Detectan el primer caso de hepatitis E de rata en humanos

Un hombre de 56 años ha sido el primer afectado a partir de un trasplante de hígado tras una infección crónica de hepatitis B.

La hepatitis E es una enfermedad vírica que, en el caso de la cepa humana, afecta al hígado y provoca síntomas como ictericia (coloración amarillenta de la piel y la mucosa por un incremento de la bilirrubina en sangre), cansancio, fiebre, vómitos o dolor abdominal. Suele contagiarse a través de la ingesta de agua contaminada y cada año afecta a unas 20 millones de personas en todo el mundo según la Organización Mundial de la Salud. Recientemente se ha descubierto el primer caso conocido de un hombre afectado por la hepatitis E de las ratas, una cepa distinta que se creía que no podía afectar a humanos.

Un hombre de Hong Kong ha sido el primer caso humano conocido de infección por hepatitis E de las ratas a nivel mundial. El sujeto de 56 años acababa de recibir un trasplante de hígado derivado de una infección crónica de hepatitis B, pero el funcionamiento anómalo no cesó y por eso se le ingresó y se estudió su caso. Expertos de la Universidad de Hong Kong encontraron signos de una respuesta inmune a la hepatitis E, pero las pruebas de la cepa humana del virus resultaron negativas. Se encontró que la secuencia genética del virus era “altamente divergente” de la cepa humana y muy similar a la hepatitis E de las ratas según informa la Universidad de Hong Kong.

El paciente recibió un tratamiento antiviral y mejora favorablemente, pero ahora se estudia cómo pudo haberse infectado. La teoría más probable es que lo hiciera a través de comida infectada por deposiciones de rata, ya que el paciente vivía en una zona con signos de plaga de ratas en los alrededores de su casa. La presencia de estos roedores en la ciudad china se ha extendido en los últimos meses debido al clima cálido y húmedo de la zona.

Aunque cerca del 60% de las enfermedades infecciosas emergentes se originan en animales, experimentos previos apuntaban a que la hepatitis E de las ratas no se podía transmitir a simios ni el virus de la hepatitis A en humanos transmitirse a las ratas. La cercanía entre primates y seres humanos cuando se trata de la susceptibilidad a las enfermedades hizo que se infravalorara el riesgo de contagio de la hepatitis E de las ratas. Los últimos descubrimientos han hecho que las autoridades y los investigadores alerten a la población del “peligro para la salud pública” que supone. Las primeras medidas sugeridas por los investigadores se centran en limitar la población de ratas y asegurarse que no haya restos de comida en la basura de los que puedan alimentarse.