos en sus comunidades, mayormente satisfechos con sus empleos y capaces de equilibrar el trabajo, la familia y el esparcimiento” según las preguntas registradas de más de 4.000 integrantes de la Generación X.

La X es esa generación que sobrevivió a la fiebre consumista de los 80, que vio nacer Internet y caer la burbuja .com de los 90. En sus años de juventud, fueron una generación rebelde y contracorriente que se negaba a aceptar el rancio mundo establecido por los adultos del momento. Fueron la generación del grunge y la movida madrileña; la generación que rompía estereotipos y modelos de conducta. Pero, aunque se la conoció como la ‘Generación Peter Pan’, estos niños perdidos sí que crecieron y ocuparon el lugar de los adultos contra los que se rebelaron.

Los millones de estadounidenses de esa generación son los padres y madres de los niños que ahora van a la escuela y, cada vez más, se encuentran al frente de las principales empresas e instituciones de los países. Precisamente porque la Generación X es la que ‘maneja el cotarro’, es importante entender sus valores, historia y los desafíos a los que se enfrentan y enfrentarán.

Los miembros de la Generación X son más propensos a estar empleados y tienen la tendencia de pasar trabajando y viajando de casa al trabajo y viceversa más horas semanales que el adulto típico. Dos tercios de los miembros de esta generación en los Estados Unidos están casados y cerca del 71% de ellos tienen hijos. La Generación X se muestra activa y comprometida en las organizaciones profesionales, de negocios o sindicales y se han adaptado, con una facilidad considerable, a las nuevas tendencias tecnológicas y al uso de las redes sociales o los dispositivos tipo smartphone. Los resultados del estudio de 2011 ya apuntaban a que los miembros de la Generación X “tienen extensas redes sociales, de ocupación y comunidad”, existiendo una tendencia bastante extendida de participar en organizaciones de padres y maestros, clubes deportivos o de libros y otras organizaciones comunitarias.

 

Las actividades al aire libre del tipo montañismo, natación o pesca son también muy comunes entre los adultos de la Generación X, que utilizan como vía de escape y una forma de desconectar de las obligaciones laborales. También suelen asistir a actividades de carácter cultural como las representaciones teatrales, ópera, conciertos o recitales de ballet; además de consumir una mayor cantidad de cine que las generaciones previas. La lectura, ya sea de periódicos (impresos o en su versión online) o de libros, es otra de las actividades de ocio más extendidas entre sus miembros.

El estudio de la Universidad de Michigan concluía que la mayoría de los encuestados declaraban estar satisfechos con sus vidas. El crecimiento y la estabilidad económica que se produjo desde los años 90, y hasta el comienzo de la crisis, hizo que la rebelde Generación X acabara por convertirse en esa clase media conformista y con un nivel de comodidad medianamente duradero. Y fueron sus hijos, los conocidos Millenial y la reciente Generación Z, los que se convirtieron en esos inconformistas que buscan cambiar el mundo que se les ha dado para adaptarlo a sus nuevas necesidades. Como si fuese un ciclo que se repite, la Generación X pasó a ocupar el lugar de liderazgo y responsabilidad frente al mundo que antes ocuparon sus padres y de esa sociedad que ellos dejen, tendrán que edificar una nueva los siguientes y los siguientes...

CONTINÚA LEYENDO