¿Es inevitable desarrollar demencia si hay predisposición genética?

Un nuevo estudio echa por tierra la visión fatalista de la demencia.

¿Qué efecto tiene llevar un estilo de vida saludable en personas con una predisposición genética a desarrollar demencia? Los investigadores Elżbieta Kuźma y David Llewellyn de la Universidad de Exeter Medical School (Reino Unido) se propusieron responder a esta pregunta. Sus resultados aparecen en la revista JAMA y también presentaron los hallazgos en la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer 2019, que tuvo lugar en Los Ángeles, California.

En su estudio, los autores explican que si bien los científicos saben que los genes y el estilo de vida afectan significativamente el riesgo de alzhéimer y la probabilidad de otros tipos de demencia, aún no saben hasta qué punto la elección de estilos de vida saludables puede compensar el riesgo genético.

Por ejemplo, la investigación ha demostrado que
la variante E4 del gen que codifica la apolipoproteína E aumenta el riesgo en tres veces si una persona hereda una copia y hasta 15 veces si tiene dos copias del gen.

Sin embargo, un importante cuerpo de investigación también apunta al hecho de que las personas que no fuman, son físicamente activas, solo consumen alcohol con moderación y siguen una dieta saludable
tienen un menor riesgo de demencia.

Por lo tanto, para descubrir de qué manera el estilo de vida puede influir en el riesgo genético, los expertos examinaron los datos de
196.383 participantes de ascendencia europea de al menos 60 años que no tenían demencia al inicio del estudio.

 

Evaluación del estilo de vida y riesgo genético



Los participantes se habían inscrito en el estudio
Biobank de Reino Unido en 2006-2010, y los investigadores los siguieron clínicamente hasta 2016-2017. Los científicos calcularon la puntuación de riesgo poligénico para cada persona. La puntuación "capturó la carga individual de variantes genéticas comunes asociadas con la enfermedad de Alzheimer y el riesgo de demencia".

Los investigadores consideraron todos los factores de riesgo genéticos para la demencia que los estudios han confirmado hasta ahora y calcularon el riesgo de acuerdo con la fuerza con que estos factores se correlacionaban con la enfermedad de Alzheimer.

Luego, dividieron a los participantes en aquellos con "riesgo bajo (quintil más bajo), intermedio (quintiles 2 a 4) y alto (quintil más alto) de riesgo de demencia.

Para evaluar el estilo de vida de los participantes, los investigadores calcularon un "puntaje de estilo de vida saludable ponderado" que incluía el estado de fumador, ejercicio, dieta y consumo de alcohol. El puntaje ayudó a clasificar a los participantes en "estilos de vida favorables, intermedios y desfavorables".

 

Conclusión clara: La genética no hace inevitable la demencia



A lo largo del período de seguimiento,
se produjeron 1.769 casos de demencia. En general, la investigación mostró que llevar un estilo de vida saludable se asociaba con un menor riesgo de demencia en todos los ámbitos, independientemente de los niveles de riesgo genético.

Sin embargo, e
n el grupo de alto riesgo genético concretamente, el 1,13% de los participantes con un estilo de vida favorable desarrollaron demencia en comparación con el 1,78% de los que tenían un estilo de vida desfavorable. Esto se traduce en una "reducción del riesgo absoluto para la demencia de un estilo de vida favorable en comparación con un estilo de vida desfavorable del 0,65%".

"Esta reducción del riesgo implica que, si el estilo de vida es causal, se evitaría un caso de demencia por cada 121 personas por cada 10 años con alto riesgo genético por mejorar su estilo de vida de desfavorable a favorable", explican los autores.

"Este es el primer estudio que analiza en qué medida puede compensar su riesgo genético de demencia viviendo un estilo de vida saludable", comenta el coautor principal Kuźma.

"Nuestros hallazgos son emocionantes ya que demuestran que podemos tomar medidas para tratar de compensar nuestro riesgo genético de demencia. Mantener un estilo de vida saludable fue asociado con un riesgo reducido de demencia, independientemente del riesgo genético", continúa.

"
Esta investigación entrega un mensaje realmente importante que socava una visión fatalista de la demencia. Algunas personas creen que es inevitable que desarrollen demencia debido a su genética. Sin embargo, parece que es posible que pueda reducir sustancialmente su riesgo de demencia viviendo una vida saludable", concluye Llewellyn.

 

Qué opina la comunidad científica

 

Jessica Teeling, profesora de neuroinmunología experimental, Universidad de Southampton, que no participó en el estudio, comentó:

“La investigación muestra que las personas con un alto riesgo de desarrollar demencia, en función de su genética, pueden reducir su riesgo de disminuir los síntomas clínicos, llevando un estilo de vida saludable. Estos hallazgos pueden explicarse en parte por los efectos antiinflamatorios, que respaldan estudios previos que han identificado la inflamación como un factor clave para la demencia. Un punto crítico que hay que remarcar es que este es un estudio retrospectivo en personas de ascendencia europea y el puntaje de estilo de vida se basa en la autoinformación. La demencia es el resultado de una enfermedad neurológica progresiva que se desarrolla durante muchos años.
Este estudio no nos dice si un estilo de vida saludable temprano o posterior determina un riesgo reducido. Tampoco nos dice si la exposición a otros factores, como la enfermedad crónica de las encías, influye en el riesgo de desarrollar demencia. Se necesitan estudios longitudinales de seguimiento para abordar estas preguntas ".

Tara Spiers-Jones, líder del Programa del Instituto de Investigación de la Demencia del Reino Unido, y Directora Adjunta del Centro para el Descubrimiento de Ciencias del Cerebro de la Universidad de Edimburgo, y que no participó en el estudio, dijo:

“Este estudio indica que un estilo de vida saludable puede compensar el riesgo genético de desarrollar demencia. Este es un estudio grande y bien realizado que se suma a la evidencia previa que sugiere que llevar un estilo de vida saludable puede reducir el riesgo de demencia. Si bien este estudio bien conducido se suma a los datos que sugieren que un estilo de vida saludable puede ayudar a prevenir la demencia en muchas personas,
es importante recordar que algunas personas desarrollarán demencia sin importar qué tan saludable sea su estilo de vida. Necesitamos más investigación sobre los cambios cerebrales que causan las enfermedades que subyacen a los síntomas de la demencia para desarrollar prevenciones y tratamientos efectivos para todas las personas afectadas por la demencia".

Carol Routledge, Directora de Investigación de Alzheimer's Research UK que tampoco participó en el estudio, aclaró:

"
Estos hallazgos importantes sugieren que los cambios en el estilo de vida pueden beneficiar a todos, independientemente del riesgo genético de la enfermedad de Alzheimer de una persona. Un estilo de vida saludable incluye mantenerse físicamente activo, comer una dieta saludable, beber dentro de las pautas recomendadas y no fumar. Esta es una evidencia más de que hay cosas que todos podemos hacer para reducir nuestro riesgo de desarrollar demencia; sin embargo, las investigaciones sugieren que solo el 34% de los adultos piensa que esto es posible.

"Lamentablemente, dado que la genética todavía juega un papel importante para influir en el riesgo de la enfermedad de Alzheimer, siempre habrá personas que aborden muchos o todos estos factores del estilo de vida y aún desarrollen la enfermedad. Si bien no podemos cambiar los genes que heredamos, esta investigación muestra que cambiar nuestro estilo de vida todavía puede ayudar a apilar las probabilidades a nuestro favor", concluye la experta.

 

Referencia: Association of Lifestyle and Genetic Risk With Incidence of Dementia Ilianna Lourida,; Eilis Hannon; Thomas J. Littlejohns; et al Kenneth M. Langa,; Elina Hyppönen,; Elżbieta Kuźma; David J. Llewellyn. JAMA. Published online July 14, 2019. DOI: doi:10.1001/jama.2019.9879

 

Sarah Romero

Sarah Romero

Fagocito ciencia ficción en todas sus formas. Fan incondicional de Daneel Olivaw y, cuando puedo, terraformo el planeta rojo o cazo cylons. Hasta que viva en Marte puedes localizarme por aquí.

Continúa leyendo