¿Es mejor vapear que fumar?

Sabemos que fumar es perjudicial para la salud pero ¿y vapear?

 

El vapeo es una alternativa al tabaco muy popular en todo el mundo, especialmente entre la población más joven. ¿Hay alguna justificación para esta tendencia? ¿Hacemos menos daño a nuestra salud al cambiar a los cigarrillos electrónicos? ¿Es completamente seguro utilizar líquidos sin nicotina?

¿Qué es el vapeo? ¿Es mejor que el tabaco?

El vapeo es la inhalación de aerosoles a través de dispositivos, como los cigarrillos electrónicos. Los aerosoles son líquidos (también conocidos como e-líquidos) que pueden contener varias sustancias, incluida la nicotina. El líquido básico suele ser una mezcla de agua, glicerina y propilenglicol. Se le añaden varios aromas o aditivos para crear un sabor específico. Muchos ingredientes están reconocidos por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) como seguros para su uso en la industria alimentaria. Pero casi ningún estudio sugiere que estos ingredientes sean seguros cuando se evaporan y se inhalan.

Las pruebas disponibles sugieren que fumar es más perjudicial que vapear. Sin embargo, algunas investigaciones demuestran que los cigarrillos electrónicos también son peligrosos para la salud de las personas. Esto se apoya en el hecho de que los líquidos de los cigarrillos electrónicos pueden contener sustancias que, por ejemplo, podrían ser responsables de enfermedades pulmonares.

Un fumador puede inhalar cerca de 7.000 sustancias químicas, mientras que el vapeo implica probablemente menos sustancias químicas inhaladas, ya que los líquidos para vapear contienen menos contaminantes que los cigarrillos. Por otro lado, los cigarrillos electrónicos pueden contener una gran dosis de nicotina, que retrasa el desarrollo del cerebro en fetos, niños y adolescentes. El líquido electrónico puede ser peligroso para adultos y niños si se ingiere o si entra en contacto con la piel. En los líquidos para vapear puede haber sustancias químicas peligrosas, como diacetilo, metales pesados y compuestos orgánicos volátiles. Estas sustancias químicas pueden causar enfermedades graves.

Según las investigaciones del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), a principios de 2020 se produjeron un total de 2.807 hospitalizaciones o muertes por vaping. El CDC también afirma que al eliminar el acetato de vitamina E del e-líquido y otros ingredientes nocivos, ha disminuido el número de síntomas no deseados

A diferencia del vaping, muchos estudios han demostrado que fumar es perjudicial para la salud humana. Los CDC indican que el tabaquismo provoca daños en los órganos, muertes (el 90% de todas las muertes por cáncer de pulmón y cerca del 80% de las muertes por enfermedad pulmonar obstructiva crónica) y un mayor riesgo de muerte, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Mujer vapeando
Vapear

Los efectos del tabaco a largo plazo

Fumar durante mucho tiempo tiene muchos efectos nocivos para el organismo. Lo creas o no, no solo produce daños pulmonares como el EPOC o ataques de asma recurrentes, sino que también afecta a la salud reproductiva. Reduce el número de espermatozoides en los hombres, mientras en las mujeres, aumenta el riesgo de aborto o de anomalías congénitas en el feto. También aumenta el riesgo de cataratas, de problemas circulatorios, aumentando el riesgo de infarto, y un empeoramiento del funcionamiento del sistema inmunitario.

Una de las consecuencias más problemáticas, y de las que todos hemos oído hablar innumerables veces, es el desarrollo de cáncer. Lo más frecuente es que provoque cáncer de pulmón, de riñón y de estómago, aunque está asociado a muchísimos más tipos.

Los efectos del vapeo a largo plazo

También existen efectos a largo plazo del vapeo, pero al llevar relativamente poco tiempo en el mercado, los datos son todavía limitados.

La idea del vaping era que los fumadores obtuvieran nicotina de forma más segura, en ocasiones como método para dejar de fumar (reduciendo las cantidades de nicotina progresivamente). Sin embargo, hay pruebas de que es más perjudicial de lo que se creía en un inicio.

El vapeo puede producir problemas pulmonares, cáncer, debilidad del sistema inmunitario y enlentecimiento en el desarrollo del cerebro. Por no hablar de que también se han registrado casos de quemaduras al rellenar un cigarrillo electrónico por defectos en las baterías.

Algo interesante es que vapear ha hecho que aparezcan nuevas enfermedades que hasta el momento no existían. Entre ellas, la más destacable es el daño pulmonar asociado al vapeo, también conocido como VAPI o EVALI por sus siglas en inglés (Vape-Associated Pulmonary Injury / E-cigarretes or Vaping Asociated Lung Injury). Los síntomas son bastante parecidos a los de una neumonía, una infección en los pulmones que cursa con fiebre, tos con expectoración o falta de aire. Pero la diferencia con respecto a la neumonía es que el VAPI no tiene un agente infeccioso que eliminar, por lo que no responde a antibióticos. Cabe mencionar que al ser una patología nueva todavía hay mucho que conocer sobre ella, pero por el momento, alrededor del 80% de los casos reportados, se han asociado al uso de productos de CBD o marihuana en los vapeadores. El 20% restante no se ha asociado a otros factores que no sean vapear.

¿Y vapear sin nicotina? ¿También es perjudicial?

Es cierto que el vapeo sin nicotina evita tanto la habitual adicción a la nicotina, como sus efectos secundarios, pero eso no quiere decir que no tenga efectos secundarios en absoluto.

Los e-líquidos tienen toxicidad que puede deberse a las sustancias químicas que se les añaden, como las que tienen la función de aromatizar el líquido. También ocurre que, cuando se calientan ciertos componentes de los e-líquidos, se crean compuestos que liberan formaldehído, que es cancerígeno, lo que significa que tiene el potencial de causar cáncer.

Algunos fabricantes añaden acetato de vitamina E a los líquidos de los cigarrillos electrónicos con el fin de espesarlos o diluirlos, lo que hace que la sustancia se vuelva pegajosa y pueda crear lesiones pulmonares.

Vapear como método para dejar de fumar

La gente puede pensar que vapear es una buena opción para dejar de fumar. Sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) no lo ha aprobado con ese fin.  La Asociación Americana del Corazón cree que el uso de los cigarrillos electrónicos para dejar de fumar puede dar lugar a un doble uso, en el que acabes fumando y vapeando. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que la gente utilice métodos aprobados por la FDA para dejar de fumar.

Sin embargo, algunos estudios demuestran que el vapeo puede ser un método eficaz para dejar de fumar si se compara con otros métodos que utilizan la sustitución de la nicotina.

Conclusiones

El consumo de cigarrillos es responsable de más de 8 millones de muerte en todo el mundo cada año, y de estas muertes, al menos un millón de ellas eran de fumadores pasivos (personas que no fuman pero están expuestos al humo ajeno).

Por lo tanto, los riesgos de fumar cigarrillos son actualmente más importantes que los riesgos de vaping. Por supuesto que vapear es más saludable que fumar, ya que casi cualquier cosa es más saludable que fumar, pero eso no quiere decir que vapear no sea perjudicial para la salud. Aunque muchos fabricantes afirman que sus productos de vapeo son completamente seguros, cada vez hay más pruebas que sugieren que el vapeo también conlleva riesgos para la salud.

Se necesitan más estudios científicos para conocer los riesgos a largo plazo del vapeo. Por ahora, las investigaciones iniciales muestran que el vapeo, con o sin nicotina, es perjudicial para el cuerpo humano.

Referencias:

Brote de lesiones pulmonares asociado al uso de productos de cigarrillos electrónicos o vapeo. (2020). CDC: Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. https://www.cdc.gov/tobacco/basic_information/e-cigarettes/spanish/enfermedad-pulmonar-grave/index.html

GlóbuloAzul (2020). La ciencia del vapeo | ¿Es mejor vapear que fumar? | Toda la verdad [Video]. Youtube. https://www.youtube.com/watch?v=74k-7lx6CeQ

Hajek, P., Phillips-Waller, A., Przulj, D., Pesola, F., Myers Smith, K., Bisal, N. et al. (2019). A Randomized Trial of E-Cigarettes versus Nicotine-Replacement Therapy. The New England journal of medicine, 380(7), 629–637. https://doi.org/10.1056/NEJMoa1808779

Health Effects of Cigarette Smoking (2021). CDC: Centers for Disease Control and Prevention. https://www.cdc.gov/tobacco/data_statistics/fact_sheets/health_effects/effects_cig_smoking/index.htm

Is Vaping Better Than Smoking? (2018). American Heart Association. https://www.heart.org/en/healthy-living/healthy-lifestyle/quit-smoking-tobacco/is-vaping-safer-than-smoking

Tabaco (2021). Organización Mundial de la Salud. https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/tobacco#:~:text=Cada%20a%C3%B1o%2C%20m%C3%A1s%20de%208,no%20fumadores%20al%20humo%20ajeno.

Andrea Sirvent

Andrea Sirvent (GlóbuloAzul)

Graduada en enfermería por la Universidad de Valencia, así como instructora de Soporte Vital Básico y Desfibrilador Externo Automático (DEA), certificado por la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC). Trabajó durante un tiempo para el servicio público de sanidad en Inglaterra (NHS), y como instructora en la Federación de Salvamento y Socorrismo de la Comunidad Valenciana (FSSCV). Actualmente ejerce como enfermera en la unidad de críticos (Unidad de Cuidados Intensivos y Unidad de Reanimación) del hospital Marina Baixa de Villajoyosa, en Alicante, y se encuentra cursando un Experto en Cuidados Críticos Enfermeros.

Continúa leyendo