¿Cómo nos afecta que el coronavirus infecte a los ciervos?

El coronavirus puede infectar otras poblaciones animales y aunque esto no suponga un problema inmediato para nosotros, puede afectarnos en el futuro.

Los virus necesitan de un organismo para tomar prestado su maquinaria de fabricación de proteínas para replicarse y expandirse. En otras palabras, se sirven de las herramientas de animales o bacterias para sobrevivir. Algunos virus están especializados para infectar un tipo de animal concreto o incluso una bacteria. El coronavirus ha sido detectado en diferentes especies de animales a lo largo de la pandemia, varios mamíferos entre ellos como gorilas, gatos, perros y ciervos.

Cuanto más infecta, mayor probabilidad de mutar

Todos los organismos mutan, debido a estímulos externos o fallos en los controles celulares. Los virus tienen una tasa de mutación mucho más elevada que otros organismos porque carecen de algunos de estos controles celulares, que se asegura de no introducir fallos en las rondas de replicación o fabricación de proteínas. Por este motivo, las variantes aparecen con más frecuencia en los virus que en humanos, que tenemos un control de fallos mucho más estricto. Además, la probabilidad de mutación se mantiene cada vez que el virus se duplica y esto ocurre durante el proceso de infección en el hospedador.

La presencia del coronavirus que ha causado la pandemia, el SARS-CoV-2, ya se había detectado en ciervos en varias regiones de Estados Unidos durante los últimos años. En los últimos días, investigadores han tomado muestras de cinco ciervos de cola blanca en Ontario, Canadá, y han secuenciado el genoma completo. Los resultados han sido publicados y están pendientes de revisión por expertos, pero las evidencias apuntan a que estas muestras de coronavirus contienen 76 mutaciones, de las cuales 23 no se habían detectado antes en ciervos. Algunas de estas mutaciones parecen una respuesta evolutiva que se debe a las características del hospedador.

A pesar de que los coronavirus detectados en los ciervos presentan un número elevado de mutaciones, los autores del estudio no consideran que suponga un riesgo para los humanos, basándose en lo que se sabe hasta ahora. Sin embargo, teniendo en cuenta que cuantas más veces se replique el virus, mayor será la probabilidad de que aparezcan nuevas mutaciones, no hay que descartar que pueda ocurrir.

Las variantes también se encuentran entre ciervos

Otro estudio reciente publicado y aún pendiente de ser revisado, ha presentado datos de tasas de infección en poblaciones de ciervos de cola blanca a finales de 2021 en varios puntos de Pensilvania, Estados Unidos. Las muestras fueron obtenidas de forma similar al sistema de detección de humanos, con hisopados nasales. De más de 90 ciervos analizados, 19.3% fueron positivos para SARS-CoV-2. Se desconoce si estos ciervos presentaban algún tipo de síntomas, pero las muestras tomadas de ciervos atropellados tenían una tasa de positivo más alta que los ciervos muestreados por voluntarios o en clínicas veterinarias.

De todas las muestras tomadas, siete de ellas fueron secuenciadas para determinar qué variante era la que estaba causando la infección. Los resultados apuntan a que las variantes Alpha y Delta se pueden encontrar en las poblaciones de ciervos, aunque algunas de ellas presentaban mutaciones diferentes de las variantes detectadas en humanos. Estos datos apuntan a que el riesgo de que el coronavirus pase de humanos a animales parece mantenerse independientemente de la variante.

La variante Alpha en humanos ha quedado desplazada por las variantes Delta y Omicron, que son las mayoritarias actualmente. Sin embargo, en la población de ciervos todavía se detecta la variante Alpha con una frecuencia similar a la Delta. Todavía no se tienen suficientes evidencias para determinar si una u otra variante tiene preferencia para una especie de animal concreta, debido a que sus mutaciones presenten una ventaja para la infección. Es posible que la variante Omicron se pueda detectar en el futuro en las poblaciones de ciervos de cola blanca, o en otras especies animales. Sin embargo, tampoco se puede afirmar que estos animales vayan a presentar síntomas, porque los mecanismos de infección en otros mamíferos sólo se conocen parcialmente.

Estos estudios nos ayudan a entender cómo se puede expandir el coronavirus en otras especies animales, y esto resulta de vital importancia para analizar los riesgos de aparición de nuevas variantes. El coronavirus sufre mutaciones en cada ronda de replicación y si encuentra una especie en la que pueda mantenerse de forma permanente, podría acumular mutaciones diferentes a las encontradas en variantes que infectan humanos. Aún así, estas nuevas variantes podrían mantenerse en esa especie animal y no saltar a humanos.

Aunque todavía hay muchas incógnitas sobre el mecanismo de infección del coronavirus y su efecto global en esta pandemia, estas evidencias ayudan a comprender cómo funciona y, de ese modo, poder tomar medidas preventivas si fuera necesario.

Referencias:

Marques et al. 2022. Evolutionary Trajectories of SARS-CoV-2 Alpha and Delta Variants in White-Tailed Deer in Pennsylvania. medRxiv. doi: 10.1101/2022.02.17.22270679.

Pickering et al. 2022. Highly divergent white-tailed deer SARS-CoV-2 with potential deer-to-human transmission. bioRxiv. doi: 10.1101/2022.02.22.481551
Sherezade MR

Sherezade MR

Soy una doctora en Alergología que en sus ratos libre cuenta la ciencia en redes. Me licencié en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y realicé el doctorado en la Universidad de Medicina de Viena. Ahora trabajo como postdoc en el Instituto de Alergología Fraunhofer asociado al Hospital Charité de Berlín. Mi nueva faceta es divulgadora amateur que hace vídeos cortos en Twitter y streams largos en Twitch. A veces también escribo o consigo logros para la Alianza en World of Warcraft. Página web

Continúa leyendo