La ONU advierte: la pandemia del coronavirus se está acelerando

Ya hay más de 300 000 en todo el mundo y aunque el aislamiento social ayuda a frenar la propagación, es solo una estrategia defensiva. Hay que pasar al ataque.

coronavirus en el mundo
istockphoto

Los números de la pandemia de la enfermedad COVID-19 hablan por sí solos: tan solo pasaron 67 días desde el primer caso reportado hasta llegar a los primeros 100 000 detectados, 11 días para llegar a los 200 000 y tan solo cuatro para alcanzar la cifra de 300 000 afectados por el SARS-CoV-2.

Para Tedros Adhanom Gebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), es posible cambiar el curso de los acontecimientos, pero hay que pasar a atacar directamente al virus, no basta solo con defenderse.

“Pedirle a la gente que se quede en casa y otras medidas de distanciamiento físico son una forma importante de frenar la propagación del virus y ganar tiempo, pero son medidas defensivas. Para ganar, necesitamos atacar el virus con tácticas agresivas y específicas: probar cada caso sospechoso, aislar y cuidar cada caso confirmado, y rastrear y poner en cuarentena cada contacto cercano”, ha afirmado conferencia en Ginebra.

 

Proteger a los trabajadores de la salud

La escasez de material sanitario de protección personal es uno de los problemas que es necesario abordar. Hay que proteger adecuadamente a los profesionales de la salud pues si ellos enferman, ¿quién va a cuidar del resto?

En ese sentido, la OMS considera una prioridad mejorar la protección de médicos y resto de sanitarios. “Abordar la escasez global de estas herramientas para salvar vidas significa abordar cada parte de la cadena de suministro, desde las materias primas hasta el producto terminado”, expresó Adhanom.

 

Ojo con los medicamentos no probados

El líder de la Organización Mundial de la Salud recordó que aún no existe un tratamiento que haya demostrado ser efectivo contra el coronavirus COVID-19.

 “Es impresionante ver el nivel de energía que ahora se dirige a la investigación contra COVID-19”, dijo, pero aclaró que los estudios pequeños, observacionales y no aleatorios no darán las respuestas que se necesitan.

El uso de medicamentos no probados sin la evidencia correcta podría generar falsas esperanzas e incluso hacer más daño que bien y causar una escasez de medicamentos esenciales que son necesarios para tratar otras enfermedades”, advirtió Tedros.

Se necesita la fuerza de los países ricos

El G20, los veinte países más ricos del mundo, acapara más del 80 % del Producto Interior Bruto Mundial. En ese sentido, las naciones más poderosas tienen una responsabilidad para con el resto del planeta, y se requiere un compromiso político y coordinación a nivel mundial.

“Esta semana, me dirigiré a los jefes de Estado y de Gobierno de los países del G20. Entre otros asuntos, les pediré que trabajen juntos para aumentar la producción, evitar prohibiciones a la exportación y garantizar la equidad de distribución, según sea necesario”, afirmó.

Y es que los países más pobres serán, con total seguridad, los más perjudicados por la pandemia del coronavirus. Por ejemplo, se estima que el número de personas que viven en situación de pobreza en América Latina podría crecer en 35 millones a causa del coronavirus. La economía de la región, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de Naciones Unidas, se verá impactada en distintos frentes: las exportaciones, el turismo, los suministros, el precio de los productos y la inversión.

Continúa leyendo