El mayor estudio genético sobre la metástasis abre nuevas puertas

Por primera vez se analiza el genoma completo de los tumores metastásicos.

Aunque más del 50% de los cánceres que se diagnostican cada año son curables, aquellos que presentan  metástasis –es decir, cuando las células tumorales se diseminan desde el tumor principal a otros órganos– continúan siendo los que peor pronóstico y mayor resistencia al tratamiento presentan.

Ahora, la revista Nature ha publicado el mayor estudio genético realizado hasta la fecha de dichas invasiones.

Los resultados muestran que, desde el punto de vista genético, la metástasis es menos diversa que los tumores primarios. Además, este trabajo también pone de manifiesto la dificultad de encontrar la clave de su desarrollo: en cada paciente se identifican miles de mutaciones, pero solo unas pocas decenas producen cáncer.

La buena noticia es que la mayoría de mutaciones que convierten una célula sana en  tumor son casi las mismas en los tumores primarios que en sus metástasis, si bien los investigadores no han encontrado todavía los factores extra para que aparezca la diseminación.

Los resultados también indican que la secuenciación completa puede mostrar formas de reutilizar fármacos ya administrados para otros usos. Concretamente, en el 62% de los pacientes analizados se hallaron marcadores genéticos que indican que sus tumores pueden combatirse con tratamientos específicos.

Dentro de este grupo, un 18 % presentaba alteraciones genéticas tratables con un fármaco aprobado para su tipo de cáncer, y el 13% era susceptible de responder a medicaciones no registradas de forma oficial para esos casos, pero a las que se accede de forma excepcional. Por último, el perfil genético de la metástasis del 31 % de los individuos señalaba que podría ser vulnerable a compuestos terapéuticos en fase de pruebas.

Artículo escrito por Sandra Pulido

Gaceta Médica

Gaceta Médica

Continúa leyendo