¿Es la soja buena para la menopausia?

La soja es rica en isoflavonas, un tipo de fitoestrógeno. Los fitoestrógenos son sustancias químicas que se encuentran en las plantas y funcionan como los estrógenos.

 

Los cambios de humor, la sudoración, los sofocos, la depresión, la inquietud, la sequedad de la piel y de los ojos y muchos otros cambios en el cuerpo de la mujer son algunos de los síntomas comunes de la menopausia. Siendo más específicos, la menopausia es un periodo de transición en la vida de la mujer que conlleva un descenso de los niveles de hormonas sexuales que regulan muchos procesos de su cuerpo. Es decir, no se trata solo de “dejar de tener la regla” y, desde luego, no se trata de ninguna enfermedad. Para aliviar sus síntomas, algunas mujeres cambian su dieta, sus hábitos y utilizan suplementos. Por otro lado, hay quiénes recurren a la terapia hormonal. Sobre los beneficios y riesgos de estas terapias, las mujeres deben estar informadas.

 ¿Qué cambios se producen en la menopausia?

La menopausia es el periodo en el que finaliza la fase reproductiva en la mujer debido a la muerte de las funciones ováricas, que se manifiesta por una interrupción permanente del ciclo menstrual (mantenida durante 1 año). Es individual la forma en que cada mujer atravesará este periodo, porque algunos síntomas no tienen por qué aparecer. Depende mucho de sus hábitos de vida, de si ha dado a luz, de cuánto esté expuesta al estrés, de si es fumadora o no, así como de si padece alguna enfermedad crónica, entre otras muchas variables.

Algo a tener en cuenta es que, durante la menopausia, pueden producirse problemas cardiovasculares, cambios en el metabolismo, cambios en la mucosa urogenital, pérdida de la libido, aumento del riesgo de osteoporosis e incluso trastornos mentales. Los sofocos son los cambios más comunes que una mujer nota durante la menopausia y que menciona con más frecuencia al describir los cambios que siente.

¿Cómo se pueden aliviar los síntomas de la menopausia?

Como todos los cambios se producen por la caída de los niveles de estrógenos, es necesario compensar esta deficiencia. Algunas mujeres recurren a la terapia hormonal tomando estrógenos. Sin embargo, este método no siempre es seguro, por lo que no se recomienda a todas las mujeres. Este tipo de terapia puede conllevar ciertos riesgos. En este aspecto, se ha llegado a vincular un aumento en los casos de cáncer de mama, coágulos de sangre o cáncer de útero. Es necesario consultar a un médico e iniciar la terapia hormonal sustitutiva sólo bajo supervisión médica.

Por otra parte, algunas mujeres quieren aliviar sus síntomas utilizando algunos preparados o alimentos naturales. La soja contiene sustancias que muestran efectos similares a los de los estrógenos. La genisteína y la daidzeína son isoflavonas que contiene la soja. Su efecto se refleja en la unión a los receptores de estrógeno. De este modo, simulan su acción y evitan la aparición de alteraciones como sofocos, cambios de humor, dolores de cabeza, etc.

Los beneficios de los fitoestrógenos de la soja sobre los síntomas de la menopausia también se han demostrado en varios estudios. De hecho, un metaanálisis de 19 estudios demostró que los suplementos de soja reducían los sofocos en un 26% aproximadamente, en comparación con el placebo. Lo que puede ser una desventaja es que las isoflavonas de soja necesitan varias semanas para conseguir el efecto adecuado, incluso algunos meses.

También hay que tener en cuenta que las mujeres asiáticas sufren mucho menos los síntomas de la menopausia. Esto se debe a que la soja es muy habitual en su dieta.

Soja y leche de soja
Soja

Beneficios y riesgos del uso de la soja

Desde la menopausia, debido a la deficiencia de estrógenos, se produce un aumento del colesterol LDL (“el malo”), así como una disminución de la elasticidad de los vasos sanguíneos. Además, en la menopausia, el descenso de estrógenos provoca una disminución de la densidad ósea. Son frecuentes los problemas cardiovasculares y las fracturas de cadera. Simular los efectos del estrógeno puede reducir los riesgos cardiovasculares, según los estudios. La investigación sobre el efecto en la densidad ósea no se ha completado, pero algunos estudios han mostrado un porcentaje pequeño pero significativo del efecto positivo de las isoflavonas de soja.

Dado que el estrógeno puede afectar al crecimiento de las células del cáncer de mama, se sospecha que la soja supone un riesgo. Esto se debe a que esta planta contiene sustancias que simulan la acción del estrógeno. Por ello, se han realizado numerosos estudios para determinar el riesgo potencial.

El Instituto del Cáncer Dana-Faber afirma que los estrógenos y los fitoestrógenos tienen estructuras diferentes. Por ello, los fitoestrógenos nunca se convierten en estrógenos para provocar el crecimiento celular.

Por un lado, tenemos investigaciones que incluyen estudios de los últimos 25 años, en los que se demuestra que la soja no aumenta el riesgo de cáncer de mama.

Sin embargo, hay otras investigaciones que no están totalmente de acuerdo con estas afirmaciones. Se afirma que los estudios se hicieron in vitro, lo que no significa que esos resultados se obtengan en humanos. Además, se cree que las distintas fuentes de soja tienen efectos diferentes sobre el cáncer de mama. Así que los resultados no pueden compararse. Las fuentes primarias son el edamame, el tofu o el tempeh, mientras que las fuentes secundarias son la carne con proteína de soja. Los suplementos de soja son también una fuente importante de isoflavonas de soja.

Las fuentes primarias no conllevan el riesgo de crecimiento de células de cáncer de mama. Incluso hay indicios de una reducción del riesgo de cáncer. Así lo demuestran también las investigaciones sobre la relación entre el riesgo de cáncer de mama en las mujeres asiáticas y las mujeres de Estados Unidos. Las mujeres asiáticas tienen menos probabilidades de desarrollar cáncer de mama, pero el mayor efecto es el inicio temprano del consumo de soja. No basta con consumir soja sólo en la edad adulta.

Las fuentes secundarias pueden contener cantidades muy elevadas de fitoestrógenos, lo que puede aumentar el riesgo. Como el mercado de los suplementos no está estrictamente regulado por la FDA, hay que tener cuidado con el consumo de suplementos de soja. No hay suficientes estudios que indiquen la eficacia de los suplementos de soja. Las personas con cáncer sensible a las hormonas deben evitar estos suplementos porque la concentración de isoflavonas no está controlada y puede ser muy elevada.

Aún no se han completado los estudios sobre el efecto de la soja en los síntomas de la menopausia. Parece que a algunas mujeres les afecta y a otras no. Si se busca una solución natural, la soja puede ser una buena opción. Si hay antecedentes de cáncer de mama en la familia, es necesario consultar a un médico. Hay que recopilar toda la información necesaria antes de utilizarla. Fuentes primarias de isoflavonas, la ingesta a través de los alimentos es segura, como han demostrado numerosos estudios.

 

Referencias:

Li, L., Lv, Y., Xu, L., & Zheng, Q. (2015). Quantitative efficacy of soy isoflavones on menopausal hot flashes. British Journal of Clinical Pharmacology, 79(4), 593–604. https://doi.org/10.1111/bcp.12533

‌Menopause treatment (2019). Office on Women’s Health. https://www.womenshealth.gov/menopause/menopause-treatment

Taku, K., Melby, M. K., Kronenberg, F., Kurzer, M. S., & Messina, M. (2012). Extracted or synthesized soybean isoflavones reduce menopausal hot flash frequency and severity. Menopause, 19(7), 776–790. https://doi.org/10.1097/gme.0b013e3182410159

Amyad Raduan

Amyad Raduan (GlóbuloAzul)

Licenciado en Medicina por la Universidad Miguel Hernández de Elche, con Máster propio en Integración y Resolución de Problemas Clínicos en Medicina por la Universidad Alcalá de Henares, Máster en Medicina Clínica por la Universidad Camilo José Cela y actualmente realizando un Máster Oficial en Investigación Clínica por la Universidad Miguel Hernández de Elche. También es Diplomado en Transporte Sanitario Medicalizado. En la actualidad, ejerce como Médico Residente en la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria, en el Hospital Vega Baja de Orihuela (Alicante). Asímismo, es dueño y fundador de la empresa de divulgación científica especializada en medios audiovisuales, GLÓBULO SALUD SL, a través de la cual coordina a un equipo de médicos, ilustradores y animadores. (Canal de YouTube)

Continúa leyendo