¡Atención, alergias! Junio

La primavera se va quedando atrás y con ella el polen de algunas plantas, pero otras especies comienzan el ciclo en el mes de junio. Te explicamos qué alergias pueden aparecer.

 

Las alergias estacionales suelen estar marcadas por la primavera y el ciclo de floración de las plantas. Sin embargo, no todas las especies de plantas tienen coordinados los ciclos en los meses primaverales. Algunas plantas empiezan a ser protagonistas con la llegada del verano. En este artículo os contamos qué tipo de polen aparece en este mes de junio.

Las plantas también florecen en verano

Es posible que algunas plantas hayan comenzado su ciclo de floración en primavera y todavía continúen entrado el mes de junio. Sin embargo, hay muchas otras plantas que comienzan el ciclo en los meses de verano.

No siempre resulta evidente ya que el polen puede aparecer en estructuras no tan vistosas como una rosa o una margarita, pero no por ello contienen menos cantidad de polen. Para las personas que sufren esta alergia, los síntomas pueden aparecer en verano, aunque ya no se vean tantas flores en los parques.

¿Qué tipo de alergia hay en junio?

Los síntomas alérgicos se dan cuando el alérgeno, el polen, se libera en altas concentraciones al aire debido a estos ciclos de floración de las plantas. La alergia más común al polen es de tipo rinitis o rinoconjuntivitis, donde los síntomas están localizados en nariz y ojos.

Para algunas plantas, estas altas temperaturas son las señales para comenzar el ciclo. Es lo que conocemos como factores externos o ambientales. Si los factores internos, tales como hormonas y cantidad de nutrientes y energía disponible, también son óptimos, comenzará el ciclo de liberación del polen. Para las plantas que tienen una polinización a través del aire (anemofilia), provocar alergias a algunas personas es sólo un daño colateral.

¿Qué polen aparece en junio?

A pesar de que existe un margen de error debido a las condiciones climáticas, es posible predecir con bastante exactitud qué especies de polen aparecerán este mes de junio. Además de las nuevas plantas, lo más probable es que sigan los pólenes que ya dominaban el aire en el mes de mayo durante los primeros días o semanas de este mes.

Como el clima es un factor determinante, las especies de polen varían según la región y pueden aparecer o desaparecer a diferentes tiempos. Para que sea más sencillo, aquí os explicamos qué tipo de polen es más probable encontrar en cada región.

De los viejos conocidos que aparecieron en mayo, los siguientes tipos de plantas pueden seguir provocando alergias en las mismas regiones: gramíneas (Gramineae), olivo (Olea), roble (Quercus), acedera (Rumex), mercurial (Mercurialis), pino (Pinus), llantén (Plantago), y urticáceas (Urticaceae).

Como novedad, el polen de castaño (Castanea) y artemisa (Artemisia) que podían haberse limitado a la zona central de la península, ahora es más probable encontrarlo también en el norte.

Algunas especies aparecen por primera vez en la zona centro y mediterránea, como las especies salsola y barrilla (Chenopodiaceae) y amarantáceas (Amarantaceae). En estas familias encontramos plantas como las espinacas, quinoa, remolacha y varias especies de “arbustos” que a todos se nos viene a la mente cuando se secan y ruedan en las típicas películas del Lejano Oeste.

Por último, en Canarias van a por el bingo del polen, ya que en este mes de junio tendrán polen de casi todas las especies que habitan en esa región, algunas en pleno ciclo, aunque otras sólo durante pocos días. Entre ellas encontramos las ya mencionadas y además poligonácea (Romex) y morera (Morus).

Zona norte

  • artemisa (Artemisia)
  • castaño (Castanea)
  • gramíneas (Gramineae)
  • olivo (Olea)
  • roble (Quercus)
  • acedera (Rumex)

Zona centro

  • castaño (Castanea)
  • salsola o amarantáceas (Chenopodiaceae, Amarantaceae)
  • mercurial (Mercurialis)
  • gramíneas (Gramineae)
  • olivo (Olea)
  • pino (Pinus)
  • llantén (Plantago)
  • roble (Quercus)
  • acedera (Rumex)
  • urticáceas (Urticaceae)

Zona mediterránea

  • artemisa (Artemisia)
  • salsola o queno (Chenopodiaceae, Amarantaceae)
  • mercurial (Mercurialis)
  • gramíneas (Gramineae)
  • olivo (Olea)
  • llantén (Plantago)
  • roble (Quercus)
  • acedera (Rumex)
  • urticáceas (Urticaceae)

Islas Canarias

  • artemisa (Artemisia)
  • gramíneas (Gramineae)
  • palmera (Palmaceae)
  • mercurial (Mercurialis)
  • olivo (Olea)
  • pino (Pinus)
  • llantén (Plantago)
  • roble (Quercus)
  • urticáceas (Urticaceae)
  • poligonácea (Romex)
  • morera (Morus)

Otro detalle importante que deja de ocurrir en junio y que era de gran ayuda en primavera es la frecuencia de lluvias. La lluvia y la alta humedad hace que el polen en el aire se hidrate, y esta cantidad de agua hace que pese más, y caiga más rápido debido a la gravedad.

La lluvia podía dar un respiro a las personas alérgicas al polen ya que ayudaba a disminuir la concentración de polen de forma rápida. Sin embargo, en este mes de junio la frecuencia de lluvias disminuye considerablemente en algunas regiones de la península.

Por lo tanto, la cantidad de polen en el ambiente se pueden mantener alta durante más tiempo, provocando que los síntomas duren más y no haya tregua para las personas alérgicas.

Salsola.
Salsola. Fuente: iStock

¿Cómo protegerse de la alergia al polen?

Como siempre recomendamos, es más efectivo prevenir los síntomas de la alergia que tratarlos cuando ya nos impiden llevar un día normal. Gracias a las diferentes páginas web de consulta y nuevas aplicaciones con notificaciones de alerta, podemos estar actualizados de la cantidad de polen en el ambiente de forma casi instantánea.

Aunque estas herramientas son muy útiles a la hora de ajustar las actividades al aire libre, es recomendable tener medicación a mano o incluso comenzar a tomarla en cuanto aparezcan los primeros síntomas o indicadores de polen en el aire.

Ante cualquier duda sobre tu alergia, el médico de cabecera, un especialista en alergias o en la propia farmacia podrán recomendar qué tratamiento puede ser más efectivo para según qué síntomas. Si tienes sospechas de sufrir alergia al polen, pero no has recibido un diagnóstico especializado, ese es el primer paso a tomar.

Sin embargo, las pruebas de la alergia no pueden realizarse durante la temporada de síntomas, así que la mejor opción será controlar los síntomas de la mejor manera posible y esperar a que se vayan por completo antes de pedir cita con un especialista.

De forma adicional, es recomendable evitar las actividades en el exterior y el uso de mascarillas, tanto las normales como las FFP2, ya que reducen en parte la cantidad de polen inhalado.

Referencias:

Bergmann et al. 2021. Face masks suitable for preventing COVID-19 and pollen allergy. A study in the exposure chamber. Allergo J Int. doi: 10.1007/s40629-021-00180-8.

European Academy of Allergy and Clinical Immunology (EAACI). 2022. Asociación de médicos, investigadores y profesionales de la salud.

Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC). 2022.

 

Sherezade MR

Sherezade MR

Soy una doctora en Alergología que en sus ratos libre cuenta la ciencia en redes. Me licencié en Biología en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y realicé el doctorado en la Universidad de Medicina de Viena. Ahora trabajo como postdoc en el Instituto de Alergología Fraunhofer asociado al Hospital Charité de Berlín. Mi nueva faceta es divulgadora amateur que hace vídeos cortos en Twitter y streams largos en Twitch. A veces también escribo o consigo logros para la Alianza en World of Warcraft. Página web

Continúa leyendo