Así se puede detectar a tiempo el cáncer de colon

Afecta más frecuentemente a hombres y aproximadamente el 30% se diagnostica en fases avanzadas.

El cáncer colorrectal es el tercer cáncer más frecuente en los hombres de todo el mundo. El cáncer colorrectal es un tipo de cáncer que afecta al intestino grueso y/o al recto, dependiendo de dónde se encuentren las células cancerosas.

El Mes de la Concienciación sobre el Cáncer Colorrectal (CCR) se conmemora en marzo para concienciar a hombres y mujeres de que el cáncer colorrectal puede afectar tanto a hombres como a mujeres, y de que los primeros signos pueden ser difíciles de detectar, pero sobre todo, de que es prevenible.

Entendiendo nuestro organismo

Conocer mejor las partes afectadas nos ayudará a comprender mejor la enfermedad. El cáncer colorrectal afecta a dos regiones fundamentales: el colon y el recto. Ambos son partes del sistema gastrointestinal y constituyen partes importantes del intestino grueso. En concreto, el colon, un tubo muscular de aproximadamente 1,5 metros de longitud, constituye la mayor parte del intestino grueso. Las porciones del colon reciben el nombre de la dirección en la que pasan los alimentos. Está dividido en dos secciones: el colon proximal y el colon distal, o colon ascendente y colon descendente. Básicamente son distintas denominaciones para “la primera porción del colon y la segunda”, siendo esta última la más cercana al recto.

Tras pasar por el intestino delgado, el colon absorbe el agua y la sal de los restos de comida (intestino delgado). Los residuos que quedan tras pasar por el colon se depositan en el recto, que son los últimos 15 cm del tubo digestivo. Se mantiene allí hasta que llega el momento de pasar por el ano. Los músculos en forma de anillo que rodean el ano (también llamados esfínteres) impiden que las heces salgan hasta que se aflojan durante la defecación.

¿Qué es el cáncer colorrectal?

El cáncer colorrectal comienza en al menos uno de las dos porciones comentadas (el colon o el recto). Dependiendo de dónde empiece, esta enfermedad se denomina cáncer de colon o cáncer de recto. Como tienen muchas características similares, el cáncer de colon y el cáncer de recto a veces se combinan juntos. La mayoría de los cánceres colorrectales comienzan como un pólipo, un crecimiento de tejido en el revestimiento interno del colon o del recto.

Algunos pólipos pueden volverse cancerosos con el tiempo (normalmente muchos años), sin embargo, no todos los pólipos se vuelven cancerosos. La probabilidad de que un pólipo se convierta en cáncer viene determinada por el tipo de pólipo.

Si el cáncer se desarrolla en un pólipo, con el tiempo puede extenderse a la pared del colon o del recto. Las paredes del colon y del recto están formadas por numerosas capas. El cáncer colorrectal comienza en la capa interna y puede extenderse a todas o parte de las demás capas. Las células cancerosas pueden expandirse hacia el torrente sanguíneo o los vasos linfáticos una vez que han penetrado en la pared. Entonces pueden desplazarse a los ganglios linfáticos vecinos o incluso a otras regiones del cuerpo.

Cribado del cáncer colorrectal

El cribado es un procedimiento que examina el cáncer antes de que la persona presente algún síntoma. Esto puede ayudar a detectar el cáncer en una fase preliminar. Puede ser más fácil tratar el tejido aberrante o el cáncer si se descubre pronto. Esto es así porque el cáncer puede haberse extendido ya en el momento en que aparecen los síntomas.

Existen investigadores que intentan averiguar quiénes son más propensos a desarrollar determinados tipos de cáncer. También se fijan en lo que hacemos y a lo que nos exponemos, para determinar si nos hace más propensos a padecer algún tipo de cáncer. Estos datos ayudan a los médicos a determinar quién debe someterse a un cribado, qué pruebas de cribado deben utilizarse para prevenir qué tipo de cáncer en concreto y con qué frecuencia deben realizarse.

Tipos de métodos de detección

Con el avance de la tecnología, se utilizan muchas técnicas de cribado para detectar el cáncer colorrectal. Incluso la presencia de sangre en las heces es un marcador potencial, aunque no es un signo de confirmación.

  1. Colonoscopia

Durante una colonoscopia, el paciente está (habitualmente) sedado y el médico examina todo el recto y el colon. Una colonoscopia es un tubo flexible e iluminado que se introduce en el recto y en todo el colon para comprobar si hay pólipos o cáncer. El médico puede extraer pólipos u otros tejidos para inspeccionarlos durante esta operación. Si se elimina o extirpa el pólipo, ayuda a evitar el cáncer colorrectal.

  1. Colonografía por Tomografía Computarizada (Colonografía por TC)

La tomografía computarizada-colonoscopia (TC-colonoscopia), también conocida como colonoscopia virtual, es un procedimiento de cribado que se está investigando actualmente. Para obtener los mejores resultados, debe ser interpretada por un radiólogo capacitado. La colonografía por TC puede ser una alternativa para las personas que no pueden someterse a una colonoscopia estándar por el riesgo de la anestesia (medicación que bloquea la conciencia del dolor) o que tienen una obstrucción en el colon que impide un examen completo.

  1. Prueba de sangre oculta en heces

Esta es la joya de la corona en lo que a cribado y prevención se refiere. La prueba de sangre oculta en heces busca sangre en las heces (a menudo microscópica, es decir, no apreciable a simple vista), lo que podría indicar varías patologías como pólipos, hemorroides, úlceras gástricas o del intestino delgado, una fisura anal o, en algunas ocasiones, cáncer (entre otras posibilidades). Un resultado positivo, por tanto, no nos da un diagnóstico. Incluso la ingesta de un filete poco hecho podría alterar los resultados. Sin embargo, un resultado positivo sí que puede ser una señal para investigar un poco más…

Los dos tipos de pruebas disponibles son el guayaco (FOBT) y la inmunoquímica (FIT). Como los pólipos y las neoplasias no sangran con regularidad, la FOBT debe realizarse en muchas muestras de heces al año y repetirse cada año.

¿Quién debe someterse a las pruebas de cribado?

Vale, seguro que ya te ha quedado clara la importancia del cribado y la prevención, ¿pero a quién está dirigido este cribado principalmente? Principalmente a aquellos colectivos con un riesgo aumentado, como las personas con antecedentes familiares de cáncer de colon o recto. Los pacientes que también tienen un riesgo personal de desarrollar un cáncer colorrectal deben someterse a pruebas de detección. Hay diferentes opciones de cribado para diferentes casos. Las personas con antecedentes de EII (enfermedad del intestino irritable) o síndrome de Lynch, etc., deben hacerse un cribado colon-rectal para comprobar las posibilidades.

Aunque las recomendaciones específicas pueden variar ligeramente entre países, en España el cribado mediante el test de sangre oculta en heces se realiza cada 2 años a todas las personas a partir de los 50 años, aunque estén asintomáticas y sin antecedentes familiares. En el grupo de las personas de riesgo, el test y la cadencia de las pruebas dependen de cada caso particular y el riesgo concreto, pudiendo recurrir a una colonoscopia cada 10 años, entre otras posibilidades.

Referencias

What is colorectal cancer – American cancer society- https://www.cancer.org/cancer/colon-rectal-cancer/about/what-is-colorectal-cancer.html#:~:text=Colorectal%20cancer%20starts%20in%20the,to%20grow%20out%20of%20control.
Colorectal cancer – NCI - https://www.cancer.gov/types/colorectal
Colorectal screening - https://www.cancer.net/cancer-types/colorectal-cancer/screening
Colorectal Cancer screening-Patient version – NCI - https://www.cancer.gov/types/colorectal/patient/colorectal-screening-pdq
 

 

 

Amyad Raduan

Amyad Raduan (GlóbuloAzul)

Licenciado en Medicina por la Universidad Miguel Hernández de Elche, con Máster propio en Integración y Resolución de Problemas Clínicos en Medicina por la Universidad Alcalá de Henares, Máster en Medicina Clínica por la Universidad Camilo José Cela y actualmente realizando un Máster Oficial en Investigación Clínica por la Universidad Miguel Hernández de Elche. También es Diplomado en Transporte Sanitario Medicalizado. En la actualidad, ejerce como Médico Residente en la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria, en el Hospital Vega Baja de Orihuela (Alicante). Asímismo, es dueño y fundador de la empresa de divulgación científica especializada en medios audiovisuales, GLÓBULO SALUD SL, a través de la cual coordina a un equipo de médicos, ilustradores y animadores. (Canal de YouTube)

Continúa leyendo