Hallan compuestos tóxicos en el 80% de los productos de McDonald's y Burger King

Los científicos han medido el impactante porcentaje de comida rápida que contiene químicos dañinos relacionados con el asma o la infertilidad.

¿Qué hay en las hamburguesas de los restaurantes de comida rápida? Muchas veces, compuestos tóxicos. Esta es la conclusión de un nuevo estudio publicado en la revista Journal of Exposure Science and Environmental Epidemiology que ha descubierto pequeñas cantidades de productos químicos industriales llamados ftalatos, que se utilizan para suavizar los plásticos (como los guantes de goma, los suelos de vinilo o los envases de plástico), en muestras de alimentos de puntos de venta populares como McDonald's, Pizza Hut, Taco Bell, Domino's Pizza o Burger King. Hacen que el plástico sea flexible, por eso son tan omnipresentes en nuestra sociedad.

 


Este estudio es el primero que examina la comida en sí misma

Los investigadores de la Universidad George Washington (EE. UU.) compraron y analizaron 64 artículos de comida rápida de distintas cadenas estadounidenses de comida rápida encontrando sustancias químicas nocivas en la mayoría de las muestras recolectadas: en más del 80%.


Así que ya no es solo el colesterol o las calorías que aportan estos alimentos: la pizza, los burritos o las hamburguesas, están plagados de químicos tóxicos (ftalatos) relacionados con problemas de salud, incluida la alteración del sistema endocrino y problemas de fertilidad y reproductivos, así como un mayor riesgo de trastornos del aprendizaje, de la atención y de comportamiento en los niños.


Los seres humanos están expuestos a los ftalatos al ingerir alimentos y bebidas que han estado en contacto con productos que contienen ftalatos o al respirar partículas de ftalato en el aire directamente, según explican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.


El ftalato DBP estaba presente en el 81% de los artículos, mientras que el 70% contenía DEHP. (Ambos están relacionados con problemas de fertilidad). Los alimentos con carne fueron los peores: los burritos de pollo y las hamburguesas con queso generalmente tenían las concentraciones más altas de estos químicos, mientras que la pizza con queso y las patatas fritas tenían los niveles más bajos. Además, casi el 90% de los alimentos contenían otro plastificante (DEHT) que se inventó para reemplazar los ftalatos, aunque la investigación aún no ha establecido si el DEHT es más seguro. Así que aún no se conoce el impacto total en la salud de estos plastificantes alternativos, dicen los investigadores.

 

Actualmente, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), que regula la seguridad de los alimentos, no tiene umbrales legales que limiten las concentraciones de ftalatos en los alimentos. Parece que es momento de una reevaluación de la seguridad.

De hecho, la FDA dijo en un comunicado que revisará el estudio publicado por la Universidad George Washington y lo considerará como parte del cuerpo de evidencia científica.

"Cuando la información nueva plantea cuestiones de seguridad, la FDA puede revocar las aprobaciones de aditivos alimentarios, si la FDA ya no puede concluir que existe una certeza razonable de que el uso autorizado no daña la salud", admite el organismo.

 

 

Referencia: Edwards, L., McCray, N.L., VanNoy, B.N. et al. Phthalate and novel plasticizer concentrations in food items from U.S. fast food chains: a preliminary analysis. J Expo Sci Environ Epidemiol (2021). https://doi.org/10.1038/s41370-021-00392-8

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Vídeo de la semana

Continúa leyendo

#}