Cómo resistirse al chocolate

La clave para resistir la tentación del chocolate está en la 'defusión cognitiva'.

También te puede interesar: Tu cerebro sabe si comerás chocolate

Entonces, ¿cómo podemos erradicar esos pensamientos que nos hacen pensar en chocolate? El estudio exploró la idea de que los pensamientos iniciales sobre un objeto deseable son amplificados por las imágenes mentales. ¿Se podrían dirigir esos pensamientos para reducir el antojo de chocolate?


Los científicos probaron esta teoría realizando
dos experimentos. El primer experimento contó con la participación de un grupo de 94 mujeres jóvenes, mientras que el segundo implicó a un grupo de 97 mujeres jóvenes que afirmaban querer reducir su deseo de comer chocolate. En ambos experimentos, las participantes fueron asignados al azar para recibir terapia de defusión cognitiva, imágenes guiadas o formar parte del grupo de control.

La difusión cognitiva se centra en tomar la iniciativa para alejarse del pensamiento que se desea, esto es, el chocolate para darnos cuenta de que no necesitamos responder a estos pensamientos con la acción (comerlo). Respecto a las imágenes guiadas, es la etapa en la que empezamos a imaginar cómo sería oler y comer chocolate. A continuación se sustituyen estos pensamientos con imágenes guiadas, esto es, imágenes no relacionadas con el chocolate como pueden ser un bosque o una playa.

 

En ambos grupos, los investigadores compararon la aparición de pensamientos relacionados con el chocolate antes y después de cada intervención, así como la intensidad de los antojos, la vivacidad de las imágenes y el consumo de chocolate.


Los investigadores descubrieron que la defusión cognitiva condujo a una reducción de los pensamientos intrusivos, la vivacidad de las imágenes y la intensidad del deseo en ambos grupos, mientras que las imágenes guiadas condujeron a reducciones en los pensamientos relacionados con el chocolate, la intrusión, la vivacidad de las imágenes y la intensidad del deseo .

Aunque el consumo de chocolate no difirió entre los grupos, los investigadores creen que
sus hallazgos indican que la participación en una mayor conciencia de uno mismo cuando aparecen los pensamientos sobre el chocolate, podría detenernos de sucumbir a los antojos.

"Si abordamos la cuestión cuando aparece por primera vez en nuestra mente - sobre todo si no se tiene hambre - entonces es mucho más fácil que esperar a que los antojos cojan fuerza.
Aprender a cortar estos deseos nada más surgir, dándose una distracción constructiva como imaginar un paseo en un bosque, puede ayudar a reducir la intrusión de los pensamientos y la vivacidad de las imágenes. Descubrimos que era importante dirigir los primeros pensamientos de antojo antes de que se convirtieran en antojos", explica Sophie Schumacher, líder del trabajo.

 

El estudio ha sido publicado en la revista Appetite.

 

Etiquetas: adiccióncerebrochocolatepsicologíasalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS