Etapas en la enfermedad de Alzheimer

Estas representan una guía aproximada, puesto que la progresión de la enfermedad varía en cada persona. Te describimos los síntomas de cada una de las fases del alzhéimer.

iStock

El alzhéimer es una enfermedad cerebral en la que las neuronas se degeneran progresivamente. La enfermedad de Alzheimer generalmente va pasando por ciertas etapas que provocarán cambios en la vida tanto del paciente como de la familia que le rodea. Debido a que la enfermedad afecta a cada individuo de manera diferente, los síntomas, el orden en que aparecen y la duración de cada etapa varían de individuo a individuo. En la mayoría de los casos, la enfermedad progresa lentamente y los síntomas de cada etapa pueden superponerse, lo que a menudo hace que el cambio de una etapa a otra sea bastante sutil.

Actualmente no hay cura para el alzhéimer ni se puede revertir su progresión; sin embargo, las opciones de tratamiento actuales y las opciones de estilo de vida a menudo pueden retrasar significativamente la progresión de la enfermedad. Estas son sus etapas:

 

 

Etapa 1: alzhéimer preclínico



Los cambios a causa de la enfermedad pueden iniciarse años o incluso décadas antes del diagnóstico. Esta larga fase se conoce como la etapa preclínica de la enfermedad de Alzheimer. Durante esta etapa, el paciente no tendrá ningún síntoma clínico notable -aunque las tecnologías de imagen pueden detectar depósitos de una proteína llamada
beta amiloide, que es la responsable de las placas o nudos-. Estos grupos de proteínas pueden bloquear la señalización de célula a célula y activar las células del sistema inmunitario que desencadenan la inflamación y destruyen las células.
Los investigadores están estudiando esta etapa preclínica para determinar qué factores pueden predecir el riesgo de progresión de la cognición normal a la etapa 2 de la enfermedad de Alzheimer.
Las terapias llevadas a cabo en las primeras etapas de la enfermedad pueden ser más efectivas y podrían retrasar la progresión de la enfermedad.

 

 

Etapa 2: deterioro cognitivo leve

 


El deterioro cognitivo leve es un deterioro cognitivo más significativo que el que ocurre como parte normal del envejecimiento, pero sucede antes del deterioro más severo de la demencia. Entre el 15 y el 20% de las personas de 65 años o más tienen deterioro cognitivo leve.
Es importante tener en cuenta que no todas las personas con deterioro cognitivo leve desarrollarán demencia
(alrededor del 10-15% según la Clínica Mayo).
Una persona con deterioro cognitivo leve puede notar cambios sutiles en su capacidad para recordar cosas, ya sean eventos, citas recientes o conversaciones. Sin embargo, estos cambios no son lo suficientemente graves como para obstaculizar el ritmo de vida cotidiano o las actividades habituales. Las personas con deterioro cognitivo leve
también pueden experimentar depresión, irritabilidad, agresión, apatía y ansiedad.
Hasta el momento, ningún medicamento o terapia tiene aprobación regulada para tratar el deterioro cognitivo leve. Sin embargo, se están realizando estudios para identificar tratamientos que pueden ayudar a mejorar los síntomas, prevenir o incluso retrasar su progresión a la demencia.

 

iStock

Etapa 3: demencia leve



La etapa de demencia leve
es el punto en el que los médicos generalmente diagnostican la enfermedad de Alzheimer. En esta etapa, la enfermedad se vuelve visible para amigos y familiares y los problemas de memoria también pueden comenzar a afectar la vida diaria. Los síntomas de la demencia leve incluyen: dificultad para recordar información recién aprendida, realizar la misma pregunta repetidamente, tener problemas para resolver ciertas cuestiones y completar tareas, experimentar un lapso en el juicio, volverse tímido o irascible, tener dificultad para encontrar las palabras adecuadas para describir un objeto o idea o perderse.

 

 

Etapa 4: demencia moderada


En esta etapa,
el paciente se encuentra cada vez más confundido y olvidadizo. Es posible que necesite ayuda con las tareas diarias y para cuidarse a sí mismo. Los síntomas de la demencia moderada a causa de la enfermedad de Alzheimer incluyen: perderse y olvidar el camino de vuelta, no recordar el día de la semana o mes, confundir a familiares y amigos cercanos o a extraños con familiares, inventarse historias para llenar los vacíos de memoria, repetir los recuerdos más memorables, olvidar información personal como el teléfono o la dirección, necesitar asistencia para bañarse o arreglarse, ver u oír cosas que no se corresponden con la realidad, inquietud o agitación o tener arrebatos físicos, que pueden llegar a ser agresivos.

 

Etapa 5: demencia severa

 

Durante esta etapa, las capacidades mentales continúa disminuyendo, mientras que el movimiento y las capacidades físicas pueden empeorar significativamente. Los síntomas incluyen: incapacidad para hablar y comunicarse con coherencia, incapacidad para sentarse o levantar la cabeza, pérdida de la capacidad de tragar, necesitar asistencia completa para el cuidado personal, comer, vestirse o usar el baño, músculos rígidos y reflejos anormales o incapacidad para controlar los movimientos de la vejiga y los intestinos.

Una persona con alzhéimer tiene una alta probabilidad de morir de neumonía, ya que la pérdida de la capacidad para tragar significa que los alimentos y las bebidas pueden entrar en los pulmones y causar infección. Otras causas comunes de muerte entre pacientes con enfermedad de Alzheimer son la deshidratación, la desnutrición y otras infecciones.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo