¿Es peligroso beber sangre?

Más allá de lo estrambótico que pueda parecer, ingerir sangre puede causar graves daños en el cuerpo humano, que no está preparado para procesar los altos niveles de hierro que esta contiene a través del aparato digestivo.

Drácula
iStock

Aunque parezca cosa de ciencia ficción, existen miles de personas que se consideran verdaderos vampiros y que incluso se organizan en comunidades para llevar a cabo la ingesta de sangre. Hay, además, quienes donan su propia sangre para satisfacer los deseos de los primeros. 

En el año 2011, por ejemplo, fue sonado en Estados Unidos el caso de un joven de 19 años llamado Lyle Bensley que irrumpió en el apartamento de una mujer para morderle el cuello, alegando que era un vampiro con siglos de edad y que precisaba de su sangre para sobrevivir.

Pero, por ejemplo, el investigador de la Universidad Estatal de Louisiana John Edgar Browning realizó un estudio etnográfico de la "verdadera comunidad vampira" de Nueva Orleans cediendo su propia sangre a sus integrantes con el fin de conocer en profundidad cómo funcionaban estos grupos. Contra todo pronóstico, descubrió que no padecían ninguna enfermedad de salud mental y que tampoco relacionaban el consumo de sangre con ideas místicas o espirituales. El motivo que solían alegar era que sufrían una patología médica caracterizada por la fatiga, dolores de cabeza y dolor de estómago que, según creían, solo puede ser tratada bebiendo sangre humana.

Y, aunque Browing aseguró según la BBC que ninguno de los vampiros a los que había entrevistado hubiera declarado haber sufrido alguna complicación médica derivada del consumo de sangre, lo cierto es que este puede llegar a ser altamente peligroso.

Los riesgos de beber sangre

Y es que el cuerpo humano está preparado para contener sangre a través del sistema circulatorio, pero ingerido por vía oral puede llegar a provocar reacciones altamente tóxicas. En pequeñas dosis, beber sangre puede resultar inocuo, pero al aumentar la cantidad, se trata de una sustancia tan rica en hierro que puede llegar a provocar una sobredosis.

Al contrario que el de otros animales específicamente preparados para digerir este elemento, como los murciélagos, el cuerpo humano no cuenta con las características físicas necesarias para eliminar el exceso de hierro ingerido por vía oral. Y, a pesar de que todo ser vivo necesita del hierro para sobrevivir, en altas dosis puede llegar a provocar la llamada hemocromatosis, causante de una amplia variedad de enfermedades. Puede generar daño hepático, acumulación de líquido en los pulmones, deshidratación, baja presión sanguínea y trastornos nerviosos.

Así que, si se te había ocurrido sumarte a una de estas comunidades vampiras, lo mejor es que vayas con cuidado.

También te puede interesar:

Continúa leyendo