Asocian el exceso de peso con el 4% de los casos de cáncer a nivel mundial

El estudio que recoge los resultados señala al estilo de vida occidental como principal culpable de la tendencia, que va en aumento.

Exceso de peso

 

Más de 650 millones de personas en el mundo padecen obesidad, según las cifras más recientes que se manejan en la comunidad científica. El exceso de peso, que ya se cataloga como epidemia en algunos países, está relacionado con múltiples complicaciones de salud, como las enfermedades cardiovasculares, y otros problemas, incluso la pérdida de cognición.

La obesidad, por supuesto, se conoce desde hace años como uno de los principales factores de riesgo en diversos tipos de cáncer. Pero un estudio de la revista Cancer Journal for Clinicians (supervisada por la American Cancer Society), afirma que el exeso de peso corporal fue el responsable del 3,9% todos los tumores en el mundo en 2012.

Una cifra que, según los pronósticos, aumentará en las próximas décadas.

 

El estilo de vida occidental tiene la culpa

 

Además, el informe incide en los procesos que están favoreciendo este aumento de peso a nivel global en los países industrializados, que son los que enumeramos a continuación: las políticas de comercialización, que promueven consumo de alimentos densos en energía y pobres en nutrientes; los patrones de comportamiento cambiantes que combinan la ingesta de energía total alta con la actividad física insuficiente; y los entornos construidos por el ser humano que amplifican estos factores.

 

Para ser más concretos, el sobrepeso y la obesidad se han relacionado con un mayor riesgo de 13 cánceres: cáncer de mama (posmenopáusica), colon y recto (colorrectal), cuello uterino, esófago (adenocarcinoma), vesícula biliar, riñón, hígado, ovario, páncreas, estómago (cardiaca ), y tiroides, así como meningioma y mieloma múltiple. Más recientemente, el sobrepeso ha sido calificado como una causa probable de cáncer de próstata avanzado, así como cáncer de boca, faringe y laringe.


Una tendencia en aumento

La prevalencia de exceso de peso corporal ha aumentado en todo el mundo desde la década de 1970. En 2016, aproximadamente el 40% de los adultos y el 18% de los niños y jóvenes (de 5 a 19 años) tenían exceso de peso corporal, lo que equivale a casi 2 mil millones de adultos y 340 millones de niños en todo el mundo.

El informe dice que la prevalencia de exceso de peso corporal ha aumentado rápidamente en la mayoría de los países en todos los grupos de población. Algunos de los aumentos más pronunciados se dan en los países de ingresos bajos y medios, probablemente como resultado de la propagación del "estilo de vida occidental", que consiste en alimentos ricos en energía y pobres en nutrientes junto con niveles reducidos de actividad física.

 

La OMS ya planea cómo ponerle remedio

Detener el aumento de la obesidad es uno de los nueve objetivos 2025 de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para hacer frente a la creciente carga mundial de enfermedades no transmisibles, incluido el cáncer, aunque las previsiones no sean muy halagüeñas: el ritmo actual de los desafíos crecientes y existentes hace que el logro de este objetivo parezca improbable.

Con todo, la OMS dice que las estrategias de alta prioridad que deberían adoptar los gobiernos, las industrias y las sociedades civiles incluyen intervenciones dirigidas por la población y políticas para rectificar la producción, distribución y comercialización de alimentos poco saludables y cambios en el entorno construido para promover niveles adecuados de actividad física.

Esas intervenciones incluyen eliminar las grasas trans mediante el desarrollo de una legislación para prohibir su uso en la cadena alimentaria; reducir el consumo de azúcar mediante impuestos efectivos sobre las bebidas endulzadas con azúcar; implementar subsidios para aumentar la ingesta de frutas y hortalizas; limitar el tamaño de la porción para reducir el consumo de energía y el riesgo de exceso de peso corporal; asegurar que el diseño urbano incorpore los elementos centrales de densidad residencial, redes de calles conectadas que incluyen aceras, fácil acceso a una diversidad de destinos y acceso al transporte público; y proporcionar acceso conveniente y seguro a espacios públicos abiertos de calidad e infraestructura adecuada para apoyar la actividad física, como caminar y el ciclismo.

Laura Marcos

Laura Marcos

Soy periodista especializada en comunicación científica, médica y ambiental. Me apasionan especialmente la salud, la psicología y la astronomía. Puedes escribirme a lmarcos@zinetmedia.es

CONTINÚA LEYENDO