¡Cuidado! Estos fármacos pueden desencadenar Psoriasis

El Ibuprofeno y la Aspirina son algunos de estos medicamentos

 

La psoriasis es una enfermedad de la piel que provoca lesiones sobreelevadas en la piel, como parches con escamas. En las pieles marrones, negras y blancas, las manchas pueden tener un aspecto rosado o rojo, y las escamas blancas o plateadas. En las pieles marrones y negras, las manchas también pueden tener un aspecto púrpura o marrón oscuro, y las escamas pueden parecer grises.

Aunque es cierto que la psoriasis puede aparecer en todo tipo de pieles, es más frecuente en las pieles blancas. Del mismo modo, aunque es más frecuente que afecte a codos, cuero cabelludo y rodillas, puede aparecer en otras partes del cuerpo.

No se conoce el porqué de esta enfermedad, aunque sí cómo ocurre y cuáles son algunos de los factores que pueden desencadenar la enfermedad. Hoy no vamos a ahondar mucho en el cómo, en la patogenia, puesto que es compleja y requiere su propio artículo. De todos modos, sí cabe mencionar que sabemos que la psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica, es decir, que la inflamación es un proceso esencial en su producción. Recientemente publicamos un artículo sobre la inflamación, por si quisieras profundizar en el asunto. Uno de los fenómenos facilitados por la inflamación, es la comunicación entre distintas células de nuestro cuerpo. Esto es importante porque la psoriasis se produce cuando el sistema inmunitario ataca a las células sanas de la piel.

Como no podemos hacer mucho por evitar una enfermedad autoinmune ya establecida, tal vez sea más apropiado comentar algunos factores desencadenantes de esta condición, como el tabaquismo, la obesidad, las amigdalitis estreptocócicas, e incluso el frío. Curiosamente son beneficiosos la humedad, el calor y el sol. Por último, hay dos factores importantísimos en los que probablemente podamos influir: el estrés y los fármacos.

Efectivamente, algunos medicamentos también pueden ser la causa de esta enfermedad. Veamos algunos de ellos.

Medicamentos antipalúdicos

Los medicamentos antipalúdicos se utilizan para prevenir la malaria y tratar la artritis reumatoide y el lupus. La cloroquina y la hidroxicloroquina son los más recetados. Tal vez te suenen porque se intentaron utilizar en los albores de la pandemia por COVID-19, descartando finalmente su uso por ineficaces contra el SARS-CoV-2. Sin embargo, la psoriasis puede ser un efecto secundario de ambos fármacos.

Aunque estos medicamentos se vinculan con la psoriasis, lo cierto es que lo hacen de forma notablemente más significativa en cuanto a que empeoren la psoriasis ya establecida, más que de causar el problema en sí mismo.

Los antipalúdicos pueden provocar psoriasis al inhibir la producción de la enzima transglutaminasa en la piel. Esto afecta a la producción de células y conduce a un tipo de psoriasis, la psoriasis pustulosa.

Para que se desarrollen las lesiones cutáneas de la psoriasis, suelen pasar entre 2 y 12 semanas desde el inicio de la terapia antipalúdica. Las lesiones de la psoriasis pueden desaparecer en el plazo de un mes si la persona deja de tomar esta medicación.

Betabloqueantes

Los betabloqueantes son fármacos que nos ayudan a tratar diversas enfermedades del sistema cardiovascular. Por ejemplo, nos ayudan a reducir la frecuencia cardiaca cuando se dispara en algunos tipos de arritmias. Pues bien, por desgracia, uno de los posibles efectos secundarios de tomar betabloqueantes, principalmente el propranolol, es la psoriasis. En concreto, puede causar el tipo de psoriasis más frecuente, la psoriasis en placas. Afortunadamente, aunque este efecto adverso está descrito, es infrecuente. Y más infrecuente aun, aunque posible, sería que se precipitasen otros tipos de psoriasis, conocidas como psoriasis eritrodérmica y psoriasis pustulosa palmoplantar.

Litio

Este sí es uno de los fármacos importantes a tener en cuenta en relación a esta enfermedad. El litio es un fármaco estabilizador del estado de ánimo que los médicos recetan para tratar el trastorno bipolar. El litio puede causar diferentes tipos de psoriasis en personas que no tienen antecedentes familiares de la enfermedad. Desafortunadamente, también pueden causar artritis psoriásica, una forma de artritis en pacientes ya afectados de psoriasis.

De modo anecdótico, cabe mencionar que algunos estudios aislados han comprobado que los suplementos de inositol podrían ser eficaces para tratar el empeoramiento de la psoriasis en personas que reciben terapia de litio. El inositol se encuentra en el cerebro y los tejidos. Su estructura es la de un azúcar. Su función es ayudar a equilibrar algunas sustancias químicas del cuerpo.

Imiquimod

El imiquimod es un inmunomodulador. Se prescribe como terapia local para afecciones como las verrugas y algunos tipos de cáncer de piel.

La terapia con este fármaco puede empeorar la psoriasis preexistente en adultos. Curiosamente, este fármaco también puede causar psoriasis en los niños. El tipo de psoriasis, cuando ocurre, suele ser el habitual, en placas.

Por otra parte, existe la posibilidad de tratar con éxito la psoriasis inducida por imiquimod con el tratamiento convencional de la enfermedad.

Interferones

Los interferones se utilizan para tratar enfermedades como la hepatitis C, la esclerosis múltiple y algunos cánceres.

Uno de los medicamentos para el virus de la hepatitis C, el interferón-alfa, puede causar psoriasis y empeorar la condición de la psoriasis preexistente.

Por otro lado, en estos casos los síntomas suelen mejorar notablemente tras abandonar el tratamiento, aunque en ocasiones también es buena idea aplicar el tratamiento antipsoriásico habitual.

El medicamento para la esclerosis múltiple es el Interferón-beta, y es un fármaco que también puede provocar psoriasis y empeorar los síntomas preexistentes.

Antiinflamatorios no esteroideos (AINE)

Este es, quizás, el grupo de fármacos más importante de los mencionados. Esto es porque se trata de los fármacos más ampliamente utilizados. Este grupo farmacológico se utiliza para aliviar el dolor y la inflamación. Algunos de los más utilizados son la aspirina y el ibuprofeno, por ejemplo.

Las personas que padecen psoriasis pueden utilizar a menudo los AINEs. Sin embargo, hemos de ser precavidos y conscientes, ya que en algunos casos se ha observado un empeoramiento de los síntomas de la psoriasis debido al uso de estos fármacos.

Si una persona tiene psoriasis, en función de sus particularidades, es posible que su médico valore el control del dolor con otro tipo de fármacos. En cualquier caso, no existe una recomendación aplicable a todos los pacientes, puesto que hay distintas variables a tener en cuenta, como la duración del tratamiento.

Terbinafina

La terbinafina se prescribe para tratar las infecciones fúngicas. La terbinafina puede causar o empeorar los síntomas de la psoriasis en placas, la psoriasis pustulosa y la psoriasis inversa.

Inhibidores del TNF

Los inhibidores del factor de necrosis tumoral (TNF) se utilizan para tratar afecciones inflamatorias como la enfermedad intestinal inflamatoria, la artritis reumatoide, la psoriasis y la artritis psoriásica.

Estos fármacos actúan reduciendo la producción de factores de necrosis tumoral y conducen a una reducción de los procesos inflamatorios.

Sin embargo, los inhibidores del TNF también pueden causar psoriasis o empeorar los síntomas existentes.

Si la psoriasis es leve, los médicos pueden decidir seguir tratando la enfermedad de base de la persona con inhibidores del TNF y tratar la psoriasis con esteroides tópicos, terapia UV o fármacos como el metotrexato o la ciclosporina.

Sin embargo, si se produce una forma grave de psoriasis, es posible que el médico decida sustituir la medicación.

Es cierto que hay más fármacos que puedes oír mencionados como desencadenantes de la psoriasis, como los inhibidores de la ECA (fármacos antihipertensivos), los productos biológicos (monoclonales), las benzodiacepinas (como el diazepam) y algunos antibióticos. Es cierto que existen algunas comunicaciones que describen estos casos. Sin embargo, son escasas y en la actualidad no hay suficientes estudios que demuestren claramente esta asociación.

Mujer con psoriasis en el brazo
Fuente: iStock

¿Qué NO hacer?

Existe la posibilidad, tras leer este artículo, de que si una persona tiene un medicamento de los mencionados en su tratamiento decida dejar de tomar la medicación. Se ha de tener en cuenta que los cambios de medicación deberían hacerse consultando con el médico. Muchos de los fármacos mencionados no son fármacos para dolencias generales, sino para patologías específicas, que actúan de un modo determinado y particular. Es razonable tener en cuenta que no existe inocuidad en su administración, pero hay casos en los que los beneficios pueden superar claramente a los potenciales perjuicios. Por eso, las decisiones relevantes de salud deben hacerse consultando con un profesional capacitado. Esto es, además, porque la supresión de un tratamiento con corticoides sistémicos o tópicos potentes, pueden ser otra causa bien documentada que desencadene un brote.

 

Referencias:

Balak, D. M., & Hajdarbegovic, E. (2017). Drug-induced psoriasis: clinical perspectives. Psoriasis (Auckland, N.Z.), 7, 87–94. https://doi.org/10.2147/PTT.S126727

How long will I have to treat my psoriasis? (s.f.). American Academy of Dermatology Association. https://www.aad.org/public/diseases/psoriasis/treatment/medications/how-long

Kim, G. K., & Del Rosso, J. Q. (2010). Drug-provoked psoriasis: is it drug induced or drug aggravated?: understanding pathophysiology and clinical relevance. The Journal of clinical and aesthetic dermatology, 3(1), 32–38. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2921739/

Li, S. J., Perez-Chada, L. M., & Merola, J. F. (2019). TNF Inhibitor-Induced Psoriasis: Proposed Algorithm for Treatment and Management. Journal of psoriasis and psoriatic arthritis, 4(2), 70–80. https://doi.org/10.1177/2475530318810851

Psoriasis (2022). NHS. https://www.nhs.uk/conditions/psoriasis/

Zhang L. J. (2019). Type1 Interferons Potential Initiating Factors Linking Skin Wounds With Psoriasis Pathogenesis. Frontiers in immunology, 10, 1440. https://doi.org/10.3389/fimmu.2019.01440

 

Amyad Raduan

Amyad Raduan (GlóbuloAzul)

Licenciado en Medicina por la Universidad Miguel Hernández de Elche, con Máster propio en Integración y Resolución de Problemas Clínicos en Medicina por la Universidad Alcalá de Henares, Máster en Medicina Clínica por la Universidad Camilo José Cela y actualmente realizando un Máster Oficial en Investigación Clínica por la Universidad Miguel Hernández de Elche. También es Diplomado en Transporte Sanitario Medicalizado. En la actualidad, ejerce como Médico Residente en la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria, en el Hospital Vega Baja de Orihuela (Alicante). Asímismo, es dueño y fundador de la empresa de divulgación científica especializada en medios audiovisuales, GLÓBULO SALUD SL, a través de la cual coordina a un equipo de médicos, ilustradores y animadores. (Canal de YouTube)

Continúa leyendo