El castillo de Drácula se convierte en centro de vacunación COVID

En un curioso giro a la historia, el castillo de Bran ofrece una ruta gratuita por la sala de torturas del fortín tras ponerse la vacuna contra el coronavirus.

El castillo medieval de Bran de Transilvania (Rumanía), conocido como la inspiración para el hogar de los vampiros en la novela Drácula del escritor irlandés Bram Stoker y que se hizo popular por decir que era la antigua residencia de Vlad Țepeș, el Empalador, está ofreciendo vacunas contra la COVID-19 a sus visitantes, convirtiéndose en un centro de vacunación de lo más llamativo.

La descripción del castillo dentro de la novela icónica de Bram Stoker, guarda un excepcional parecido con el de Bran pues, entre otra cosas, ambas fortalezas medievales están colocadas sobre precipicios en Transilvania. Sin embargo, no se sabe que Stoker hubiese viajado allí durante su vida, aunque podría haber leído descripciones o visto ilustraciones del castillo, lo que explicaría su similitud.

Como la mayoría de las atracciones turísticas del mundo, el castillo del siglo XIV situado en las montañas de los Cárpatos de Rumanía ha experimentado una caída en el número de turistas este año, por lo que se ha reconvertido en centro de vacunación COVID-19 con un interesante aliciente: los médicos y enfermeras que vacunan a los pacientes visten calcomanías de colmillos ensangrentados en sus batas como si de Halloween se tratara y ofrecen inyecciones gratuitas de la vacuna Pfizer los viernes, sábados y domingos de este mes de mayo sin necesidad de cita. Por si esto fuera poco, los vacunados obtienen un pase directo gratuito a la exhibición del castillo relativa a las múltiples herramientas de tortura medieval que alberga en sus húmedas salas (hasta 52 utensilios de tortura), como recordatorio de que recibir un pinchazo con una aguja no es tan malo cuando lo comparsa con que te desgarren la carne y los huesos... comentan de forma divertida.

 

 

Como es de esperar, el personal del popular castillo espera que este ofrecimiento atraiga a más personas al denominado “castillo de Drácula”, donde el número de turistas se ha desplomado desde el comienzo de la pandemia. La curiosa idea es convertir la vacunación contra la COVID-19 en un día divertido para toda la familia.

"La idea era mostrar cómo la gente fue atacada hace 500-600 años en Europa", dijo el director de marketing del castillo, Alexandru Priscu, en relación a la exposición de los 52 instrumentos de tortura de la Edad Media.

 


Una forma novedosa de animar a la vacunación

El gobierno rumano está determinado a vacunar a 10 millones de sus habitantes para septiembre, pero una encuesta publicada en abril por el grupo de expertos Globsec, con sede en Bratislava, mostró que los rumanos se sienten poco inclinados a vacunarse de entre los miembros orientales de la UE. A pesar de las campañas para que los ciudadanos reciban las inyecciones contra el coronavirus, el porcentaje de personas dispuestas a vacunarse apenas ha aumentado un punto porcentual entre octubre de 2020 y marzo de 2021, según este informe. Esperemos que este atractivo servicio les haga cambiar de opinión.

Así, durante todo el mes de mayo, el castillo de Bran albergará un centro de vacunas y cualquiera puede presentarse sin cita previa. Ni siquiera hace falta ser ciudadano de Rumanía.

También te puede interesar:
Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme en ladymoon@gmail.com

Vídeo de la semana

Continúa leyendo