El rendimiento de los niños en matemáticas también depende de los padres

Te contamos los resultados de las últimas investigaciones.

Sabemos que las actitudes pueden aprenderse, y podemos condicionar así las capacidades de los más pequeños incluso sin darnos cuenta. Lo positivo es que también podemos transmitir otro tipo de valores como la capacidad de esfuerzo y la tolerancia a la frustración, y sobre todo hábitos que fortalezcan nuestras capacidades mentales. Se ha descrito que practicar con tareas que mejoran la atención o la memoria de trabajo pueden preparar a los niños para rendir mejor en lo escolar… quizá sería bueno transmitir la idea de que si entrenas, puedes mejorar tu cerebro y tus notas. 
Marisa Fernández es Neuropsicóloga Senior en Unobrain

Etiquetas: niñospsicología

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS