Descubren una mutación que causa lupus

El descubrimiento de una mutación en una adolescente puede haber revelado una de las causas de desarrollar lupus.

 

El lupus eritematoso sistémico (LES), comúnmente referido como lupus, es una enfermedad autoinmune donde el sistema inmunitario ataca el propio organismo. Se trata de una enfermedad difícil de diagnosticar y tratar, para la cual no existe una cura.

¿Cuáles son los síntomas del lupus?

El lupus es una enfermedad muy compleja donde encontramos síntomas variados que también pueden aparecer en otras enfermedades. Cuando el organismo ataca sus propias células y tejidos, provoca una inflamación que se puede confundir con otras enfermedades autoinmunes. El síntoma más característico, aunque no está presente en todos los casos, es una erupción de la piel en las mejillas con forma de mariposa.

Cuando se llega al diagnóstico, los síntomas o brotes que aparecen en cada paciente también pueden ser causados por distintos motivos. En algunos casos, puede aparecer provocado por una infección, la luz del sol o al tomar ciertos medicamentos.

Ambos factores convierten al lupus en una enfermedad que afecta en gran medida a la calidad de vida de quienes la sufren, especialmente hasta que se diagnostica. Una vez hecho, los pacientes se enfrentan a un nuevo problema: no existe una cura contra lupus.

La única opción que tienen los pacientes es controlar los síntomas y evitar posibles complicaciones o enfermedades que suelen aparecer de forma adicional. Los tratamientos disponibles para esta enfermedad son inmunodepresores, esteroides, anticoagulantes y otras opciones que reducen o previenen la inflamación.

Una enfermedad de origen desconocido

Uno de los motivos por los que no se ha conseguido desarrollar una cura es porque la causa de esta enfermedad tiene muchas incógnitas, donde lo único que se sabe con seguridad es que está causada por un mal funcionamiento del sistema inmunitario.

Se han identificado muchas mutaciones genéticas que están asociadas al lupus, y también se sabe que algunos factores de riesgo son el sexo (más frecuente en mujeres) y algunos aspectos genéticos, ya que en ocasiones se encuentra una predisposición hereditaria.

Numerosos estudios utilizando muestras genéticas de pacientes y modelos animales han identificado múltiples mutaciones genéticas asociadas al funcionamiento de glóbulos blancos. Entre todas esas mutaciones, una de ellas parecía ser importante en modelos de ratones: TLR7.

La función de este gen en ratones es detectar ARN viral y también está asociado con el correcto funcionamiento de las células B, que se encargan de fabricar anticuerpos. Algunos síntomas de lupus están relacionados con anticuerpos que atacan el propio organismo, por lo que mutaciones en este gen también encajarían en humanos.

Sin embargo, los intentos en detectar esta mutación en pacientes habían sido en vano. Todo parecía indicar que esta mutación no era el origen de lupus en humanos, aunque sí lo pareciera en ratones.

Encuentran una mutación en el gen TLR7 en una adolescente

Un nuevo estudio publicado el pasado mes de abril en la prestigiosa revista Nature ha descrito una paciente que sufre lupus y que presenta una mutación en el gen TLR7, confirmando los estudios anteriores en modelos animales.

Los análisis de esta mutación han permitido que un grupo de investigadores pudieran replicar la mutación de forma exacta en un modelo de ratón. Este modelo ha revelado que no sólo la mutación es esencial, sino que las moléculas que se unen a este receptor, TLR7, son importantes para provocar los síntomas.

En este estudio han demostrado que esta mutación en TLR7 provoca que las células B que generan anticuerpos, se conviertan en “autorreactivas”. La consecuencia es que los anticuerpos producidos acaben detectando elementos propios, células o tejidos, y mande señales para que el sistema inmunitario lo ataque.

Así, los anticuerpos autorreactivos podrían causar una gran variedad de síntomas, dependiendo de qué molécula de nuestro cuerpo utilice como diana. Esta característica podría explicar por qué los síntomas en pacientes son tan diferentes.

Por último, los investigadores analizaron las células de la sangre de la adolescente en la que descubrieron esta mutación. Al hacerlo, encontraron algunas características que habían observado en las células B de los ratones, confirmando la causa de la enfermedad.

Ilustración del lupus.
Fuente: iStock

Un primer paso en el camino correcto

Los modelos de ratón demostraron que esta mutación era suficiente para causar lupus en los animales, aunque no se puede descartar que en humanos no existan otras mutaciones adicionales que afecten al desarrollo de la enfermedad.

Incluso es posible que personas que presentan una mutación diferente en este gen que por sí sola no cause la enfermedad, se vea modulada por una infección causada por virus de ARN, como el caso del SARS-CoV-2. En esta circunstancia, una predisposición genética relacionada con el gen TLR7 podría desencadenar lupus.

A pesar de que este descubrimiento presenta un claro avance en la comprensión del origen de esta enfermedad y propone nuevas dianas terapéuticas, así como un test diagnóstico, todavía quedan muchas preguntas por responder.

Referencias:

Brown et al. 2022. TLR7 gain-of-function genetic variation causes human lupus. Nature. doi: 10.1038/s41586-022-04642-z

 

Sherezade MR

Sherezade MR

Soy una doctora en Alergología que en sus ratos libre cuenta la ciencia en redes. Me licencié en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y realicé el doctorado en la Universidad de Medicina de Viena. Ahora trabajo como postdoc en el Instituto de Alergología Fraunhofer asociado al Hospital Charité de Berlín. Mi nueva faceta es divulgadora amateur que hace vídeos cortos en Twitter y streams largos en Twitch. A veces también escribo o consigo logros para la Alianza en World of Warcraft. Página web

Continúa leyendo