¿Cuál es de deporte más practicado del mundo?

Son numerosos los deportes que ocupan nuestros pabellones, campos, canchas, piscinas o la naturaleza, pero ¿sabes cuál es el deporte que más se practica en el mundo? Quizás la respuesta te sorprenda porque existen otros deportes con más seguidores. ¡Continúa leyendo!

Deporte más practicado del mundo
Freepik

El deporte está profundamente arraigado a la cotidianidad más absoluta de nuestras vidas. Si bien la popularidad de los deportes depende de la zona geográfica en la que nos encontremos, varios de ellos han trascendido los límites territoriales y han logrado asentarse en todos los continentes.

El deporte como proceso de emancipación personal

Practicar actividad deportiva de manera asidua reporta una serie de beneficios físicos, mentales y psicosociales que nos ayudan a formarnos como personas. Además, el deporte se ajusta perfectamente a toda clase de público, pues es moldeable a las necesidades y posibilidades de cada individuo o colectivo. Por eso, podemos adentrarnos en el mundo del deporte de distintos modos: como afición o pasatiempo, para desconectar de una realidad de la que nos queremos alejar momentáneamente, como parte fundamental de una rutina de fitness, o de manera profesional.

 

Contra todo pronóstico, la natación capitanea el ranking en cuanto a personas que la practican; se calcula que alrededor de 1500 millones de individuos nada habitualmente.

¿Qué deporte se practica más alrededor del mundo?

Es difícil concretar cifras, pues calcular el número exacto de personas que practican un deporte en cualquiera de sus modalidades es un ejercicio de gran complejidad. No obstante, se pueden tomar en consideración algunos parámetros que nos pueden aproximar al número total de personas que lo practican y, de esta forma encontramos que la natación es, en realidad, el deporte rey.

La natación: el deporte más practicado a nivel mundial

Contra todo pronóstico, la natación capitanea el ranking en cuanto a personas que la practican; se calcula que alrededor de 1500 millones de individuos nada habitualmente.

A diferencia de otros deportes con mayor influencia mediática o interés económico, el porcentaje de fichas federativas en natación es ínfimo, de ahí que tal vez no lo consideremos lo suficiente. Sin embargo, si nos acercamos a la cotidianidad de nuestro entorno, tomaremos conciencia de la presencia de la natación. 

Asimismo, si realizamos una breve parada en los Juegos Olímpicos (JJ. OO.) nos daremos cuenta de la verdadera influencia de la natación; basta con un rápido recorrido por la historia del evento interdisciplinario más importante del mundo para que todo cobre sentido, pues las distintas modalidades de las pruebas de natación son las que más expectación crean.

Si bien requiere cierta técnica, su práctica está al alcance de todo el mundo. Y aunque parezca paradójico, su popularidad está claramente en auge en países de climas más fríos (Canadá, Reino Unido o Rusia entre otros). 

Sumergiéndonos en el agua y realizando ejercicio correctamente contribuimos abiertamente a desarrollar y fortalecer nuestros músculos, a favorecer la concentración mental, a mejorar la circulación sanguínea o a desarrollar nuestra capacidad motriz. La proporcionalidad de sus beneficios es gratificante, hecho que, en consonancia con la adaptabilidad de sus distintas modalidades, ha derivado en una creciente popularidad del propio deporte.

El fútbol, que podría haber sido nuestro referente en popularidad es, en cambio, el segundo deporte más practicado del mundo (1000 millones de personas). Si bien es el más popular e influyente de todo el planeta —abre telediarios y ha monopolizado el mercado deportivo—, sus estadísticas en cuanto a practicantes están por debajo de las de la natación.

De este modo, podemos afirmar categóricamente que la natación es el deporte rey. Además de reportar innumerables beneficios físicos y mentales, su práctica —individual y colectiva— se ha extendido alrededor del mundo y se ha popularizado entre públicos culturales muy diversos.

Continúa leyendo