Creo que he engordado este verano...

Si quieres perder peso tras los excesos de las vacaciones, desconfía de las dietas relámpago y de las pastillas milagrosas.

Pero es que, además, esas cremas o pastillas parecen surgir de la nada. Si ustedes se toman la molestia en rastrear la literatura científica en busca de las investigaciones que muestren cuál es el principio activo que provoca la eliminación de la grasa, o dónde están los estudios clínicos que prueban su efectividad, no encontrarán nada de nada.

Por otro lado, ¿se dan cuenta de lo que significaría encontrar un fármaco inocuo capaz de eliminar michelines y pistoleras? Sería la gallina de los huevos de oro de la industria farmacéutica. ¡Y para qué hablar de los precios! En definitiva, y a falta de pruebas concluyentes, una cosa es cierta: perder, perderá seguro su dinero; y sus kilos... tal vez... con el disgusto que se lleve cuando compruebe que para milagros, mejor ir a Lourdes.

Etiquetas: alimentacióndietadieta de adelgazamientoobesidadverano

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS