Una manzana contiene 100 millones de bacterias

¿Y estas bacterias son buenas o malas? Depende de la manzana, concluye un nuevo estudio.

iStock

¿Tomarse una manzana al día realmente es tan saludable como se suele decir? Según un nuevo estudio publicado en la revista Frontiers in Microbiology, depende en gran medida de qué tipos de bacterias transporte la manzana.

Las manzanas son una de las frutas más populares del mundo. Representa una excelente fuente de nutrientes: vitamina C, múltiples vitaminas del complejo B, antioxidantes naturales y numerosos minerales. Las manzanas también son una buena fuente de fibra dietética.

Sin embargo, al igual que con cualquier otro alimento crudo,
las manzanas también son una fuente de microorganismos que entran al intestino y lo colonizan. Aunque generalmente es temporal, este intercambio de bacterias puede tener implicaciones para la salud.

Recientemente, un equipo de investigadores de la Universidad de Tecnología de Graz (Austria) decidió averiguar más sobre las bacterias que vienen asidas a las manzanas. Más específicamente, estaban interesados en descubrir si había una diferencia destacable entre las poblaciones bacterianas transportadas por las manzanas orgánicas cultivadas a mano y las presentes en las manzanas típicas compradas en la tienda,
que suelen estar más expuestas a los fertilizantes químicos y pesticidas.

Los hallazgos del equipo
resaltan la cantidad de bacterias que porta una manzana típica. También muestran cómo las poblaciones bacterianas presentes en las manzanas orgánicas pueden afectar el sabor de la fruta y la salud del consumidor.

 

No todas las manzanas son iguales



"Las bacterias, los hongos y los virus en nuestro alimento colonizan transitoriamente nuestro intestino. La cocción mata la mayoría de estos, por lo que las frutas y verduras crudas son fuentes particularmente importantes de microbios intestinales", explica el autor principal del estudio, Gabriele Berg.

Sin embargo, "aunque estudios recientes han cartografiado el contenido de hongos de las manzanas, se sabe menos sobre las bacterias en las manzanas", continúa Berg.

Los investigadores analizaron el contenido bacteriano de los diferentes componentes de una manzana: el tallo, la cáscara, la pulpa de la fruta, las semillas y el cáliz. Lo hicieron tanto para manzanas orgánicas como para manzanas convencionales compradas en la tienda. Luego, compararon sus hallazgos para los dos tipos de fruta.

El equipo descubrió que ambos tipos de manzanas tenían un número similar de bacterias. "Al juntar los promedios para cada componente de manzana,
estimamos que una manzana típica de 240 g contiene aproximadamente 100 millones de bacterias", señala Berg.

 

También encontraron que la mayoría de las bacterias estaban presentes en las semillas de las manzanas, y el resto se habían depositado en la pulpa.

Hubo diferencias claras entre las poblaciones bacterianas presentes en las manzanas orgánicas en comparación con las compradas en tiendas normales.

"
Las manzanas recién cosechadas y manejadas orgánicamente albergan una comunidad bacteriana significativamente más diversa, más uniforme y distinta, en comparación con las convencionales", aclara el experto.

En las manzanas compradas en las tiendas habituales, las bacterias potencialmente dañinas parecían ser más abundantes. Por el contrario,
las manzanas orgánicas parecían contener un número más significativo de bacterias saludables.

"Encontramos
Escherichia-Shigella, un grupo de bacterias que incluye patógenos conocidos, en la mayoría de las muestras de manzanas convencionales, pero no en las manzanas orgánicas. Para Lactobacilli beneficiosos - de fama probiótica - sucedió lo contrario", dice el autor principal.

 

Mejor, las orgánicas



Diferentes poblaciones bacterianas también pueden explicar por qué las manzanas orgánicas pueden tener mejor sabor que las normales, según el profesor Berg: "La
metilobacteria, conocida por mejorar la biosíntesis de los compuestos con sabor a fresa, fue significativamente más abundante en manzanas orgánicas, especialmente en muestras de cáscara y carne. que en general tenía una microbiota más diversa que las semillas, el tallo o el cáliz ".

Al observar los hallazgos actuales, los autores del estudio sugieren que los investigadores deberían repetir este análisis para otros tipos de fruta para descubrir si otros alimentos básicos también difieren en términos de su contenido bacteriano
según los métodos de cultivo.

"Los perfiles de microbioma y antioxidantes de los productos frescos pueden convertirse algún día en información nutricional estándar, mostrada junto con los macronutrientes, vitaminas y minerales para guiar a los consumidores", comenta Birgit Wasserman, coautor del trabajo. "Aquí, un paso clave será confirmar hasta qué punto la diversidad en el microbioma de los alimentos se traduce en diversidad microbiana intestinal y mejores resultados de salud".

 

Referencia: Birgit Wassermann et al, An Apple a Day: Which Bacteria Do We Eat With Organic and Conventional Apples?, Frontiers in Microbiology (2019). DOI: 10.3389/fmicb.2019.01629

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo