Algunos tratamientos quiroprácticos pueden dañar la vista

Entre los efectos secundarios descubiertos en este estudio, se incluyen los problemas de visión.

El cuidado quiropráctico realinea los huesos de la columna vertebral y otras partes del cuerpo para tratar problemas como dolores de cabeza y dolores de espalda. Sin embargo, algunas de estas prácticas pueden producir efectos secundarios, y según un nuevo informe publicado en American Journal of Ophthalmology Case Reports, incluyen problemas de visión.

El trabajo analizó el caso de una mujer de 59 años con visión irregular después de recibir una intervención quiropráctica. Notó que tenía
un punto "con forma de renacuajo" en su visión poco después de haberse sometido a una manipulación de la columna cervical con objeto de aliviar unos fuertes dolores de cabeza. Al día siguiente, la vista de la mujer empeoró.

 

El especialista en retina del Centro de Ojos Kellogg de la Universidad de Michigan en Ann Arbor (EE. UU.) Yannis Paulus, analizó el caso de la mujer con el Dr. Nicolas Belil, su optometrista, quien la remitió al Centro Oftalmológico de Kellogg.

Ambos expertos explican que, aunque la probabilidad de que ocurra algo como esto es baja, a veces, los movimientos particularmente fuertes realizados en la manipulación a alta velocidad en los tratamientos quiroprácticos pueden dañar los vasos sanguíneos de la retina.

Si hay sangrado dentro de la retina, puede ocurrir pérdida de visión. En el caso de la mujer objeto de estudio,
recuperó su visión normal en aproximadamente 2 meses sin requerir ningún tratamiento.

 

Efectos secundarios



Los especialistas encontraron que el tratamiento quiropráctico puede traer graves riesgos para la salud cardiovascular; Puede dañar vasos sanguíneos importantes en el organismo. Uno de los riesgos más notables es la disección de la arteria cervical, que
puede provocar un accidente cerebrovascular.

La manipulación enérgica de los huesos en el cuello puede hacer que las paredes de las arterias se rompan y provocar un sangrado. Si se forma un coágulo de sangre en esa zona y luego se desplaza, puede terminar bloqueando un vaso sanguíneo en el cerebro y causar un derrame cerebral.

 

Esto también puede ocasionar problemas con la vista, como la visión doble o la oclusión de la arteria central de la retina, que es el principal vaso sanguíneo que transporta el oxígeno a las células nerviosas que se encuentran en la retina.

Tras este nuevo caso de estudio analizado, los expertos sugieren que el movimiento de la manipulación del cuello a alta velocidad en realidad puede causar un daño más directo al ojo. Por ejemplo, tales movimientos pueden llevar a una hemorragia preretinal,
sangrando en el humor vítreo, el tejido transparente que llena el ojo entre la lente en la parte delantera y la retina en la parte posterior.

 

La técnica de alta velocidad también puede dar lugar a lo que se conoce como "desprendimiento vítreo posterior", que tiene lugar cuando el humor vítreo se desplaza de la retina. Aunque el desprendimiento vítreo posterior no requiere un tratamiento especial y los problemas de visión que causa tienden a mejorar por sí solos dentro de los 3 meses siguientes, el evento a veces puede causar complicaciones graves. En esos casos, se debe realizar un tratamiento con láser o cirugía para reparar el desgarro.

Por esta razón, los expertos exhortan a las personas que buscan atención quiropráctica a que alerten a sus médicos sobre sus opciones.

 

Referencia: Preretinal hemorrhages following chiropractor neck manipulation. Yannis M.Paulusa , Nicholas Belil. American Journal of Ophthalmology Case Reports. 2018 DOI: https://doi.org/10.1016/j.ajoc.2018.04.017

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.