Así afecta a tu salud ser perfeccionista

¿Sabes qué es el perfeccionismo tóxico? Hoy hablamos del peligro de aspirar a ser perfecto.

Decir que somos perfeccionistas puede sonar estupendo en una entrevista de trabajo, ¿verdad? pero ¿el esfuerzo por la perfección nos hace sentir bien con nosotros mismos? Muchos estudios demuestran que perseguir constantemente el espectro de la perfección puede dañar gravemente nuestra salud mental y nuestro bienestar.

 

El riesgo de aspirar a ser perfectos

 

Nos planteamos llevar a cabo una tarea y empezamos por crear la expectativa inicial de perfección de nuestro objetivo. Luego, olvidamos algo tan básico como el tiempo limitado que tenemos para dedicarle y nuestra expectativa de perfección va creciendo conforme nos volvemos más minuciosos. Finalmente, las expectativas tan poco realistas se nos echan encima con tanto peso que somos incapaces de empezar lo que, a su vez, alimenta una voz interior áspera que nos alecciona por posponer las cosas o por querer ser algo que no eres. Es el patrón del perfeccionismo tóxico.

Para muchas personas, enfrentarse al sabotaje del perfeccionismo puede resultar muy difícil.



¿Qué es exactamente el perfeccionismo?

 

Los expertos tienden a definir el perfeccionismo como "una combinación de estándares personales excesivamente altos y autoevaluaciones demasiado críticas". Sin embargo, hay más matices a esta definición.

Gordon Flett (Universidad de York en Ontario, Canadá) y Paul Hewitt (Universidad de British Columbia, Canadá) son dos de las principales autoridades en el campo del perfeccionismo, quienes han estudiado este tema durante décadas. Juntos, los dos psicólogos definieron las tres facetas principales del perfeccionismo en un estudio histórico que publicaron hace casi tres décadas. Dicen que hay "perfeccionismo auto orientado, perfeccionismo orientado hacia el otro y perfeccionismo socialmente prescrito".

 

También te puede interesar:

¿Cómo afecta el perfeccionismo a nuestra salud en general?

 

El perfeccionismo puede afectar gravemente nuestra salud mental y física. En un estudio reciente llevado a cabo por Thomas Curran, profesor del Departamento de Salud de la Universidad de Bath en el Reino Unido, y Andrew P. Hill, de la Universidad de St. John en York, también en Reino Unido, los autores explican que el perfeccionismo socialmente prescrito es la "más debilitante" de las tres formas.

En el perfeccionismo socialmente prescrito, "los individuos creen que su contexto social es excesivamente exigente, que otros los juzgan con dureza y que deben mostrar la perfección para asegurar su aprobación".

 

La ansiedad, la depresión y las ideas suicidas son solo algunos de los problemas de salud mental que los especialistas han vinculado repetidamente con esta forma de perfeccionismo.

Un estudio más antiguo, por ejemplo, encontró que más de la mitad de las personas que murieron por suicidio fueron descritas por sus seres queridos como "perfeccionistas". Otro estudio encontró que más del 70% de los jóvenes que murieron por suicidio tenían la costumbre de crear expectativas "extremadamente altas" de sí mismos.

 

Los jóvenes, los más perjudicados

 

El perfeccionismo tóxico parece golpear especialmente a los jóvenes. Según estimaciones recientes, casi el 30% de los estudiantes de pregrado experimentan síntomas de depresión, y el perfeccionismo se ha asociado ampliamente con estos síntomas.

Estas tendencias han aumentado en las últimas décadas, especialmente en las culturas de habla inglesa. Los investigadores Curran y Hill estudiaron a más de 40.000 estudiantes universitarios estadounidenses, canadienses y británicos y encontraron que en 1989-2016, la proporción de personas que exhibieron rasgos de perfeccionismo aumentó hasta en un 33%.

 

El "perfeccionismo orientado a uno mismo", que ocurre cuando "los individuos atribuyen una importancia irracional a la perfección, tienen expectativas irreales de sí mismos y son punitivos en sus autoevaluaciones", está vinculado con la depresión clínica y los trastornos alimentarios y muerte prematura entre universitarios y jóvenes, exponen los autores.

 

Referencia: Curran, T., & Hill, A. P. (2017, December 28). Perfectionism Is Increasing Over Time: A Meta-Analysis of Birth Cohort Differences From 1989 to 2016.

Psychological Bulletin. Advance online publication. DOI: http://dx.doi.org/10.1037/bul0000138

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.