El pan integral no es más sano que el blanco

Un experimento indica que la reputación del pan elaborado con harinas sin refinar es un falso mito y que cada persona lo asimila de un modo diferente.

Pero también hicieron un importante descubrimiento: que la mitad de los participantes del estudio respondían mejor, desde el punto de vista de los niveles de glucosa, al pan blanco y la otra mitad al de trigo entero. Es decir, que cada persona reacciona de un modo diferente y que los valores nutricionales no se aplican por igual, como se hace habitualmente.

Con los datos obtenidos, los expertos han creado un algoritmo capaz de predecir cómo afecta individualmente el tipo de pan que incorporemos a la dieta, lo que abre la puerta a una especie de menús científicamente personalizados.

Etiquetas: alimentacióndietanoticias de ciencia

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS