Estos son los factores de riesgo de morir por coronavirus

Un estudio con 191 pacientes con COVID-19 aporta la primera imagen completa de la progresión de la enfermedad.

Médico con radiografías
iStock

La información oficial difundida, desde que comenzó la emergencia sanitaria global por el nuevo coronavirus (ahora denominado SARS-CoV-2) ya contabilizaba los datos de fallecidos, y cuál es la incidencia de muerte por grupo de población: edad y comorbilidades (presencia de enfermedades secundarias). La mortalidad del nuevo coronavirus aumenta progresivamente con la edad; en cambio, no se registran fallecidos en personas muy jóvenes, menores de 9 años. Además, también sabemos que las personas con enfermedades respiratorias o con el sistema inmune deprimido tienen mayor riesgo de sufrir complicaciones graves o, incluso, la muerte.

Ahora, un completo estudio publicado en la revista The Lancet ofrece una visión mucho más completa y pormenorizada de los factores de riesgo de morir por COVID-19. Esta es la primera vez que se obtiene una imagen completa de la progresión de la enfermedad.

Los resultados han sido obtenidos a partir de una muestra de 191 pacientes; de ellos, 137 fueron dados de alta y 54 murieron en el centro hospitalario.


Factores de riesgo

Las condiciones descritas en el estudio son las siguientes:

  • Ser una persona de edad avanzada
  • Mostrar signos de  sepsis o septicemia
  • Presentar una infección generalizada
  • Tener problemas de coagulación o problemas de circulación sanguínea cuando se ingresa en el hospital.

Además, los autores apuntan dos factores técnicos que podrían ayudar a los médicos a identificar a los pacientes con un mal pronóstico desde etapas tempranas: tener un valor alto en la evaluación de fallo orgánico secuencial (SOFA) y un dímero D (un marcador de coagulación) superior a 1 μg/L.

 


Evolución del COVID-19

La media de duración de la fiebre fue de aproximadamente 12 días, tanto en los que sobrevivieron como en los que fallecieron. Respecto a la tos, el 45 % de los supervivientes todavía la presentaban cuando se les dio el alta.

En cuanto a la disnea (dificultad para respirar), cesó después de aproximadamente 13 días, pero duró hasta la muerte en los que fallecieron.

En casos graves, también fueron frecuentes el recuento más bajo de linfocitos (un tipo de glóbulo blanco), los niveles elevados de interleucina 6 (IL-6, un bioindicador para la inflamación y la enfermedad crónica) y el aumento de las concentraciones de troponina I de alta sensibilidad (un marcador de ataque cardíaco) fueron más frecuentes en la enfermedad COVID-19 severa.

La frecuencia de complicaciones como insuficiencia respiratoria (98 %, 53/54 no supervivientes frente a 36 %, 50/137 que sí), sepsis (100 %, 54/54 frente a 42 %,  58/137) e infecciones secundarias (50 %, 27/54 frente al 1 %, 1/137) también fueron mayores en los fallecidos que en los paciente que salieron adelante.

Nuevos datos sobre la diseminación del virus

En el estudio, también se presentan datos hasta ahora desconocidos sobre la propagación del virus. La duración media de su liberación es de 20 días en los supervivientes (un mínimo de 8 y un máximo de 37 días). Además, el virus se detectó hasta el momento de la muerte de los 54 que no sobrevivieron.

Los resultados presentados pueden ayudar a guiar las decisiones a tomar sobre las precauciones durante el aislamiento y el tratamiento.

 

Referencia:

Fei Zhou, Bin Cao et al. "Clinical course and risk factors for mortality of adult inpatients with COVID-19 in Wuhan, China: a retrospective cohort study". The Lancet, 9 de marzo de 2020.

Laura Marcos

Laura Marcos

Nunca me ha gustado eso de 'o de ciencias, o de letras'. ¿Por qué elegir? Puedes escribirme a lmarcos@zinetmedia.es

Continúa leyendo