Demasiada sal puede duplicar el riesgo de insuficiencia cardiaca

Un poco de sal es saludable pero si nos pasamos... nuestro sistema cardiovascular lo paga.

También te puede interesar: Una dieta alta en sal reduce la sed y da hambre

"Además de la cardiopatía coronaria y accidente cerebrovascular, la insuficiencia cardíaca es una de las principales enfermedades cardiovasculares en Europa y en todo el mundo, pero se desconoce el papel de la alta ingesta de sal en su desarrollo", explica Jousilahti.

 

¿Cómo contabilizar la sal que tomamos individualmente? Es el problema base para los científicos que desean monitorizar la cantidad de sal ingerida.

Para solventar este problema metodológico, los investigadores utilizaron el denominado método de
"excreción de sodio 24 horas", considerada la técnica más precisa para evaluar la ingesta de sal en un individuo.

 

Examinaron los datos disponibles del estudio de sal de Karelia del Norte y del estudio nacional FINRISK (entre 1979 y 2002). Los científicos eligieron al azar 4.630 hombres y mujeres con edades comprendidas entre los 25 y los 64 años en el momento de la inscripción al experimento. El seguimiento clínico se realizó durante casi 12 años.


Los participantes cumplimentaron un cuestionario sobre sus hábitos de salud; también se midió su altura, su presión arterial e IMC. Se extrajeron varias muestras de sangre y orina de 24 horas.

Durante el estudio,
121 hombres y mujeres tuvieron una insuficiencia cardíaca.

 

Tras ajustar los potenciales factores de confusión, los investigadores descubrieron que "el alto consumo de sal aumenta el riesgo de insuficiencia cardiaca de forma palpable".

 

"Las personas que consumieron más de 13,7 gramos de sal al día tenían un riesgo dos veces mayor de insuficiencia cardíaca en comparación con aquellos que consumían menos de 6,8 gramos. Este aumento relacionado con la sal en el riesgo de insuficiencia cardiaca fue independiente de la presión arterial", comenta Jousilahti.

"La Organización Mundial de la Salud recomienda un máximo de 5 gramos al día y la necesidad fisiológica es de 2 a 3 gramos por día", continúa Jousilahti.

Para que nos hagamos una idea,
una cucharadita de sal contiene aproximadamente 5,8 gramos.

"
Al corazón no le gusta la sal. Sin embargo, son necesarios estudios en cohortes de población más grandes y agrupadas para hacer estimaciones más detalladas del riesgo de insuficiencia cardiaca asociado con el consumo de sal", finaliza Jousilahti.

 

Referencia: Salt intake and the risk of heart failure. Pekka JOUSILAHTI (Helsinki, Finland) European Heart Journal ( 2017 ) 38 ( Supplement ), 240. European Society of Cardiology (ESC) Congress Barcelona.

 

Etiquetas: alimentaciónenfermedades cardiacasnoticias de cienciasalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS