Españoles descubren el primer fármaco protector del riñón

Ha sido el madrileño Hospital Gregorio Marañón: la cilastatina impide que otros fármacos nefrotóxicos produzcan daños renales en los pacientes.

También te puede interesar: Crean riñones artificiales con una impresora 3D

Este hospital público, que pertenece al Servicio Madrileño de Salud y destaca, entre otras cosas, por su capacidad docente e investigadora, ya ha patentado esta molécula, que se va a convertir en el primer nefroprotector desarrollado en el mundo y que tendrá como objetivo ayudar a prevenir el denominado ‘fracaso renal agudo’ en los pacientes –el riñón se ve incapaz de llevar a cabo de manera efectiva su función de filtrar la sangre–. En más del 40% de los casos, ese fracaso se debe a los efectos secundarios que tienen ciertos tratamientos médicos y farmacológicos.

Fracaso renal agudo

Los riñones, órganos fundamentales en el sistema urinario, se encargan de filtrar, en un adulto que goza de un buen estado de salud, unos doscientos litros de sangre cada día para producir hasta dos litros de orina. Mediante este proceso, se encargan de excretar las sustancias de desecho del organismo. Cuando los riñones fallan debido a un 'fracaso renal agudo', perdemos la capacidad de eliminar esos desechos y esto puede derivar en una enfermedad crónica o incluso suponernos la muerte.

"La insuficiencia renal aguda es recurrente y complicada debido a su aparición como efecto secundario no sólo de patologías crónicas, principalmente diabetes, sino también como resultado de tratamientos farmacológicos y médicos que solían ser considerados como seguros", destaca la nota de prensa. "De hecho, más de un 40% del fracaso renal agudo se relaciona con daños producidos por efectos secundarios de tratamientos farmacológicos o médicos", añade. De ahí la importancia de un fármaco protector como la cilastatina.

 

El Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Gregorio Marañón (IiSGM), dentro del cual se ha desarrollado toda el estudio acerca de la cilastatina, se concibe como un núcleo de investigación biomédica multidisciplinar y traslacional en el que se integran la investigación básica, clínica, epidemiológica y en servicios de salud. De esta manera, destaca por su actividad científica, que, solo en 2016, se tradujo en 721 publicaciones. Asimismo, el hospital cuenta con 47 grupos de investigación repartidos en siete áreas. El año pasado contaba con 297 proyectos de investigación activos y 1.017 estudios clínicos.

 

Imagen: Hospital Gregorio Marañón

Etiquetas: cuerpo humanocáncermedicamentosmedicinasalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS