Coronavirus: La OMS alerta de que las mascarillas pueden ser un foco de infección

Las mascarillas de algodón de un solo uso no son resistentes a los fluidos. Además se deben desechar tras usarlas. Nunca reutilizarlas.

oms-mascarillas
iStock

La Organización Mundial de la Salud ha publicado un informe sobre el uso razonable de los equipos de protección individual (EPIs) en el que, ademas, avisa de que las mascarillas fabricadas con algodón pueden ser una fuente potencial de infección de coronavirus, ya que estas no son resistentes a los fluidos, por lo que pueden retener la humedad y contaminarse y se desconocen los microorganismos que son capaces de atravesar la barrera de protección que representa el algodón.

Esta consideración se realizó después de haber realizado nuevas pruebas para seleccionar qué elementos pueden ayudar a contener la pandemia y cuáles no. Por ello, ha recomendado a la población no usar máscaras faciales en público pues, si bien las máscaras podrían ayudar a limitar la propagación de la enfermedad, no son suficientes por sí mismas y, en esencia, pueden suponer un foco de contagio debido a su mal uso -la reutilización- o a la falta de capacidad para resistir los fluidos. Así, aunque el virus puede ser transmitido por personas que no tienen síntomas (asintomáticos), aún debe propagarse a través de gotitas o superficies contaminadas.

 


Tipos de mascarillas


Existen dos tipos de mascarillas desechables: las de algodón y las mascarillas filtrantes N95 (normalmente empleados por los profesionales sanitarios). ¿Cuál es la mayor diferencia entre ambas? Que la mascarilla filtrante N95 tiene una capacidad de filtrado de partículas del 95% -de ahí su nombre- (las FFP2 tienen una capacidad de filtrado del 92%) y las mascarillas faciales quirúrgicas no pueden bloquear la entrada de virus que se transmiten por el aire a tu cuerpo. Las mascarillas N95 son escasas por lo que deben dejarse para quienes están en contacto con el virus, como son los profesionales de salud.

 

 

No reutilizar las mascarillas

Tanto las mascarillas de algodón como los respiradores N95 están destinados a ser desechables. Sí que es cierto que existen mascarillas reutilizables, pero estas generalmente no son empleadas por profesionales médicos. Están diseñadas para quienes trabajan con sustancias que producen humos o están expuestos a productos químicos, como por ejemplo los bomberos.


La OMS recomienda, por tanto, quitarse la mascarilla y desecharla una vez que esta esté húmeda a causa de la respiración. No hay que reutilizarla nunca más. Es de un solo uso. Hay que tirarlas a un cubo de basura cerrado, para evitar potenciales contagios.

 

¿Caducan las mascarillas?


Las mascarillas quirúrgicas y los respiradores no caducan repentinamente, aunque sus fibras y bandas elásticas, que son importantes para un ajuste perfecto, pueden deteriorarse con el tiempo. Están en buenas condiciones dentro de los cinco años posteriores a la fabricación aunque, para los profesionales de la salud, una máscara más antigua es ciertamente mejor que nada.

Recuerda que cualquier tipo de mascarilla desechable -en caso de necesidad de reutilización por escasez- únicamente debe ser aprovechada por la misma persona y jamás compartida entre los profesionales médicos. A pesar de que la OMS insiste en su no reutilización, una gran cantidad de personal sanitario se está viendo obligado a usarlas durante todo un día o incluso más, debido a la falta de material en los hospitales y servicios de urgencias.


La nueva cepa de coronavirus es altamente contagiosa. Cualquier persona que lo tenga debe permanecer en casa y evitar el contacto con los demás.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo