Científicos españoles advierten que es probable que nuevos nemátodos infecten a humanos

¿Cuáles son las posibilidades de transmisión desde un huésped animal a un ser humano?

nematodo
iStock

En un escenario en el que la pandemia de COVID-19 ha reflejado la importancia de controlar a los agentes infecciosos teniendo en cuenta que podrían saltar en cualquier momento de un animal a los humanos, resulta más que crucial un estudio en profundidad de este campo.

Los científicos han descrito en todo el mundo alrededor de 40 casos de infección por distintas especies de gusano nematodos Onchocerca que habitualmente suelen afectar únicamente a animales, sin contar la especie Onchocerca volvulus, que provoca la llamada 'ceguera de los ríos' (oncocercosis humana). Ahora, un equipo de investigadores españoles del Instituto de Ganadería de Montaña (IGM), centro mixto del CSIC y la Universidad de León y el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) se ha propuesto evaluar las probabilidades de que, a través de un vector, se pueda infectar un ser humano a través de un huésped animal infectado con el gusano nematodo Onchocerca o alguna de sus muchas especies; se trata de un género que está extendido prácticamente por todo el mundo, sobre todo en ríos rápidos y arroyos pues sus vectores (es decir, los animales que los propagan), son las moscas negras (Simuliidae), oriundas de estas zonas.

Teniendo en cuenta que solo la conocida como “ceguera de los ríos” era la única infección registrada en humanos, la presencia de estas decenas de casos por otras especies de Onchocerca que afectan habitualmente a animales, los científicos creen que es el momento de hacer sonar la alarma y comenzar a tomar medidas oportunas para que, lo que aparentemente hace pensar que son solo casos aislados, no se convierta en una sorpresa catastrófica como ha ocurrido con el coronavirus SARS-CoV-2.

 

“Los principales hospedadores de Onchocerca son los ungulados (los animales cuyas patas terminan en pezuña, como las cabras montesas, los cerdos, los caballos, las jirafas o las cebras), aunque algunas especies también se encuentran en cánidos como lobos o perros, en felinos como gatos y en humanos, como es el caso de la especie Onchocerca volvulus”, explica Maria Cambra Pellejà, investigadora del Instituto de Ganadería de Montaña y líder del estudio que recoge la revista Pathogens.

Este género de nematodos, tan extendido por todo el planeta, utiliza las moscas negras para formar nódulos subcutáneos en la piel cuyas larvas pueden observarse libres en la piel o incluso en tejidos oculares de animales adultos (más que en las crías).

Una vez que la mosca negra hace de vector exitoso, el nematodo Onchocerca volvulus provoca un picor intenso, erupciones cutáneas que pueden llegar a desfigurar la piel en los casos más graves e incluso trastornos visuales que pueden conducir a la ceguera permanente, de ahí que se le conozca popularmente como la enfermedad “ceguera de los ríos”.

 


¿Tiene una incidencia alta?

Así es; no en vano, es la segunda causa infecciosa de ceguera a nivel mundial con una morbilidad muy alta.

El hecho de que ya se hayan descrito 40 casos diferentes de infecciones en humanos por algunas especies de Onchocerca podría, según los expertos, marcar un peligroso precedente respecto a la posibilidad de que estas especies propias de animales, acabaran estableciéndose también en los seres humanos, sobre todo teniendo en cuenta nuestro contacto cercano con perros o ganado que pueden compartir hábitat con nosotros.

 

Referencia: Cambra-Pellejà, María, Javier Gandasegui, Rafael Balaña-Fouce, José Muñoz, y María Martínez-Valladares “Zoonotic Implications of Onchocerca Species on Human Health”. Pathogens DICYT 2020 doi: 10.3390/pathogens9090761 Pathogens. 2020 Sep; 9(9): 761. PMCID: PMC7560048 PMID: 32957647

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo