Descubren por qué unas cacas flotan y otras no

Que las heces floten o que se hundan cual ancla en el agua del váter no tendría que ver con su contenido graso sino con las bacterias que colonizan el intestino.

¿Alguna vez te has preguntado por qué algunas cacas se quedan flotando en el agua del váter y otras se hunden como si fueran pesadas anclas? Un equipo de científicos ha encontrado accidentalmente la respuesta a esta pregunta. Y no, no tiene nada que ver con la grasa.

Hasta ahora no se ha sabido con exactitud por qué algunas heces flotan y otras se hunden. Las teorías han sugerido que un mayor contenido de grasa hacía que flotaran más. Sin embargo, un estudio de 1972, que se publicó en The New England Journal of Medicine, concluyó que esa no era la razón.

Mujer sentada en el váter
iStock

En dicho estudio se examinaron las heces de 33 personas sanas, nueve con cacas flotantes, 24 con heces que se hundían y seis pacientes con heces grasas. Lo que descubrieron los investigadores fue que todas las cacas flotantes se hundían cuando el gas dentro de sus heces era "comprimido por presión positiva", es decir, que aplastaba la caca.

"Tras la desgasificación, las heces que antes flotaban y las que se hundían tenían gravedades específicas similares, lo que indica que la propensión a flotar o hundirse de dichas heces depende de las diferencias en el contenido de gas y no de grasa", escribió el equipo, añadiendo que las cacas grasas eran menos densas que las otras, aunque esto se debía a un aumento del contenido de agua y no de grasa.

"Por lo tanto, las heces flotan debido a un mayor contenido de gas o de agua (o ambos); las heces flotantes no deben considerarse un signo de esteatorrea (mayor contenido de grasa en las cacas)", escribieron en su momento. Aunque los resultados puedan tener cierto interés, no explican realmente la causa de la diferencia en el contenido de gas y agua.

Hace poco un grupo de científicos que estaba estudiando ratones a los que se les había hecho estar libres de gérmenes notó algo inusual en sus defecaciones. Mientras que alrededor del 10% de los humanos sanos producen cacas flotantes de forma constante, este porcentaje es mucho mayor en los ratones, alrededor del 50 %. El equipo, que ha publicado su trabajo en Scientific Reports, observó que las cacas de los ratones sin gérmenes tendían a hundirse.

"Nuestro hallazgo fortuito de heces 'hundidas' y 'flotantes' en TFS (solución fosfatada fijadora de Trump) en ratones sin gérmenes y colonizados por el intestino, respectivamente, nos llevó a preguntarnos si los colonizadores intestinales estaban fundamentalmente relacionados con la génesis del fenómeno de la flotación fecal", escribe el equipo en su estudio.

Para investigar el asunto más a fondo, el equipo cogió bacterias intestinales de ratones sanos y las introdujo en el estómago de los ratones sin gérmenes. Lo que sucedió a continuación fue que sus cacas también empezaron a flotar.

"Al introducir microorganismos en el intestino de ratones sin gérmenes, hemos demostrado de forma concluyente que la colonización intestinal de la microbiota es un requisito previo para que las heces floten", apuntan los autores del estudio.

Aunque subrayan que se necesitan más estudios para determinar qué bacterias intestinales causan la flotación (introduciéndolas individualmente en ratones libres de gérmenes) y también es necesario pasar a analizar las cacas humanas, identificaron unas cuantas especies de bacterias que estaban asociadas a las cacas flotantes.

"Identificamos a Bacteroides ovatus como la especie más enriquecida en nuestro análisis, que se ha correlacionado positivamente con la flatulencia y la evacuación de gases anales en pacientes humanos. Además, también identificamos el Bacteroides fragilis, conocido por producir gas hidrógeno en el intestino", dicen los científicos.

 

Referencia: Aalam, S.M.M., Crasta, D.N., Roy, P. et al. Genesis of fecal floatation is causally linked to gut microbial colonization in mice. 2022. Scientific Reports. DOI: https://doi.org/10.1038/s41598-022-22626-x

Mar Aguilar

Mar Aguilar

Me hubiera gustado ser médica pero le tengo terror a la sangre. Con más de 11 años de experiencia en el ámbito periodístico, aprendo cada día un poco más acerca del apasionante mundo que es la ciencia. Puedes escribirme a maguilar@zinetmedia.es

Continúa leyendo