El exceso de alcohol en la adolescencia frena el desarrollo cerebral

Una investigación con macacos rhesus jóvenes revela muestra que el consumo excesivo puede inhibir el crecimiento del cerebro.


Beber en exceso
 durante los años de la  adolescencia y juventud, en el umbral de la edad adulta, no solo entraña los riesgos de todos conocidos, sino que además puede reducir de forma relevante el nivel de crecimiento del cerebro.

Así lo ha revelado una investigación llevada a cabo con primates no humanos cuyos resultados se han publicado en la revista eNeuro. Concretamente se ha puesto de manifiesto que el  consumo excesivo de alcohol reduce la tasa de crecimiento cerebral en 0,25 mililitros por año por cada gramo de alcohol consumido por kilogramo de peso corporal. En términos humanos, esa cantidad es equivalente a tomar cuatro cervezas por día.

La investigación, dirigida por Christopher Kroenke y Tatiana Shnitko, del Centro Nacional de Investigación de Primates de Oregón, en Estados Unidos, fue llevada a cabo con ejemplares jóvenes de macacos rhesus. Según escriben en el estudio sus autores, ”la intoxicación crónica de alcohol frenó el índice de crecimiento del cerebro, la materia blanca cerebral y el tálamo subcortical”.

Para comprobarlo, midieron el crecimiento del órgano analizando imágenes de resonancia magnética de 71 macacos rhesus que habían consumido etanol o bebidas alcohólicas. Los científicos midieron con precisión la dosis ingerida, la dieta que seguían, los horarios diarios y la atención médica, para descartar otros factores que podrían llevar a confundir los resultados en estudios con seres humanos. Los hallazgos de la investigación contribuyen a respaldar trabajos anteriores sobre los efectos del consumo de alcohol en el desarrollo del cerebro en las personas.


"Los estudios con seres humanos se basan en informes personales de bebedores menores de edad", afirma uno de los autores de esta investigación Christopher Kroenke, profesor asociado de la División de Neurociencia en el centro de primates. "Nuestras mediciones vinculan el consumo de alcohol con el deterioro del crecimiento cerebral", agrega.

El nuevo estudio estipuló que el crecimiento cerebral normal es de un mililitro por 1,87 años en macacos rhesus en la adolescencia tardía y los primeros años de la edad adulta. Y además reveló una disminución en el volumen de distintas áreas del cerebro debido al consumo voluntario de etanol.

La autora principal de la investigación, Tatiana Shnitko, profesora asistente de investigación en la División de Neurociencias en el centro de primates, explica que las investigaciones anteriores han demostrado que el cerebro tiene capacidad para recuperarse, al menos en parte, después del cese de la ingesta de alcohol, pero no está claro si habrá efectos a largo plazo en las funciones mentales cuando el cerebro adolescente y adulto finalice su fase de crecimiento.

La siguiente etapa de la investigación explorará esa cuestión. "Este es el rango de edad en el que el cerebro está siendo refinado y sofisticado para adaptarse a las responsabilidades de los adultos –señala Shnitko–. Lo que hay que preguntarse es si la exposición al alcohol durante este rango de edad altera la capacidad de aprendizaje de la vida de las personas".

 

 

Luis Otero

Luis Otero

Periodista y Diplomado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, he trabajado en otras revistas del grupo GyJ –Mía, Estar Viva, Dunia, Geo–, en el programa de televisión La Vía Navarro (en Vía Digital) y en Muy Interesante desde 2001. Me puedes escribir a lotero@zinetmedia.es

Continúa leyendo