Cómo tratar las quemaduras solares

Las quemaduras solares son causadas por la luz ultravioleta del sol. Síntomas, cómo tratarlas y cómo prevenir.

Una quemadura solar es el término para referirnos a la piel roja, a veces hinchada y dolorosa causada por la sobreexposición a los rayos ultravioleta del sol. Las quemaduras solares pueden variar de leves a graves. La extensión depende del tipo de piel y la cantidad de exposición al sol. De cualquier forma son un factor de riesgo grave para el cáncer de piel.

Debido a las variaciones en la intensidad de la radiación UV que atraviesa la atmósfera, el riesgo de quemaduras solares aumenta a medida que se acerca al ecuador. Cuanto mayor es la latitud, menor es la intensidad de los rayos UV. Minuto a minuto, la cantidad de radiación UV depende del ángulo del sol.
El mayor riesgo siempre se produce al mediodía solar cuando el sol está directamente sobre nuestras cabezas.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Síntomas

 


Los síntomas de las quemaduras solares varían en cada persona. Es posible no notar enrojecimiento de la piel durante varias horas después de que la quemadura haya comenzado. El enrojecimiento máximo puede tardar de 12-24 horas.

Las quemaduras solares menores generalmente no causan más que un ligero enrojecimiento y sensibilidad en las áreas afectadas. En casos más graves,
pueden producirse ampollas. Las quemaduras solares extremas pueden requerir atención hospitalaria.

En casos mucho más severos,
los síntomas incluyen: fiebre, resfriado, náuseas y vómitos y debilidad. En casos extremos, puede haber síntomas de shock, como presión arterial baja, desmayo o debilidad extrema.

Las quemaduras solares pueden tener lugar en menos de 15 minutos, pero
el daño no suele ser inmediatamente obvio.

 


Es importante comenzar el tratamiento para las quemaduras solares lo antes posible. Las quemaduras solares pueden provocar daños permanentes en la piel y aumentar el riesgo de cáncer de piel. Es importante tener en cuenta que la mejor manera de evitar el sufrimiento por una quemadura solar es no quemarse.

 

Cómo aliviar la incomodidad de las quemaduras solares



Alivio del dolor: el ibuprofeno u otros medicamentos antiinflamatorios no esteroideos pueden ayudar a aliviar el dolor y reducir la hinchazón. Es mejor tomarlos lo antes posible.

Crema de hidrocortisona: también puede ayudar a reducir la inflamación y la picazón.

Rehidratación: importantísimo beber agua para ayudar a rehidratar la piel.

No romper las ampollas pequeñas: Hay que dejarlas que sigan su proceso natural. En el caso de que se rompan hay que limpiarlas con agua y jabón suave.

Si se pela la piel: no hay que rascarse y es recomendable aplicar crema hidratante

Refrescar la piel: aplicar un paño húmedo o una toalla o darse un baño o ducha de agua fría.

No usar mantequilla: Se trata de un remedio falso que puede prevenir la curación y dañar la piel. Antes que eso, crema hidratante o gel de aloe vera.

Alejarse del sol: podemos empeorar la quemadura si la exponemos a más rayos UV.

 

Diagnóstico de quemaduras solares



Una quemadura solar leve normalmente no requiere una visita al médico. Sin embargo,
si hay síntomas graves, es importante buscar atención médica.

La mejor manera de evitar las quemaduras solares es minimizar la cantidad de tiempo que la piel está expuesta a la luz solar: sentarse en lugares con sombra, usar un sombrero de ala ancha, proteger los ojos con gafas de sol, evitar salir en las horas más calurosas del día y utilizar protección solar, reaplicándola regularmente cada dos horas.

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo