Carne roja: ¿es buena o mala para la salud?

Una nueva y controvertida revisión de estudios expone que no sería necesario reducir el consumo de carne procesada o roja.

iStock

¿La carne roja es buena o mala para la salud? Numerosos estudios han sugerido que el consumo de carne roja procesada o sin procesar se asocia con un mayor riesgo de cáncer, problemas cardiovasculares y muerte prematura, entre otros resultados negativos. Y con base a esta evidencia y otras similares, se recomendó reducir el consumo de carne roja tanto como fuera posible.

Sin embargo, en los últimos días,
un nuevo y controvertido estudio sugiere que la carne roja puede no tener un impacto tan perjudicial en la salud como se pensaba anteriormente.

Las nuevas pautas, disponibles en su totalidad a través de la revista
Annals of Internal Medicine, han provocado una gran reacción entre investigadores y médicos de todo el mundo, que han expresado su preocupación.



Pero, ¿de dónde vienen estas nuevas pautas y qué dicen realmente?



El panel de autores que emitió el nuevo conjunto de recomendaciones incluye 19 especialistas en dietética y nutrición, que forman parte de un grupo de investigación independiente llamado
Consorcio de Recomendaciones Nutricionales (NutriRECS). En su artículo, los expertos explican que habían visto la necesidad de reevaluar la evidencia existente sobre la relación entre el consumo de carne roja y los resultados negativos para la salud por varias razones.

Primero, las recomendaciones existentes
se "basan principalmente en estudios observacionales" que a menudo no pueden establecer relaciones de causa y efecto y no "informan la magnitud absoluta de los posibles efectos", afirman los autores.

También alegan que "las organizaciones que producen directrices no realizaron ni tuvieron acceso a revisiones sistemáticas rigurosas de la evidencia, se limitaron a abordar los conflictos de intereses y no abordaron explícitamente los valores y preferencias de la población".

 

Por estas razones, los investigadores de NutriRECS decidieron reevaluar la evidencia existente, realizando cinco revisiones sistemáticas. Las revisiones analizaron docenas de ensayos aleatorios y estudios observacionales, incluidos miles de participantes entre ellos. Para ello, desarrollaron su propio método de evaluación basado en el método de calificación de recomendaciones, evaluación, desarrollo y evaluaciones (GRADE).

El
método o sistema GRADE clasifica la evidencia según las tasas de certeza: certeza muy baja, baja certeza, certeza moderada y alta certeza.

 



¿Qué encontraron?



En 4 de las 5 revisiones, los investigadores analizaron si una reducción realista en la ingesta de carne roja tenía algún efecto sobre el riesgo de ciertos resultados negativos para la salud, incluida la mortalidad por todas las causas, mortalidad cardiovascular, accidente cerebrovascular, ataque cardíaco, diabetes, incidencia de cáncer, y mortalidad relacionada con el cáncer.

Definieron una reducción "realista" en el consumo de carne roja como una reducción de 3 porciones por semana, por ejemplo, al pasar de 7 a 4 porciones de carne roja por semana.

Esta definición, explican los autores en su artículo, se basa en el hecho de que "el consumo promedio de carne roja es de 2 a 4 porciones por semana en América del Norte y Europa occidental".

 

iStock

No es tan mala



Después de evaluar la evidencia presentada por estudios relevantes, los investigadores concluyeron que, si bien puede haber una asociación entre el consumo de carne roja y el riesgo de problemas de salud,
no está claro que comer este tipo de carne realmente tenga un efecto negativo significativo en salud.

La evidencia de que reducir la ingesta de carne roja procesada y sin procesar reduciría el riesgo de cáncer, enfermedades cardiovasculares y muerte prematura fue, en la mayoría de los casos, con "certeza baja a muy baja", dicen los investigadores.

 



¿Qué significa esto?



Según sus evaluaciones, los investigadores recomiendan que los adultos mayores de 18 años que comen carne roja continúen haciéndolo.

"Para la mayoría de las personas, los efectos deseables (un riesgo potencial reducido para el cáncer y los resultados cardiometabólicos) asociados con la reducción del consumo de carne probablemente
no superen los efectos no deseados (impacto en la calidad de vida, carga de modificación cultural y preparación personal de comidas y hábitos alimenticios ", comentan los expertos.


Sin embargo, el equipo reconoce que las personas deberían considerarlo como una sugerencia y que cada uno debe pensar si encuentra esta información valiosa o útil.

"Este
no es solo otro estudio sobre carne roja y procesada, sino una serie de revisiones sistemáticas de alta calidad que resultan en recomendaciones que creemos que están lejos más transparente, robusto y confiable ", aclara Bradley Johnston de la Universidad Dalhousie, en Nueva Escocia (Canadá) y líder del trabajo.

 

Limitaciones del estudio



Johnston también reitera una advertencia que el grupo de investigación mencionó en su artículo:
las revisiones solo tomaron en cuenta la evidencia relacionada con la salud humana. No pretendía abordar cuestiones relacionadas con el bienestar animal o la sostenibilidad.

"Nos centramos exclusivamente en los resultados de salud y no consideramos el bienestar animal o las preocupaciones ambientales al hacer nuestras recomendaciones", agrega Johnston.

 

 

Qué opinan los científicos

 

Giota Mitrou, Directora de Investigación del Fondo Mundial de Investigación del Cáncer, que no participó en el estudio, dijo a Science Media Centre:

“La recomendación del Consorcio Internacional NutriRECS para que el público continúe con su nivel actual de consumo de carne roja no es diferente a nuestra propia recomendación sobre la carne roja: que comer tres o menos porciones de carne roja a la semana es lo mejor para la prevención del cáncer.
El público podría estar en riesgo si interpretan esta nueva recomendación en el sentido de que podemos seguir comiendo tanta carne roja y procesada como quieran sin aumentar su riesgo de cáncer. Este no es el caso. El mensaje que la gente necesita escuchar es que deberíamos comer no más de tres porciones de carne roja a la semana y comer poca, si es que hay, carne procesada. Respaldamos nuestra rigurosa investigación de los últimos 30 años e instamos al público a seguir las recomendaciones actuales sobre la carne roja y procesada".

"Es importante recordar que el consumo de carne roja y procesada es un componente de nuestro patrón general de dieta y ejercicio y es poco probable que alimentos específicos sean factores únicos importantes para causar o proteger contra el cáncer. En cambio, diferentes patrones de dieta y actividad física a lo largo de la vida se combinan para hacerlo más o menos susceptible al cáncer", concluye Mitrou.

 

 

David Spiegelhalter, presidente del Centro Winton para la Comunicación de Riesgos y Evidencias de la Universidad de Cambridge, que no participó en el estudio, dijo a Science Media Centre:

“Esta revisión rigurosa, incluso despiadada, no encuentra clara evidencia de importantes beneficios para la salud al reducir el consumo de carne. De hecho, no encuentra ninguna buena evidencia en absoluto:
todos los estudios se clasifican como de certeza "baja" o "muy baja". Podríamos esperar aún más controversia cuando este grupo dirija su atención a otras cosas "con riesgo" que consumimos. En contraste con sus conclusiones sobre la salud, creo que podemos estar seguros de que la reducción en el consumo de carne beneficiaría al planeta "

 

 

Crítica

 

La difusión de estos estudios ha generado un gran revuelo en la sociedad pero, tal y como publica The Conversation en su artículo al respecto, "los estudios proporcionados en la mencionada guía no son desechables. Es información añadida respecto al consumo de carne y salud. No contienen evidencia como para cambiar las recomendaciones actuales, pero sí para que se siga investigando el tema". Así las cosas, debemos seguir preservando y promocionando la Dieta Mediterránea como opción dietética más saludable. 

 

 

 

Referencia: Unprocessed Red Meat and Processed Meat Consumption: Dietary Guideline Recommendations From the Nutritional Recommendations (NutriRECS) Consortium Free. Bradley C. Johnston, PhD; Dena Zeraatkar, MSc; Mi Ah Han, PhD; Robin W.M. Vernooij, PhD; Claudia Valli, MSc; Regina El Dib, PhD; Catherine Marshall; Patrick J. Stover, PhD; Susan Fairweather-Taitt, PhD; Grzegorz Wójcik, PhD; Faiz Bhatia, PEng; Russell de Souza, ScD; Carlos Brotons, MD, PhD; Joerg J. Meerpohl, MD; Chirag J. Patel, PhD; Benjamin Djulbegovic, MD, PhD; Pablo Alonso-Coello, MD, PhD; Malgorzata M. Bala, MD, PhD; Gordon H. Guyatt, MD Annals of Internal Medicine 2019 DOI: 10.7326/M19-1621

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo