Beber alcohol (aunque sea poco) daña el cerebro

Expertos descubren de qué forma afecta beber moderadamente alcohol a nuestro cerebro.

Para analizar este extremo, los expertos examinaron 30 años de datos (recogidos entre 1985 y 2015) de 550 hombres y mujeres sanos con 43 años de media que participaron en el estudio Whitehall II. Ninguno de ellos tenía dependencia del alcohol al inicio del estudio.

Los datos incluían información sobre el consumo semanal de alcohol y medidas sobre la función cerebral y el rendimiento mental.
Los participantes también se sometieron a una resonancia magnética cerebral al principio y al final del estudio.

Los resultados revelaron que
una mayor ingesta de alcohol estaba vinculada a un mayor riesgo de atrofia o degeneración de tejido en el hipocampo, una parte del cerebro crucial para la orientación espacial y la memoria. Este nefasto vínculo permanecía incluso tras tomar en cuenta factores que podrían influir en el resultado como el sexo, la edad, los años de educación, el estado socioeconómico, la actividad social y física, el historial médico, el tabaquismo y el riesgo de accidente cerebrovascular.

 

Los participantes cuya ingesta de alcohol superó las 30 unidades por semana tuvieron el mayor riesgo de atrofia del hipocampo (tal y como se esperaba); sin embargo, el análisis también mostró un vínculo con el consumo moderado de alcohol, que definieron como de 14 a 21 unidades por semana (14 unidades = 5 copas de vino generosas). Esto es, en comparación con las personas que no bebían, las personas que bebían moderadamente (hasta 7 copas de vino) mostraron un riesgo tres veces mayor de atrofia del hipocampo.


Aunque el estudio tiene limitaciones, debido a que el consumo de alcohol afecta a una gran proporción de la población, las implicaciones para la salud pública podrían ser significativas, concluyen los autores.

 

Referencia: Moderate alcohol consumption as risk factor for adverse brain outcomes and cognitive decline: longitudinal cohort study BMJ 2017; 357 doi: https://doi.org/10.1136/bmj.j2353 (Published 06 June 2017) Cite this as: BMJ 2017;357:j2353

 

Etiquetas: alcoholcerebronoticias de cienciasalud

Continúa leyendo

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS