Día Mundial de la Diabetes

Te hablamos de las causas, síntomas y tratamiento de la diabetes, cuya efeméride se celebra el 14 de noviembre.

La diabetes es una enfermedad que afecta la capacidad del organismo para procesar la glucosa en la sangre. Sin un tratamiento continuo y cuidadoso, puede llevar a una acumulación de azúcares en la sangre, lo que puede aumentar el riesgo de complicaciones peligrosas, como los accidentes cerebrovasculares y las enfermedades cardíacas.

Se pueden presentar diferentes tipos de diabetes, y controlar la afección depende del tipo de diabetes. No todas las formas de diabetes provienen de una persona con sobrepeso o que lleva un estilo de vida inactivo. De hecho,
algunas están presentes desde la infancia.

 


Tipos de diabetes



Se pueden desarrollar tres tipos principales de diabetes: tipo 1, tipo 2 y diabetes gestacional.

Diabetes tipo I: también conocida como diabetes juvenil, ocurre cuando el cuerpo no produce insulina. Las personas con diabetes tipo I son dependientes de la insulina, lo que significa que deben tomar insulina artificial diariamente para mantenerse con vida.

Diabetes tipo 2: la diabetes tipo 2 afecta la forma en que el cuerpo usa la insulina. Mientras que el cuerpo aún produce insulina, a diferencia del tipo I, las células en el cuerpo no responden a ella tan eficazmente como lo hacían antes. Este es el tipo más común de diabetes, según el Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales, y tiene fuertes vínculos con la obesidad.

Diabetes gestacional: este tipo ocurre en mujeres durante el embarazo cuando el cuerpo puede volverse menos sensible a la insulina. La diabetes gestacional no ocurre en todas las mujeres y generalmente se resuelve después del parto.

Los tipos menos comunes de diabetes incluyen la diabetes monogénica y la diabetes relacionada con la fibrosis quística.

 

Prediabetes



Los médicos se refieren a algunas personas que tienen prediabetes cuando el azúcar en la sangre suele estar en el rango
de 100 a 125 miligramos por decilitro (mg / dL).

Los niveles normales de azúcar en la sangre se sitúan entre 70 y 99 mg / dL, mientras que
una persona con diabetes tendrá un azúcar en la sangre en ayunas superior a 126 mg / dL.

El nivel de prediabetes significa que la glucosa en la sangre es más alta de lo normal pero no tan alta como para representar diabetes.

Sin embargo, las personas con prediabetes corren el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, aunque no suelen experimentar los síntomas de la diabetes al completo.

 

Factores de riesgo



Los factores de riesgo para la prediabetes y la diabetes tipo 2
son similares e incluyen: tener sobrepeso, un historial familiar de diabetes, tener un nivel de colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL) inferior a 40 mg / dL o 50 mg / dL, un historial de presión arterial alta, tener diabetes gestacional o dar a luz a un niño con un peso al nacer de más de 4 kilos, un historial de síndrome de ovario poliquístico, ser de ascendencia afroamericana, nativa americana, latinoamericana o isleña del Pacífico asiático, tener más de 45 años de edad o tener un estilo de vida sedentario.

Perder peso y llevar una dieta más saludable puede ayudar a prevenir la enfermedad.

 

Cómo se desarrollan los problemas de insulina



Los médicos no conocen las causas exactas de la diabetes tipo I. La diabetes tipo 2, también conocida como resistencia a la insulina, tiene causas más claras.

La insulina permite que la glucosa de los alimentos de una persona acceda a las células de su cuerpo para suministrar energía.
La resistencia a la insulina conduce a que el organismo se vuelve menos efectivo al introducir glucosa a las células y los niveles de azúcar en la sangre continúan aumentando.

En el caso de la diabetes tipo 2, la resistencia a la insulina se produce gradualmente. Esta es la razón por la que los médicos a menudo recomiendan hacer cambios en el estilo de vida en un intento por ralentizar o revertir este ciclo.

 

Consejos de ejercicio y dieta



- Consumir una dieta rica en alimentos frescos y nutritivos, incluidos granos enteros, frutas, verduras, proteínas magras, productos lácteos bajos en grasa y fuentes de grasa saludables, como las nueces.
- Evitar los alimentos con alto contenido de azúcar que proporcionan calorías vacías o calorías que no tienen otros beneficios nutricionales, como las bebidas azucaradas, los alimentos fritos y los postres con alto contenido de azúcar.
- Abstenerse de beber cantidades excesivas de alcohol o mantener la ingesta a menos de una bebida al día para las mujeres o dos bebidas al día para los hombres.
- Realizar por lo menos 30 minutos de ejercicio al día durante al menos 5 días de la semana, como caminar, hacer ejercicios aeróbicos, montar en bicicleta o nadar.
- Reconocer signos de niveles bajos de azúcar en la sangre durante el ejercicio, incluidos mareos, confusión, debilidad y sudoración profusa.

Si bien la diabetes en sí misma es manejable, sus complicaciones pueden tener un gran impacto en la vida diaria, y
algunas pueden ser fatales si no se tratan de inmediato.

 

Las complicaciones de la diabetes incluyen:

- enfermedades dentales y de las encías
- problemas oculares y pérdida de visión
- problemas en los pies, como adormecimiento, que causan úlceras y lesiones y cortes no tratados
- enfermedad del corazón
- daño a los nervios, como la neuropatía diabética.
- enfermedad del riñón

 

Panorama


La diabetes es una condición grave y crónica. Según la Fundación Española para la Diabetes, se calcula que afecta entre un 5 y 10% de la población mundial. Solo en España, más de 2 millones de personas ni siquiera sabe que padece diabetes. Según los expertos, de aquí a 2040 una de cada 10 personas del planeta padecerá esta enfermedad.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo