¿De la pandemia puede emerger un mundo mejor?

La pandemia ha causado daños en todo el mundo, pero también podría ser una oportunidad para hacer algunos cambios sociales y ambientales muy necesarios.

Mujer con taza en la mano
iStock

En el espacio de unos pocos meses, el mundo ha experimentado un cambio drástico. Las personas que se desplazaban para trabajar y tenían una vida social vibrante se han visto confinadas en sus hogares. Industrias enteras han detenido la producción y muchos negocios han cerrado sus puertas de manera permanente.

La pandemia de coronavirus ha obligado a los gobiernos, recientemente liberados de los grilletes de la austeridad, a pedir prestado y gastar miles de millones para sostener sus tambaleantes economías. En la Unión Europea, las tasas de desempleo están ahora aumentando considerablemente desde lo que había sido el nivel más bajo de los últimos 12 años.

La caída abrupta y precipitada de la productividad ha hecho que muchos países se enfrenten a la peor crisis económica desde la Gran Depresión de hace unos 90 años.

Sin embargo, también se han producido cambios positivos. Las emisiones mundiales diarias de gases de efecto invernadero disminuyeron alrededor del 17% -y en algunos países un promedio del 26%- en el punto álgido del confinamiento. Otras formas de contaminación también han caído, lo que ha repercutido en cielos más claros y limpios que apenas podían imaginarse antes de la Covid-19.

Las tasas de criminalidad también han disminuido y muchos expertos predicen que la pandemia podría conducir a mejoras a largo plazo en la forma en que trabajamos, como una mayor flexibilidad al aprovechar las tecnologías digitales. Los científicos de todo el mundo han intercambiado información y cooperado entre ellos a unos niveles sin precedentes mientras trabajan juntos para hacer frente al virus de la Covid-19.

Estos cambios drásticos han alimentado la esperanza de que una transformación más duradera pueda surgir de la interrupción causada por la pandemia. Aprovechando el impulso de los cambios que se están produciendo y la voluntad de actuar, algunos expertos creen que puede ser posible que los países europeos den forma a sociedades y economías más justas y sostenibles mientras se recuperan de la crisis del coronavirus.

Crisis

"Clima, innovación, digitalización son las palabras clave", dijo la Dra. Débora Revoltella, directora de inversiones del Banco Europeo de Inversiones, la rama de préstamos de la Unión Europea. El reto es utilizar la crisis para construir una Europa más competitiva y poner en marcha un proceso para internalizar mejor los efectos de la digitalización y el cambio climático".

Su intervención se produjo tras el lanzamiento virtual del informe Science, Research and Innovation Performance of the European Union (SRIP), en el que se examinaba la forma en que la investigación y la innovación pueden contribuir a los objetivos sociales, económicos y ambientales de la Unión Europea y que se publicó cuando muchos países de Europa se encontraban en una situación de confinamiento y los casos empezaban a alcanzar su máximo nivel. Entre sus conclusiones figuraba que, si bien la investigación y la innovación serán el núcleo de la respuesta a la crisis, también podrían contribuir a la recuperación, de manera que se acelerara la transición hacia una Europa más sostenible y resistente.

Esto podría incluir medidas como paquetes de apoyo financiero para las empresas con compromisos a largo plazo para desarrollar nuevas tecnologías y hacer un mayor uso de la tecnología digital, dice la Dra. Revoltella.

Los rescates financieros de los gobiernos nacionales y de la UE también deberían ir acompañados de condiciones ecológicas que impulsen a las empresas a reducir sus emisiones de dióxido de carbono, añade.

El Consejo Europeo ya ha acordado un paquete de recuperación de 750 000 millones de euros en subvenciones y préstamos que se pondrán a disposición de los Estados miembros de la UE para apoyar financieramente las inversiones y reformas en programas ecológicos, las transiciones digitales y la mejora de la capacidad de recuperación de las economías nacionales.

Sin embargo, los científicos se han mostrado preocupados por la cantidad que se reservará para apoyar la investigación propiamente dicha del presupuesto de 1,07 billones de euros de la UE para los próximos siete años, que se acordó al mismo tiempo que el paquete de recuperación.

Acuerdo Verde

Sin embargo, un elemento central de la estrategia de recuperación de la Covid-19 es el Acuerdo Verde Europeo, la hoja de ruta para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y hacer sostenible la economía de la UE. Al garantizar que se concedan inversiones y préstamos a las empresas que están desarrollando tecnologías y soluciones respetuosas con el medio ambiente, debería contribuir a remodelar las economías de manera más ecológica a medida que salen de la crisis.

"Muchas de las tecnologías e innovaciones ya existen, como los vehículos eléctricos y las energías renovables", dijo el profesor Frank Geels, experto en innovación y sostenibilidad de sistemas de la Universidad de Manchester, en el Reino Unido, y uno de los autores del informe SRIP. "Mucha gente está presionando para usar los paquetes de recuperación para estimular tanto un movimiento para ser ecológico como para crear empleos al mismo tiempo".

Un ejemplo que da de cómo se podría hacer esto es dentro del mercado de la vivienda. La calefacción de las casas residenciales es una fuente importante de emisiones de carbono en Europa, por lo que la instalación de mejores sistemas de aislamiento y calefacción en las casas podría proporcionar tanto empleos como una reducción de CO2.

“La mayoría de las casas en Europa tienen mucha corriente de aire y es muy laborioso instalar aislamiento en todas partes”, dijo el Prof. Geels. "Es un gran trabajo. Como esperamos una crisis de desempleo masiva en los próximos años, podría haber muchos trabajos para equipar millones de casas con aislamiento y mejorar otras infraestructuras".

Se necesitarán otros cambios importantes en la infraestructura a medida que los sistemas de transporte avancen hacia vehículos de propulsión eléctrica, incluida la modernización de la red eléctrica y la construcción de estaciones de carga y una mejor capacidad de almacenamiento.

La Dra. Revoltella también considera que la respuesta política de los gobiernos es crucial para la configuración del futuro.

Para ayudar a la mayoría de las pequeñas y medianas empresas europeas a superar la crisis económica provocada por la pandemia, el BEI ha anunciado que proporcionará una financiación adicional de 200 000 millones de euros.

“Mucha gente está presionando para usar los paquetes de recuperación para estimular tanto un movimiento para ser ecológico como para crear empleos al mismo tiempo”, Prof. Frank Geels, Universidad de Manchester, Reino Unido.

Mano con móvil 5G
iStock

Punto de inflexión

Sus propias investigaciones han sugerido que la tecnología digital - que ha jugado un papel muy importante para permitir a las personas mantener contactos sociales y seguir trabajando durante el encierro - podría estar en un potencial "punto de inflexión" debido a la pandemia. Predice que la digitalización se convertirá en una parte crucial de la vida cotidiana y los negocios.

Y ha descubierto que las tecnologías digitales, como las redes de telefonía móvil 5G y los servicios que crecerán a su alrededor, podrían contribuir significativamente a reducir las emisiones de carbono al reducir la necesidad de viajar y mejorar la eficiencia. También hay otras cosas que los gobiernos pueden estar haciendo para ayudar a apoyar los cambios que deben ocurrir más allá del apoyo financiero directo, dice la Dra. Revoltella.

“Hemos visto que el apoyo a las auditorías energéticas de las empresas las lleva a una probabilidad mucho mayor de invertir en la eficiencia energética", dijo. "Además, proporcionar más información en términos de la ventaja de la digitalización puede conducir a una mayor probabilidad de inversión”.

Pawel Świeboda, que también participó en el informe SRIP mientras era jefe adjunto del Centro de Estrategia Política Europea (EPSC) de la Comisión Europea, cree que es importante que las nuevas tecnologías y la innovación se centren más en el ser humano, poniendo el foco en los cambios en el bienestar de las personas.

“Su desarrollo también tendrá que tener un impacto más equitativo en el desarrollo de la sociedad, mejorando las oportunidades para todos, en lugar de conducir al éxito de algunos", dijo Świeboda, que ahora es director general del Proyecto Cerebro Humano.

Añade que las tres áreas más importantes para la investigación y la innovación serán las relacionadas con el cambio climático, la tecnología digital porque es la que tiene más potencial para crear valor, y las cuestiones de salud relacionadas con el envejecimiento de la población, las enfermedades crónicas y las nuevas emergencias sanitarias, como las futuras pandemias.

Pero si la amenaza que plantea el coronavirus se desvanece a medida que surgen nuevos tratamientos y vacunas ¿será posible mantener el impulso del cambio drástico? Después de meses de interrupción, muchas personas y empresas están ansiosas por volver a la normalidad.

Lucha

El Prof. Geels ve una creciente tensión entre las grandes empresas multinacionales que tratan de volver al viejo statu quo y las que presionan por economías más verdes. “Hay muchos deseos de que este sea el momento de avanzar en las soluciones, pero creo que vamos a ver grandes luchas sobre cómo será el futuro", dijo. Muchas de las grandes empresas de combustibles fósiles han sido duramente golpeadas, dice el Prof. Geels.

“Los aviones no están volando, los coches no se están vendiendo, el precio del petróleo ha bajado enormemente. Pero, por supuesto, siguen siendo enormes y poderosas empresas las que están presionando fuertemente y obteniendo mucho dinero para el rescate", dijo.

Pero en lugar de una batalla a lo David y Goliat entre las grandes empresas tradicionales y las nuevas empresas más pequeñas que desarrollan tecnologías sostenibles, el profesor Geels prevé una oportunidad para una mayor colaboración entre ambas.

“Se trata de llevar las cosas al mercado y a los hogares de la gente", dijo. Mientras que las nuevas empresas son buenas en la innovación, las empresas establecidas, dice, tienen las finanzas, la fuerza política y la capacidad de trabajar a escala. Quiere ver más colaboraciones como la Alianza Europea de Baterías, creada por la Comisión Europea, que reúne a nuevas empresas y compañías de automóviles. “También están pensando en establecer una Alianza de Hidrógeno Limpio, que podría reunir a compañías petroleras. Se trata de encontrar un equilibrio", dijo.

Parte de este proceso también pasará por asegurar que los gobiernos apoyen a las industrias y empresas que sus poblaciones desean. En muchos casos, sin embargo, la respuesta implica cuestiones morales difíciles. Las autoridades sanitarias y los gobiernos de Europa y de todo el mundo, por ejemplo, se han enfrentado a dilemas de gran carga emocional en la crisis de la Covid-19 al tratar de decidir cuánto gastar en diversas intervenciones y tratamientos durante la pandemia.

Comportamiento

El profesor Caspar Chorus, que investiga cómo se modela la conducta de elección en la Universidad Tecnológica de Delft, en los Países Bajos, y coordina el proyecto BEHAVE, ha estado estudiando cómo convertir estas difíciles elecciones morales en modelos matemáticos que combinen la ciencia de la conducta y la filosofía, en un formato que los economistas puedan utilizar para tomar decisiones.

La técnica pide a los participantes que tomen docenas de estas decisiones moralmente difíciles, y cuando se analizan pueden proporcionar información sobre la preferencia del público.

“Matemáticamente hemos sido capaces de obtener lo que llamamos una función de utilidad - se puede pensar en esto como una función de objetivo que encapsula los diferentes efectos de una política y da peso a cada efecto. Ala gente le cuesta explicar por sí misma esos pesos, pero podemos aprenderlos de las elecciones que hacen”.

Su trabajo ya está ayudando a informar al gobierno holandés sobre algunas de las decisiones difíciles que ha tomado con respecto a la pandemia. Pero también ha revelado un enfoque que los gobiernos podrían adoptar si esperan lograr transformaciones duraderas. “Las personas tienen algunos valores morales profundamente arraigados, que pueden ser muy diferentes de las acciones morales que toman”, dijo el Prof. Chorus. “La mayoría de los gobiernos piensa que si puede modificar las actitudes de la gente, en última instancia se modificará su comportamiento, de modo que si se convence a la gente de que un valor moral como el ciclismo es mejor para el medio ambiente, por ejemplo, entonces tomarán una acción moral y circulará más en bicicleta”.

“Hemos encontrado en nuestra investigación que este enfoque es mucho más débil que al revés. Si la gente tiene que empezar a andar en bicicleta debido a un factor externo como que el transporte público deje de funcionar, como ocurrió en la pandemia, entonces puede descubrir que le gusta y es más probable que se quede con ella. Este efecto es mucho más fuerte que una campaña de información".

Cree que esta lección podría resultar útil para los gobiernos que esperan utilizar la pandemia para transformar sus economías y sociedades para mejor. La pandemia ha ofrecido un período de intensa perturbación, que si se aprovecha podría conducir a un cambio duradero a largo plazo. “La clave es establecer los comportamientos correctos", dijo el Prof. Chorus.

A medida que los países tratan de recuperarse de la crisis, los hallazgos de los científicos especializados en el comportamiento podrían ayudar a los gobiernos a navegar por cuestiones delicadas sobre la transformación de la sociedad y la economía para mejor.

Continúa leyendo