Así afecta la obesidad al cerebro

El vínculo entre la obesidad y el cerebro es un campo de reciente estudio. Acaban de añadir piezas importantes a este rompecabezas.

Desde el tamaño y la funcionalidad del cerebro hasta los circuitos neuronales específicos, estudios recientes han puesto de manifiesto aspectos importantes de la conexión entre la obesidad y el cerebro. Por ejemplo, un estudio reciente publicado en Trends in Cognitive Sciences mostró que la corteza prefrontal del cerebro, un área que es importante para el pensamiento complejo, la planificación y el autocontrol, es menos activa en las personas que tienden a comer en exceso, lo que puede llevar a la obesidad y al aumento de peso.

También hemos identificado una serie de neuronas que pueden controlar la sobrealimentación cuando se activan.
Un nuevo trabajo se suma a estas evidencias, arrojando más luz sobre la conexión entre la obesidad y las diferencias en la estructura y la forma del cerebro.

Ilona A. Dekkers, del Centro Médico de la Universidad de Leiden en los Países Bajos, dirigió un equipo de investigadores que utilizaron la tecnología de escaneo de MRI para comprender el vínculo entre la obesidad y la estructura cerebral.

Sus conclusiones revelaron volúmenes de materia gris más pequeños en personas con obesidad, lo que solidificó los resultados de investigaciones anteriores. También encontraron conexiones con la forma y estructura del cerebro, lo que conocemos como morfología del cerebro.

 

Más grasa corporal, menos volumen de materia gris



El objetivo era examinar de qué manera la obesidad podría afectar el cerebro, ya que estudios anteriores habían encontrado un mayor riesgo de deterioro cognitivo y demencia entre las personas obesas. Los expertos examinaron las
exploraciones cerebrales de más de 12.000 personas que participaron en el estudio del Reino Unido Biobank Imaging. Las técnicas de imagen cerebral que el equipo utilizó en el estudio aportaron datos sobre la materia gris y blanca de los participantes.


La materia gris está llena de neuronas, mientras que la materia blanca consiste principalmente en proyecciones nerviosas llamadas
axones y células gliales.

Los investigadores descubrieron que "tener niveles más altos de grasa distribuida en el cuerpo está asociado con volúmenes más pequeños de estructuras importantes del cerebro, incluidas las estructuras de materia gris que se encuentran en el centro del cerebro".

"Curiosamente, observamos que estas asociaciones son diferentes para hombres y mujeres, lo que sugiere que
el género es un importante modificador del vínculo entre el porcentaje de grasa y el tamaño de estructuras cerebrales específicas", agregan los autores en la revista Radiology.

 

Específicamente, los hombres con obesidad tenían menor volumen de materia gris tanto en general como en ciertos circuitos de procesamiento de recompensas y estructuras cerebrales que se ocupan del movimiento. Para las mujeres con obesidad, una mayor cantidad de grasa corporal solo se relacionó con un volumen de materia más bajo en una región llamada globo pálido, que es un área del cerebro que desempeña un papel en el movimiento voluntario.

Tanto en hombres como en mujeres,
hubo una conexión entre una mayor cantidad de grasa corporal y la posibilidad de pequeños cambios en la materia blanca del cerebro.

"Nuestro estudio muestra que la recopilación de una gran cantidad de datos de MRI puede llevar a una mejor comprensión de qué estructuras cerebrales están involucradas en todo tipo de resultados de salud, como la obesidad", explica Dekkers.

 

Implicaciones del estudio

 

Menos materia gris podría significar menos neuronas, exponen los expertos, y los cambios en la materia blanca podrían afectar a la comunicación entre las neuronas, la sinapsis.

"Para futuras investigaciones, sería de gran interés ver si las diferencias en la distribución de la grasa corporal están relacionadas con las diferencias en la estructura morfológica del cerebro, ya que la grasa visceral es un factor de riesgo conocido para la enfermedad metabólica y está relacionada con la inflamación sistémica de bajo grado", comenta Hildo Lamb, líder del trabajo.

 

Referencia: Obesity, Brain Volume, and White Matter Microstructure at MRI: A Cross-sectional UK Biobank Study Ilona A. Dekkers , Philip R. Jansen, Hildo J. Lamb. RADIOLOGY 2019 DOI: https://doi.org/10.1148/radiol.2019181012

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo