Vídeo de la semana

Escuchar música antes de dormir interfiere en el sueño

Los nuevos resultados de este estudio contradicen la idea de que la música puede ser un buen instrumento para ayudarnos a dormir.

escuchar-musica
iStock

Muchas personas escuchan música antes de acostarse para relajarse. Sin embargo, un nuevo estudio sugiere que hacer esto puede comprometer seriamente nuestro descanso nocturno. ¿Realmente escuchar música puede hacer que nuestro sueño se resienta?

Un equipo de investigadores de psicología y neurociencia de la Universidad de Baylor y que publica su estudio en la revista Pscyhological Science, investigó la relación entre escuchar música y dormir, centrándose en un mecanismo raramente explorado: imágenes musicales involuntarias, o "earworms", también llamado “picor cognoscitivo”, cuando una canción o melodía se repite una y otra vez en nuestra cabeza sin que podamos hacer mucho por remediarlo. Estos eventos suelen suceder mientras estamos despiertos, pero Michael K. Scullin, líder del presente estudio, descubrió que también pueden ocurrir mientras intentamos dormir, provocando un sueño más deficiente.

Los expertos concluyeron que el cerebro dormido continúa procesando la música durante varias horas después de haber apagado el reproductor, móvil, altavoz...

Para el estudio, dirigido por Michael Scullin, utilizaron tres canciones muy pegadizas: 'Shake It Off' de Taylor Swift, 'Call Me Maybe' de Carly Rae Jepsen y 'Don't Stop Believin' de Journey.

 

"Casi todo el mundo pensaba que la música mejoraba su sueño, pero descubrimos que aquellos que escuchaban más música dormían peor", dijo el investigador. “Nuestros cerebros continúan procesando música incluso cuando no se reproduce, incluso aparentemente mientras estamos dormidos. Todo el mundo sabe que escuchar música hace sentir bien. Los adolescentes y los adultos jóvenes escuchan música de forma rutinaria cerca de la hora de acostarse. Pero si tienes demasiado de algo bueno... cuanta más música escuches, más probabilidades tendrás de acabar con un “earworm” que no desaparecerá a la hora de acostarse. “ Cuando eso suceda, es probable que el sueño se vea afectado”, aclara Scullin.

Sorprendentemente, el estudio descubrió que es más probable que cierta música instrumental produzca “earworms” y altere la calidad del sueño que la música lírica. "Lo que fue realmente sorprendente fue que la música instrumental condujo a una peor calidad del sueño; la música instrumental produce aproximadamente el doble de 'gusanos auditivos' -earworms-", dijo Scullin.

El estudio involucró tanto una encuesta como un experimento de laboratorio. La encuesta contó con 209 participantes que respondieron a una serie de preguntas sobre la calidad del sueño, los hábitos de escuchar música y la frecuencia de estos “earmorms”, incluida la frecuencia con la que experimentaron este incesante tarareo mientras intentaban conciliar el sueño, se despertaban en medio de la noche e inmediatamente después de despertarse por la mañana.


Para el experimento, 50 participantes fueron llevados al Laboratorio de Cognición y Neurociencia del Sueño de Scullin en Baylor, donde el equipo de investigación intentó inducir “earworms” para determinar cómo afectaban la calidad del sueño. La polisomnografía, una prueba completa y la medida estándar de oro para el sueño, se utilizó para registrar las ondas cerebrales, la frecuencia cardíaca y la respiración de los participantes mientras dormían.


“Asignamos aleatoriamente a los participantes para que escucharan las versiones originales de esas canciones o las versiones instrumentales sin letras de las canciones. Los participantes respondieron si experimentaron este tarareo imparable de canciones y cuándo les pasó. Luego analizamos si eso afectó su fisiología del sueño nocturno. Las personas que se contagiaron de un “earworm” tuvieron mayor dificultad para conciliar el sueño, más despertares nocturnos y pasaron más tiempo en etapas de sueño ligero ".


Los resultados fueron muy similares tanto en la encuesta como en el estudio experimental.

También te puede interesar:

Referencia: Bedtime Music, Involuntary Musical Imagery, and Sleep Michael K. Scullin, Chenlu Gao, Paul Fillmore First Published June 9, 2021 Research Article https://doi.org/10.1177/0956797621989724

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Continúa leyendo