Estos son los tipos de manchas que pueden formarse en tu piel

Existen numerosas lesiones cutáneas que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, y no todas son malignas.

 

Seguro que en algún momento de tu vida has visto alguna mancha “sospechosa” en la piel, has buscado sus características en internet, y alguna web aleatoria te ha dicho que tienes cáncer. Pues te aliviará saber que no todas las lesiones o tumoraciones son cancerosas.

Existen numerosos tipos de lesiones cutáneas benignas (no cancerosas) que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, pero el tipo más común es el nevus, más conocido como lunar. Los nevus son pequeños crecimientos cutáneos, generalmente oscuros, que aparecen como consecuencia de la hiper producción de pigmento en la piel.

Es muy importante estudiar detalladamente las lesiones cutáneas para determinar si nos encontramos frente a lesiones benignas o malignas.

¿Cómo aparecen las lesiones cutáneas benignas?

Habitualmente, se considera que una lesión cutánea es benigna cuando tiene una forma simétrica, un aspecto firme y no crece rápidamente con el tiempo, es más, a menudo este tipo de lesiones son estables y ni siquiera crecen. Pero en ocasiones, estas características “normales” pueden engañarnos y dar lugar a lesiones malignas más adelante.

Algunas de las lesiones cutáneas más habituales, además del nevus, son: las pecas, las manchas de edad, acrocordones, lunares atípicos o lipomas.

Las pecas son manchas pequeñas de color marrón claro que aparecen en zonas de piel expuestas al sol. El tener pecas o no está relacionado con la genética, es decir, mientras algunas personas se broncean al exponerse al sol, a otras les aparecen pecas, ya que la distribución de melanina en estas personas es desigual. Las personas con pelo rubio o piel clara tienen más posibilidades de desarrollarlas.

También relacionado con la exposición al sol encontramos las manchas de edad. Anteriormente se les conocía como “mancha hepática” ya que se pensaba que estaban relacionadas con problemas del hígado, pero en la actualidad se conoce que su aparición  está asociada al envejecimiento y a la exposición repetida a la radiación ultravioleta, como la del sol. Cabe destacar que suelen aparecer en las zonas más expuestas al sol, como en la cara, el cuello, el tronco, las manos o los antebrazos.

En cuanto al acrocordón, se trata de un pequeño tumor benigno que suele aparecer en zonas donde la piel hace pliegues, como el cuello, las axilas, las ingles o los párpados. Se trata de pequeños colgajos de piel suaves y pequeños, indoloros y que no tiene tendencia a crecer.

Otro tumor benigno bastante habitual son los lipomas. Se trata de depósitos de grasa que se desarrollan bajo la piel, y suelen ser blandos y móviles. Estos lipomas son más frecuentes en mujeres, y los lugares más comunes son el cuello, la espalda y los antebrazos.

Por último, no se nos puede olvidar nombrar los lunares atípicos. Básicamente se trata de un lunar con características diferentes al resto de lunares, como por ejemplo un tamaño mayor, asimetría, color no uniforme,... Estas características en concreto te pueden hacerte sospechar de cáncer de piel, por lo que es conveniente visitar a un dermatólogo para que evalúe si se trata de un lunar benigno o maligno.

¿Cómo se diagnostica una lesión cutánea benigna?

La aparición de un lunar nuevo, o los cambios en un lunar ya existente (crecimiento, oscurecimiento, inflamación, dolor,...), son signos de advertencia de posibles lesiones cancerosas. Por ello, es conveniente evaluar de vez en cuando nuestros lunares para ver si encontramos algún signo de alerta.

El autoexamen es el primer paso para el diagnóstico correcto de la lesión cutánea, y se puede realizar siguiendo el criterio ABCDE del melanoma, que sirve para autoevaluar el tipo de lesión cutánea y “diagnosticarla” en sus fases iniciales. El examen ABCDE informa sobre la asimetría, los bordes, los colores, los diámetros y la evolución de la lesión cutánea, por lo que te puede orientar sobre si la lesión es maligna o no.

Las lesiones cutáneas benignas pueden diagnosticarse mejor con la exploración física y la historia clínica. También se puede realizar una dermatoscopia para ver la lesión bajo una lupa. Otro método consiste en ver la lesión cutánea con luz negra, lo que se denomina examen con “lámpara de Wood”.

El historial médico es lo más útil para diagnosticar las lesiones cutáneas, ya que informa al médico, no solo de lesiones previas, sino también sobre reacciones alérgicas, medicamentos, incidencias de la exposición al sol y antecedentes familiares.

Otras pruebas médicas pueden ayudar a diagnosticar las lesiones cutáneas. Los TAC y las radiografías pueden ayudar a diagnosticar el tipo y la gravedad de las lesiones. Si se sospecha que la lesión es cancerosa o maligna, una biopsia puede ayudar más.

¿Cómo se trata el cáncer de piel benigno?

Generalmente, las lesiones cutáneas benignas no se tratan, salvo que nos encontremos ante tumores benignos. En ese caso, suelen tratarse con medicamentos tópicos como corticosteroides, retinoides y agentes antimicrobianos.

En caso de que se produzcan lesiones benignas que puedan derivar en cáncer, o que puedan hacerte sospechar de cáncer, como los lunares atípicos y los lipomas, también puede considerarse la extirpación quirúrgica, la terapia con láser, la crioterapia o la fototerapia.

¿Qué pasa si ignoras una lesión cutánea benigna?

Las lesiones cutáneas benignas pueden convertirse en causa de tumores malignos si se ignoran y no se tratan. Siempre que aparezca una lesión cutánea en cualquier parte del cuerpo, hay que prestarle la debida atención en sus fases más tempranas para prevenir los tumores malignos, de modo que si, tras hacer el examen ABCDE, presenta cambios sospechosos, podamos acudir al dermatólogo a tiempo de tratarlo.

En muchas ocasiones, los tumores malignos se confunden y se tratan erróneamente como lesiones benignas, lo que puede aumentar el riesgo y provocar afecciones graves. Si las lesiones cutáneas benignas se dejan sin tratar o los tumores malignos se tratan mal, pueden tener consecuencias críticas de cáncer de piel.

En definitiva, aunque las lesiones cutáneas benignas son inofensivas, si no se les presta atención cuando acaban de aparecer, pueden tener consecuencias graves. Además, una lesión cutánea benigna puede convertirse en un tumor maligno si no se diagnostica y trata adecuadamente en sus primeras fases.

Referencias:

Rosen, H., Schmidt, B., Lam, H. P., Meara, J. G., & Labow, B. I. (2009). Management of nevus sebaceous and the risk of basal cell carcinoma: an 18‐year review. Pediatric dermatology, 26(6), 676-681.

Telfer, N. R., Colver, G. B., & Morton, C. A. (2008). Guidelines for the management of basal cell carcinoma. British journal of Dermatology, 159(1), 35-48.

Halem M, Karimkhani C. Dermatology of the head and neck: skin cancer and benign skin lesions. Dent Clin North Am. 2012 Oct;56(4):771-90. doi: 10.1016/j.cden.2012.07.005. PMID: 23017550.

Nguyen T, Zuniga R. Skin conditions: benign nodular skin lesions. FP Essent. 2013 Apr;407:24-30. PMID: 23600336.

Luba, M. C., Bangs, S. A., Mohler, A. M., & Stulberg, D. L. (2003). Common benign skin tumors. American family physician, 67(4), 729-738.

Pandya, K. A., & Radke, F. (2009). Benign skin lesions: lipomas, epidermal inclusion cysts, muscle and nerve biopsies. Surgical Clinics, 89(3), 677-687.

 

Amyad Raduan

Amyad Raduan (GlóbuloAzul)

Licenciado en Medicina por la Universidad Miguel Hernández de Elche, con Máster propio en Integración y Resolución de Problemas Clínicos en Medicina por la Universidad Alcalá de Henares, Máster en Medicina Clínica por la Universidad Camilo José Cela y actualmente realizando un Máster Oficial en Investigación Clínica por la Universidad Miguel Hernández de Elche. También es Diplomado en Transporte Sanitario Medicalizado. En la actualidad, ejerce como Médico Residente en la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria, en el Hospital Vega Baja de Orihuela (Alicante). Asímismo, es dueño y fundador de la empresa de divulgación científica especializada en medios audiovisuales, GLÓBULO SALUD SL, a través de la cual coordina a un equipo de médicos, ilustradores y animadores. (Canal de YouTube)

Continúa leyendo