Coronavirus en África: ¿es preocupante?

Actualmente, los casos de COVID-19 confirmados en el continente africano son pocos y muy localizados. ¿Hay riesgo de que la epidemia se dispare? Analizamos los factores que favorecen y dificultan la transmisión en África.

mapa de Nigeria lupa
istockphoto

El 27 de febrero, el Centro de Control de Enfermedades de Nigeria anunciaba el primer caso confirmado de COVID-19 en el país, siendo este el primero localizado en el África subsahariana (en el norte del continente el coronavirus ya se había detectado días antes en países como Egipto y Argelia). En el momento de escribir este artículo, se conoce otro caso en Senegal y por el momento no se han confirmado nuevas infecciones, habiendo un total de diez casos en todo el continente africano.   

Como siempre que se desata una emergencia de este tipo, las autoridades han manifestado su preocupación por la posibilidad de que el nuevo coronavirus se extienda en países con sistemas sanitarios débiles y con menos recursos para contener una epidemia que, si bien tiene una tasa de mortalidad relativamente baja en comparación con otros virus, se trasmite con mucha facilidad. De hecho, Nigeria era un país en el que se preveía que acabaría dándose algún caso de contagio debido a sus múltiples acuerdos financieros con China.

Por el momento, lo cierto es que los casos de COVID-19 detectados en África son muy puntuales y localizados, por lo que ahora mismo no parece que el virus esté circulando libremente. “En un continente con más de 1.200 millones de habitantes, tener diez casos repartidos en varios países no supone una gran incidencia”, nos explica Fernando González Candelas, catedrático de Genética y responsable de la Unidad Mixta de Investigación ‘Infección y Salud Pública’ de la Universidad de Valencia. “Esto no quiere decir que no vayan a ir a más, también hay que tener en cuenta que en esos países la capacidad de detección de nuevos casos puede ser peor: una cosa son los casos confirmados y otra los que existan realmente. En todo caso, en comparación con otras zonas del planeta, en África hay mucha menos incidencia”.

 

Factores que influyen en la transmisión del nuevo coronavirus

¿Qué va a pasar en el futuro? Con respecto a esto, los expertos son prudentes: a fin de cuentas, estamos hablando de un virus desconocido y todo lo que se pueden hacer son conjeturas.

Como ya hemos comentado antes, en general, los sistemas sanitarios africanos tienen menor capacidad de control y tratamiento de cualquier nueva epidemia, pero hay muchos factores que intervienen, y algunos de ellos podrían favorecer la contención del virus.

“Suponemos – es algo que está por demostrar-, que las condiciones ambientales en África hacen más difícil la transmisión del virus. Sabemos que el nuevo coronavirus se está extendiendo en países templados con una climatología concreta y también con unas condiciones epidemiológicas que facilitan mucho la transmisión entre personas con un contacto próximo”, explica González. “Esto hace que en países con alta población, como por ejemplo Nigeria o Egipto, si aparece afectada una persona que tiene contacto con muchas otras, aunque las condiciones ambientales sean una barrera para la transmisión, por otra parte otros factores la estarían facilitando”, recalca el experto.

González también nos explica que la estructura demográfica de la población es otro aspecto importante a tener en cuenta, pues se sabe que en las personas más jóvenes las infecciones tienen menos gravedad. África, en comparación con Europa o Asia, tiene una población mucho menos envejecida y ese factor también puede ayudar a contener la propagación y el impacto de la enfermedad. “Por el contrario, sus condiciones higiénico-sanitarias son peores, y esto actúa en contra”, nos indica el investigador. “En conjunto, hay muchos factores demográficos y epidemiológicos que pueden influir: algunos favorecen la transmisión del virus y otros la dificultan. ¿El balance? Habrá que ir viendo qué pasa. El caso es que en África, con peores condiciones sanitarias, cualquier epidemia tiene el potencial de ocasionar una catástrofe, porque no hay tantos medios para atenderla”, subraya el experto.

 

El coronavirus en Latinoamérica

Algo similar sucedería con los casos detectados en Latinoamérica, que por el momento también parecen muy puntuales y localizados. “La situación es algo mejor que en África”, explica González. “En realidad allí ahora con lo que tienen un problema no es con el coronavirus sino con el dengue, están viviendo una epidemia gravísima. Con el dengue tienen un desafío sanitario mucho más urgente que con el coronavirus”.  

Victoria González

Victoria González

Bióloga de bota. Tengo los pies en la tierra y la cabeza llena de pájaros. De mayor quiero ser periodista.

Continúa leyendo