Consecuencias de no beber agua

Casi el 60% del cuerpo humano medio se compone de agua. ¿Qué pasa si no la ingerimos?

 

En esencia, podría decirse que los seres humanos somos agua. Las tres cuartas partes del cerebro y el corazón se componen de agua y el 83% de los pulmones también, por poner un ejemplo. Hidratarse es un asunto serio y más importante de lo que puede parecernos.

 

 

La importancia del agua

 

Beber una cantidad adecuada de agua cada día es más que relevante, ya que el agua lubrica las articulaciones y los huesos, regula la temperatura corporal y alimenta el cerebro y la médula espinal.

Cuando nos deshidratamos, los receptores sensoriales en el hipotálamo del cerebro liberan una señal de una hormona antidiurética que llega a los riñones y provoca acuaporinas, unas proteínas que regulan el paso del agua a través de la membrana celular y permiten a la sangre retener más agua. La consecuencia visual más inmediata es que
nuestra orina se vuelve más oscura pero los efectos negativos van mucho más allá de esta coloración.

 

¿Qué ocurre si no bebemos agua?

 

No beber agua puede causar fatiga, una disminución de la función cognitiva, alteraciones en el estado de ánimo, una caída en la presión arterial y en la humedad de la piel... Un cerebro deshidratado se contrae -literalmente- ante la falta de agua, ya que requiere de un esfuerzo extremo para funcionar. Si la deshidratación se prolonga durante varios días, el organismo experimenta secuelas más graves y eventualmente la muerte. Sin líquidos, un individuo puede aguantar 15 horas en un entorno extremo y 3 días en condiciones normales.

 

Si bebemos poca agua durante un largo período de tiempo también contribuimos a inclinar la balanza a sufrir problemas digestivos, diabetes, aumento de peso, problemas en la piel, colesterol alto, fatiga o estreñimiento.

 

No beber agua rompe el equilibrio del organismo. Para evitar estas conclusiones tan nefastas para nuestro cuerpo, se recomienda beber alrededor de 2,5 a 3,7 litros de agua para los hombres, y de 2 a 2,7 litros de agua para las mujeres.

 

Mal humor

A menos que desee aislar a las personas en la oficina, controle su régimen de bebida, ya que la deshidratación también puede volverlo irritable y de mal humor. Dos estudios que se llevaron a cabo en la Universidad de Connecticut estudiaron tanto a hombres como a mujeres en una serie de pruebas cognitivas, y vieron que la deshidratación les provocaba mal humor, somnolencia e incluso dolores de cabeza.

 

Comer en exceso

A veces confundimos la sed con el hambre, por lo que es inteligente beber agua cuando nos pica el gusanillo de un antojo. Por eso es una buena idea beber agua antes de sentarse a comer, ya que nos puede llevar a consumir menos calorías y tendremos una mejor idea de nuestras señales de hambre y apetito, como se muestra en un estudio de 2018 publicado en la revista Clinical Nutrition Research. El agua puede evitar que tengamos mucha hambre a la hora de sentarnos a comer, y escuchar nuestras señales de sed y hambre puede darnos una idea de lo que el cuerpo realmente quiere.

 

También te puede interesar:
Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo